When you’re strange

When you’re strange

“If the doors of perception were cleansed,

every thing would appear to man as it is:

infinite”

Del verso anterior de un poema de William Blake titulado “The Doors of pereception”, es de donde Jim Morrison, Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore, sacaron el titulo para su banda, “The Doors”  en 1964. Y así es como comienza este documental sobre The Doors en general y sobre la figura de Jim Morrison en particular.

Documental que fue presentado en Sundace en 2009 y retocado posteriormente para que la narración corriera a cargo de Johnny Depp en vez de cómo originalmente estaba, que era narrado por el propio director Tom DiCillo. Hace unas semanas se supone que debía de estrenarse en España y yo estuve mirando donde poder verlo en cine, pero no hubo manera. Se ve que las mentes preclaras de la distribución audiovisual no consideraron de interés comercial, ni siquiera para las salas pequeñas, mas allá de Madrid y Barcelona, así que como siempre hubo que recurrir a otros métodos. A veces es Amazon  a veces es Pirate Bay. Podría ser Netflix, pero aquí la industria sigue en Babia.

Es este un documental que nos muestra la historia de The Doors desde su misma creación hasta la muerte Jim Morrison. Con muchísimo material que yo no había visto nunca y que tengo que decir que a mi me gana desde casi el principio, cuando van preguntando a los integrantes sus nombres y a que se dedican y uno por uno dicen nombre y que tipo de músico son, y el ultimo en salir es Jim Morrison y cuando le preguntan que a que se dedica no contesta, solo sonríe a la cámara con una cara de perversa inocencia genial que te gana al instante, y te hace ponerte cómodo porque ya sabes que no vas a poder parar el documental y que te lo vas a tragar enterito.

Este repaso a los turbulentos últimos 60’s en estados unidos de la mano de The Doors viene con el visto bueno de Robbie Krieger y Ray Manzarek, que siempre renegaron de la visión que Oliver Stone dio en su película, tanto de la realidad de los acontecimientos como de la manera en que realmente era Jim Morrison. Dicho lo cual, puedo entenderles, pero yo personalmente voy a disculpar un poco a Oliver Stone, porque a pesar de lo inexacto de su visión, lo que si que consiguió es abrirnos el mundo a muchos que como yo, estábamos despertando a la adolescencia en 1991.

“The Doors” de Oliver Stone, nos llegó tanto a mi como a los que me rodeaban, en nuestros plenos 16 añitos, en 2º de BUP y corrió como la pólvora de boca en boca. Siempre hay alguno que ya conocía, y siempre había quien tenia discotecas en sus casas donde encontraba joyas que nos mostraba al resto, es por eso que conocíamos The Doors, pero lejanamente, de escuchar “Light My fire” en el autobús del colegio, pero nunca había reparado en exceso en ellos y ya desde chaval el rollo psicodélico a mi no me acababa de llamar, pero claro todo depende de las circunstancias :p. Pero aunque fuera por oídas, recuerdo que mi clase hizo una kdd para ir al estreno de la película, sino recuerdo mal en el cine Astoria de Bilbao (hoy reconvertido en un Forum Sport).

Yo como buen asocial de mierda, pasé del asunto y fui por mi cuenta, pero el mal ya estaba hecho. Juntos o en grupos pequeños, todos vimos The Doors y cayó como una losa, aplastando para siempre lo poco que quedara de nuestro yo infantil. Vimos lo que queríamos ver, descontrol, drogas, liberación, poesía, violencia, sexo, y rockanroll. Coincidió además que me hicieron repetir injustamente ese curso y mis padres, al fin con buen juicio, me sacaron de aquel colegio y me mandaron al instituto central, donde no solo mis notas mejoraron exponencialmente, así como la calidad de los profesores, sino que hice una cuadrilla, me reencontré con viejos amigos de mi etapa en el colegio francés, tuve acceso al mundo y comenzaron mis años salvajes, por no llamarlo mi década salvaje. Dicho sea de paso, en esa década que comenzó con The Doors, los que siempre me acompañaron y aun lo hacen cuando se prevee una “epic night”, fueron y son Violent Femmes.

Me he ido malamente por la tangente y todo ello solo porque quería disculpar un poco a Oliver Stone, pero lo que quería dejar claro, es que a los que ni éramos fanáticos, ni seguidores, ni siquiera conocíamos apenas a The Doors, la película de Oliver Stone nos hizo simpatizar y sobretodo conocer a The Doors y la figura de Jim Morrison y que con o sin sus imprecisiones y licencias, sin aquella película este documental hubiera pasado mas desapercibido en general y a mi en particular no me habría llamado en absoluto la atención.

Muy recomendable documental, con material de muy buena calidad, bien narrado, con ritmo, mantiene el interés y es una buena forma de conmemorar los 30 años que han pasado desde que Morrison muriera en aquella bañera cerrando, como el mismo preveía, el absurdo trío de muerte que iniciaron Jimmi Hendrix y Janis Joplin.

One Reply to “When you’re strange”

  1. Yo también tenía ganas de ver el documental… a mi si me gustó la peli de Stone, me los descubrió por que no tenía ni pajolera idea de quienes eran. The Doors me encantan desde entonces, solo tengo un año menos que tú asi que tu mirada nostalgica a aquellos años me resulta familiar xDDD
    Además Tom Dicillo tiene algunas pelis decentes. Habrá que echarle un vistazo, aunque no sé donde…;)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: