Wall Street 2: El Dinero Nunca Duerme

Wall Street 2: El Dinero Nunca Duerme

Tiempo hace que vi esta segunda parte, pero como un dia de estos me tocará escribir sobre Margin Call, prefiero dejar a Gordon Gekko de aperitivo. Al fin y al cabo ambas películas tocan el tema de la suprecrisis actual. En este caso, Oliver Stone se sirve de la experiencia de un tiburón de las finanzas de los 80 como Gekko para, en la primera parte de la película, usarle a modo de conferenciante para explicarnos lo que ocurre hoy en día, y el porque de esta situación tan absurda que nos esta jodiendo el futuro.

Gordon Gekko (Michael Douglas) sale de la carcel años después de acabar alli por lo ocurido en la primera parte. Los años posteriores a salir de la cárcel va ganándose la vida conferenciando, explicando la crisis actual y sus consecuencias y escribiendo libros sobre ello. Mientra tanto en su antiguo mundo financiero es tratado como un paria. En su vida personal las cosas no van mucho mejor. Mientras Gordon se rehace desde cero, su hija (Carey Mulligan) le considera poco menos que muerto, hasta que el novio de esta (Shia LaBeouf), anchoilla de las finanzas, se empeña en provocar alguna clase de reconciliación familiar.

Tras esta primera parte aleccionadora y que podría parecer la versión dramatizada de un documental de Michael Moore, y donde se redime el personaje de Gekko, pasamos a la película mas propiamente dicha donde jugaremos con la idea de hasta que punto se puede redimir y aplacar la sed de dinero y de si el capitalismo salvaje y vacío del mundo financiero, por definición, tiende a engullirlo todo a su paso. Tanto una parte como la otra, están mejor que bien y son entretenidas, aparte de querer ser explicativas. 

Micheal Douglas esta a sus anchas en su papel y se hace con la pantalla sin ninguna dificultad ante un mindundi y un pesado como en Shia LaBeouf, que cansa ya y que no tiene mas registro actoral que el de ir de un lado para otro como pollo sin cabeza. Carey Mulligan tiene el problema recurrente de que a pesar de ser absolutamente adorable, tiene esa tristeza permanente de sus personajes. Para completar tenemos a un Frank Langella y a un Josh Brolin que dan consistencia a la trama económica  y que bordan ambos sus papeles.

Buena película, casi necesaria, pero muy alejada de su primera parte. Todo el que buscara el primer Wall Street aquí, saldrá decepcionado. El mundo ha cambiado desde entonces, y la película con él. Aun así, plenamente recomendable y en lo que ha apuntar causas y culpables, mucho mejor que “Margin Call”, en mi modesta opinión, pero con la cual puede formar una muy buena doble sesión a lo poco que pasen unos años y echemos la vista atrás sobre toda esta montaña de mierda que han creado esos entes etéreos que llamamos “los mercados”.

One Reply to “Wall Street 2: El Dinero Nunca Duerme”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.