Wake Wood

Wake Wood

Me parece que esto va  a ser una tendencia. Me refiero en mi… que va ser cosa de ver el sellito de la Hammer en un cartel y película que cae si o si, aunque sea como en este caso un coproducción. Además esta tiene un par de grandes virtudes…. Que esta hecha en Irlanda y que el protagonista es Meñique (Aidan Gillen) y ya se han convertido ambas cosas en debilidades para mi. Y el hecho precisamente de ser una película irlandesa, rodada en la irlanda rural, es no solo parte importante de su encanto, sino también de lo que hace de la película un bocado muy agradable.

Patrick (Aidan Gillen) y Louise (Eva Birthistle) son los padres de una niña llamada Alice, la cual en un arranque estupendo de película, muere por el ataque de un perro que la desgarra la garganta. El perro en cuestión estaba al alcance de la niña (o viceversa) porque el padre es veterinario.  Tras el drama de la perdida de la niña, la pareja decide trasladarse a Wake Wood un pequeño pueblito de la irlanda profunda, el como veterinario en las granjas y ella para hacerse cargo de la farmacia local.

Son bien acogidos y tenemos nuestra segunda dosis de bizarrismo con el parto por cesárea de un ternero que practica Patrick, así como si tal cosa y que no vamos a engañarnos, da “cosica”. Parece que el pueblo es justo lo que necesitan, tienen unos vecinos amigables y el centro de la comunidad parece ser Arthur, interpretado por Timothy Spall, que es el mas famosillo del reparto y al que vimos no hace mucho estupendo como Churchill en “El Discurso del Rey”.

Una noche, el coche de la pareja se para sin motivo aparente, cerca de la casa de Arthur y van a pedirle asistencia y es entonces cuando presencian un ritual extraño en el que participa todo el pueblo y que resulta algo confuso, pero que desde luego asusta a Louise lo suficiente como para salir de allí lo mas rápido posible.

No tardan en darse cuenta de que Arthur es algo mas que un amigable vecino y que Wake Wood tiene la clave para traer a Alice de entre los muertos. Por ritos que no se explican pero que parecen (o a mi me da la gana de que lo parezcan) druídicos en Wake Wood y a través de Arthur como nigromante supremo, tienen la capacidad de devolver la vida a los muertos, pero solo durante 3 días y tan solo si llevan muertos menos de un año, para que así la gente pueda despedirse de sus seres queridos en condiciones y disfrutar de unos últimos momentos con ellos.

Pero como siempre pasa con estas cosas, hay gente que no atiende a las normas y a las instrucciones de la nigromancia mezclada con magia de sangre y pasa lo que pasa, pero no seré yo quien os lo diga. Para eso tendréis que ver la película, que en mi opinión merece la pena. Tiene sus defectos y una falta de medios total, pero muy bien suplida con muy buenas intenciones y sin recurrir, pese a ello, a sustos de baratillo. Ese ambiente rural irlandés, con lo barato de la producción le dan encanto y credibilidad a la película, convirtiéndose más en un punto a favor, que en algo negativo.

Me ha gustado, más incluso que “The Resident” que si que es Hammer 100% y aunque las criticas la dejan por el suelo, me parecen bastante injustas, y muchas de las cosas por las que se la crucifica, son las que a m me han hecho entrar totalmente en ella. Eso si, es simple, barata e irlandesa, pero a pesar de ello o quizás por ello mismo, a mí me ha parecido un tanto refrescante y muy recomendable para echarle un vistazo. Y quitaros de la cabeza “Pet Semataryque no van los tiros por lo escabroso y evidente.

2 Replies to “Wake Wood”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: