Upgrade

Upgrade

Título original: Upgrade
Dirección: Leigh Whannell
País: Australia
Año de producción: 2018
Géneros: Ciencia Ficción, Cyberpunk, Venganza

Upgrade es una muestra mas del éxito del modelo de negocio de Blumhouse, que sin dejar de ser precisamente un negocio, nos ofrece cada año un montón de títulos de coste bajo o moderado. Con algunos de ellos pegan el pelotazo en taquilla y sacan para financiar otro montón mas y con otros (a veces los mismos, a veces no) acarician en el corazoncillo de los espectadores y este es uno de esos casos en que la política de Bloomhouse nos da una película de ciencia ficción de bajo coste que podemos calificar sin despeinarnos demasiado, como de lo mejor del año en dicho género (y algún otro).

Ya pasó con Ex-Machina y con otras tantas películas que tienen buenas ideas, pero un presupuesto limitado. Al final el presupuesto para polladas es secundario y lo que importa son las ganas de contar algo fresco o bien desde un punto de vista fresco. En este caso parecen las ganas de usar una premisa de futuro cercano con cierto cyberpunk para orquestar una historia de venganza.

Nuestro protagonista es un romántico analógico en un  futuro cercano que avanza por las cauces por los que parece que avanzará. En este mundo de coches autónomos en los que poder ir al trabajo roncando a pierna suelta, Grey (Logan Marshall-Green), se dedica a restaurar muscle cars clásicos para gente pudiente que puede permitirse el coste de conducir y presumir de ellos. Al menos no pueden ser hackeados, como le ocurre al coche autónomo de Grey y su mujer Asha, en lo que parece un random act of violence. A raíz de este suceso, Grey queda tretrapléjico y Asha resulta muerta. 

De una moderadamente feliz existencia, Grey pasa a la mas absoluta desesperación habiendolo perdido todo el la vida. Hasta que su ultimo cliente rico, a modo de un proverbial Elon Musk con disfunciones sociales, un genio de la informática, le ofrece a Grey una solución no del todo legal a sus problemas de movilidad. La implantación de un chip, que resultará bastante mas avanzado de lo que Grey podría haber esperado y que no solo le devuelve la movilidad, sino que le convierte en un humano aumentado capaz de llevar a cabo la mas sangrienta de las venganzas si así lo decidiera.

Lo bonito de todo esto, es que no se queda en una película tipo Liam Nesson futurista, sino que la trama oculta, que como suele suceder, es realmente la principal, va desenvolviéndose de manera altamente satisfactoria, mientras la trama de la venganza primaria va teniendo lugar. Usando la violencia y las capacidades aumentadas, Grey va investigando todo lo relacionado con los asesinos de su mujer, mientras el uso de la cámara cambia en los momentos en que la violencia mas extrema está ocurriendo. Todo ello para darnos una ensalada de hostias, tiros, sangre y violencia altamente paladeable en lo que no deja de ser una visión cyberpunk y por tanto tenebrosa, de lo que los humanos aumentados son y pueden ser. Por cierto, aparte de la trama obvia, y la secundaria, hay un giro final que si bien una vez visto puede resultar obvio, yo no vi venir porque me dedico mas a disfrutar que intentar adivinar todos los subgiros por venir, pero que resulta en un final absolutamente estupendo respecto a las posibilidades que ofrece. 

Le hace a uno preguntarse si el cyberpunk expuesto en «Upgrade» no es el reverso tenebroso del otro futuro igualmente sombrío expuesto por «Gataca«. Si en nuestro camino a la mejora artificial de la especie humana, acabaremos cayendo en las distopías genéticas como modo de tocar fondo como especie como predice «Gataca» o inluso «Star Trek» (recordemos que por el pasado de las guerras eugenésicas de las que surgen personajes como Khan, es por los que la alteración genética es de los pocos tabús del mejor futuro posible que propuso Roddenberry) o si por el contrario acabaremos en las distopías cyberpunk de mejoras artificiales, perdiendo nuestra humanidad por el camino de ese futuro sucio, hostil y que a día de hoy, con nuestro historial de destrucción, parece bastante mas probable. Aunque como digo, no es del todo de lo que habla la película, mas bien trata de otros futuros no tan «orgánicos». Quien sabe?. Resumiendo, «Upgrade» muy disfrutable llegando para mi a ser de lo mejor del año y por favor, no hagáis caso a los reduccionismos simplistas que la tratan como una versión de la puta mierda de «Venom». Mirad y ved mas allá, que ya somos mayorcitos. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.