Un Método Peligroso

Un Método Peligroso

Un Método Peligroso” es la tercera película del tándem Cronemberg/Mortensen, tras “Una Historia de Violencia” y “Promesas del Este” y es a su vez es la mas coral, menos violenta y mas comedida de las tres. Por de pronto al ser una película que pretende mostrarnos la relación entre Freud (Viggo Mortensen) y Jung (Michael Fassbender), seria un error cargar el peso sobre uno de ellos, y puesto a hacerlo el error seria mayor si lo cargamos sobre Mortensen y su Freud, pues el eje central de toda la película es el Jung al que da vida Fassbender.

La relación entre ambos y el nexo que supone el caso de Sabina Spielrein (Keira Knightley) centran toda la película. Desde que la acomodada ruso-judía Sabina es internada en el sanatorio del doctor Jung aquejada de unos episodios histéricos, la medianamente convencional vida de Jung comienza a resquebrajarse. Mientras ahonda en las causas del mal que aqueja a Sabina, comienza a estrechar su relación con Freud hasta el punto de que este le llegara a considerar su heredero en cuanto a sus teorías psicoanalíticas.

La película es un vistazo a lo largo de las décadas a la relación de estos tres personajes, sus acercamientos, sus alejamientos, sus sentimientos, sus cartas, el mundo cambiante en el que viven y las importantes taras mentales de las que no se salva ni el tato en esta película y que son al fin y al cabo el centro de sus investigaciones y de sus vidas.

A este triplete de terapeutas, hay que sumar la aparición de Otto Gross (Vincent Cassel) que supone un respiro en la pelicula, dando rienda suelta a sus neuras sexuales de manera magnifica y que es de lo mejor de la película junto con la actuación de Keira Knightley. En lo que se refiere a la pareja de psicoanalistas en cuestión, Mortensen esta muy cómodo en su papel, pero tampoco es que sea una maravilla y el pobre Fassbender pasa angustiado toda la película y se le va la pinza con magufadas que hacen que se aleje de mi como lo hace del propio Freud.

La película no llega a aburrir, pero se hace algo larga con tantas idas y venidas de relación epistolar y no puedo dejar de sentirme decepcionado viniendo de Cronemberg. Con lo jugoso de las idas de olla de estos personajes, sus taras, sus adicciones, su sexocentrismo y con los fetichismos, amantes, masoquismo, ninfomanía y demás elementos a su alcance, yo esperaba un nivel de sordidez y de bizarrísmo mucho más elevado y mas cercano a lo que supone el personaje de Otto Gross. Da la sensación de estar ablandándose con la edad el bueno de Cronemberg.

One Reply to “Un Método Peligroso”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.