Tokio Blues (Norwegian Wood)

Tokio Blues (Norwegian Wood)

Llevaba tiempo con ganas de ver esta adaptación. Prácticamente desde que leí (y os reseñé) la novela, se venia hablando de la película y aunque ha tardado bastante, ha tenido una distribución muy irregular y una acogida mas bien fría, finalmente se ha estrenado. En una sola sala, he de decir, en toda Bizkaia y en los cines mas llamémosles…. Gafapastosillos, si se quiere.

La cuestión es que veía escuchando y leyendo criticas mas bien malas y todas centradas y haciendo referencia al ritmo, a la lentitud y a lo excesivamente contemplativo de la película, pero lo achacaba a que era porque la mayoría de los críticos no hubiera leído la novela y por tanto tuvieran cierta idea equivocada en cuanto a lo que esperar. Una vez vista, ya no lo tengo tan claro. La sinopsis la tenéis en la entrada sobre la novela, pero no os voy a hacer ir allí, así que os la vuelvo a poner

Watanabe, su amigo Kizuki y la novia de este, Naoko, eran amigos inseparables. Se complementaban los 3 y compartían una adolescencia aparentemente normal, hasta que a los 17 años Kizuki se suicida. Naoko y Watanabe, profundamente afectados por el suicidio aparentemente inexplicable de Kizuki, van apoyandose el uno en el otro y acaban enamorándose y el día que Naoko cumple 20 años y tras una crisis nerviosa de esta, acaban haciendo el amor.

Al día siguiente Naoko desaparece y las siguientes noticias que tiene Watanabe le llegan desde un sanatorio donde Naoko decide ingresar voluntariamente para tratar de recomponerse de la ruptura que el suicidio de Kizuki le había dejado y que era mucho mayor de lo que nadie hubiera percibido.

A partir de aquí Watanabe nos va contando como es su solitaria vida en la universidad, los convulsos momentos políticos y estudiantiles propios de la época y sus defectos y vicios como movimiento. Nos narra su relación con Naoko desde la distancia, la complejidad de la situación mental de Naoko, vemos como el suicidio es un tema mucho habitual en Japón de lo que nos imaginamos, y nos cuenta también su relación con otra mujer peculiar, Midori, que es compañera de universidad.

En la película se pierde lo referente a la actualidad, y es que en la idea original, Watanabe ronda los 40 años y todo lo que ocurre en la película, lo hace a modo de flashbacks, revisando sus recuerdos durante un viaje. Pero bueno, supongo que no lo han considerado importante. El gran problema de la película, según mi modo de ver, es que era muy complicada de hacer. De trasladar todos esos sentimientos y pensamientos de Watanabe en primera persona y consigo mismo, a lenguaje cinematográfico. El director vietnamita Tran Anh Hung opta por la trasmisión visual de los sentimientos en vez de por la mas sencilla voz en off. Que la hay, por supuesto, pero no es el recurso principal, en este caso el recurso principal de la historia es el espectador, que si entra en la película, es durante esos largos momentos y esos silencios, el que va rellenando con sus propios pensamientos, los vacíos que Tran Anh Hung deja para que los procesemos y amoldemos según los nuestros propios.

Es la forma mas arriesgada de hacer la película y deja una libertad que la novela no tiene, es por ello que puede que guste mas la película a quien no haya leído el original. En mi caso, me parece que por esa libertad y ese excesivo apoyo en la fuerza narrativa visual, se pierde parte del Watanabe que uno sufre y quiere comprender a lo largo de las paginas del libro. Se pasa por alto la cicatriz a largo plazo, al no hacer ninguna referencia a que todo son recuerdos 20 años después que siguen desgarrando a Watanabe por el peso de la pérdida. Se obvia al compañero de habitación de la universidad dando protagonismo solo al mas crápula de ellos, y creo que no se consigue transmitir el espíritu salvaje y descontrolado de Midori y como prácticamente se salvan ella y Watanabe el uno al otro.

De todas formas y aunque su lentitud y sus formas contemplativas a mi me han gustado menos de lo esperado y aunque se pierde la intima complicidad que Murakami crea con el lector, el director sabe crear una nueva intimidad con el espectador. No es el resultado que esperaba, pero aun así, la recomiendo y me parece que para ser un trabajo tan difícil como era, el resultado es interesante.

9 Replies to “Tokio Blues (Norwegian Wood)”

  1. Precisamente yo la vi la semana pasada, resulta que soy gran enamorada de Haruki Murakami jeje desde antes que se hiciera famoso… pero bueno.
    La semana pasada empecé a leerme su ultima novel 1q85 y me acordé que toquio blues tenia una adaptación al cine que busqué hace tiempo pero no logré encontrar por ningún sitio… entonces me dio por volver a buscarla y la encontré en V.O.S.E.
    No me desgradó, pero es cierto que es algo lenta y que se pierde toda la parte sentimental de Watanabe… Da la sensación que se olvida de Naoko, ya que se declara a Midori, y ahí cortan la película… jolines es que le quitan lo mas interesante, precisamente ese dolor, esa pérdida…todo eso no está, para mi gusto no es que sea mala pero está incompleta, le falta por lo menos ese “20 años después”
    Parece que vamos acompasados jajaj 🙂

    1. Pues tengo en casa el 1q95, a ver si me pongo con el.
      Pues ya pensaba que era el unico que veia el defecto de la pelicula.. porque las criticas se quedan en lenta o en poesia visual… pero ninguna explica el porque de su carencias como adaptación. Y mira, lo has dicho mejor que yo… es que Watanabe parece hasta desganao, que lo mismo hace una cosa que hace otra y no es asi…

  2. Creo que adaptar a Murakami al cine es bastante difícil. Yo creo que necesitaré tener un momento de tranquilidad para poder verla de un tirón. Pero tengo muchas ganas.
    Por cierto, no habéis acertado ninguno con el título de la última novela de Murakami, es 1Q84 ;D
    Un saludo!!!

  3. Asi que se estrenó en los Multis, eh? jejeje ahi es donde van las rarezas y eso…
    Espero poder verla a pesar de todo!!!

  4. Hola, pues la he visto hace un par de días y me ha gustado mucho más de lo que pensé en principio. Murakami, y esta novela en particular, que no es de las que entran como un vaso de agua precisamente, es difícil de adaptar, y este director consigue recoger lo principal, aunque se permite bastantes licencias, como comentas, en el tiempo del film que empieza en la juventud y borra el aire nostáligico de la novela, o suprimiendo algunas esquinas ásperas, seguramente para darle mayor proyección comercial. Tampoco recoge el particular humor de Murakami, pero el cine tiene su propio lenguaje, distinto a la literatura, no es comparable. En mi opinión, gran cine.
    Un saludo.

    1. Pues si… es diferente, pero es su opcion para transmitir lo que no es nada sencillo de transmitir al adaptar la novela… yo no me quejo en exceso y ler econozco el merito, si acaso, me queda un poco cojo Watanabe… esa sensación de que la cosa no va del todo con el… pero bueno.. que me alegro mucho de que se haya adaptado y que alguien se haya atrevido a algo tan difícil.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: