The Tall Man

The Tall Man

Me parece que todo el mundo le tiene ganas a esta película y yo no era menos. Aparte de que la proyectaran en Sitges el mes que viene, supone el regreso del francés Pascal Laugier, que nos dejó a todos a cuadros en su día con la cojonuda Martyrs. Esta vez dejamos Francia para irnos al estado de Washington profundo y allí en un sitio con un nombre tan acogedor como Cold Rock, es donde se desarrolla la historia.

Cold Rock es el culo del mundo. Es un pueblo minero que sufrió el cierre de la fuente de empleo local dejando un paisaje de tristeza, desesperación y falta de futuro, rodeada de cientos de kilómetros de bosques y ese clima lluvioso que tanto nos venden en todas las películas ambientadas en esa zona.

Para rematar la alegría general, desde hace tiempo se vienen produciendo desapariciones de niños de los que nunca se vuelve a tener noticia. Son tantas las desapariciones que ya se ha empezado a crear una mitología local y la gente cree que a los niños se los lleva un tipo alto que viste de negro y que se los lleva a los bosques.

Allí es donde vive Julia (Jessica Biel) como medico local, ocupando el cargo que desempeñaba su difunto marido y cuidando de su hijo con la ayuda de una amiga. Una noche el hijo de Julia es raptado delante de sus narices y esta inicia una persecución que hace que la película entre en una segunda fase donde empezamos a no tener nada claro.

Y de la historia en si, ya no cuento nada mas porque es todo lo que tiene la película. De hecho puede decepcionar porque no es una película de terror, ni hay nada de todo lo que hacia a Martyrs brutal. Al menos no en lo visual. Es una historia de desapariciones con giros en la historia, pero sin marear tampoco la perdiz demasiado. No tardamos en ver que es lo que pasa, o a intuirlo, otra cosa es el saber porqué.

A mi me ha gustado, no se que esperaba, pero con su ritmo pausado, sus cambios de dirección en la trama y sus cosas extrañas que quieres que te aclaren, consigues llegar entretenido al final. Solo hay que tener en cuenta que no es una “peli de miedo” y de hecho a mi me ha recordado y mucho a otra película que no puedo decir para no dar demasiadas pistas, en la que también desaparecía una niña (si eso ya lo comentamos en los comentarios). No en la forma, pero si en el fondo. Me ha gustado, pero no se yo como reaccionara el respetable de Sitges que pague la entrada esperando ver la sangre, gore y descontrol de Martyrs.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.