The Man Who Killed Hitler and Then The Bigfoot

The Man Who Killed Hitler and Then The Bigfoot

Título original:The Man Who Killed Hitler and Then The Bigfoot
Dirección: Robert D. Krzykowski
País: USA
Año de producción: 2018
Géneros: Drama

No hay duda de que cuando debutas en cine con una película a la que pones semejante titulo, tienes claro que vas a levantar cejas, o interés o ambas cosas. Si ademas viene apadrinado en la producción por tarados como Lucky McKee y con Sam Elliot como cabeza de cartel nada mal acompañada, pues ya el torcimiento de culo es previo incluso al visionado. Y no se puede decir que no se pongan las cosas claras desde un principio porque es en efecto una película protagonizada por un tipo que mató a Hitler y que debe matar al Bigfoot para salvar al mundo.

Esperes lo que esperes de esta premisa, lo mas probable es que te equivoques. No engaña en la trama, Sam Elliot da vida a un veterano de la WWII que se infiltró en las SS y mató a Hitler y que ahora, supongo que está ambientada en los 70’s la trama, es contactado por unas muertes que de las que anda informando la prensa que están ocurriendo en Canadá. No merece la pena que cuente nada mas, pero ambas tramas, pasado y presente tienen su minutaje y sirven de excusa para contarlos el drama, los arrepentimientos y la soledad en la vejez de un personaje absolutamente inmenso en sus capacidades.

Podemos tomarla, y a mi es por donde me da la santa gana hacerlo, como una mirada a los últimos y decrépitos años de un héroe pulp de la misma talla de Flash Gordon, o de Dick Tracy quien aparece nombrado nada sutilmente en la película. Es como mirar detrás de aquellas aventuras y ver que había personas extraordinarias llevándolas a cabo, pero personas al fin y al cabo, aunque fueran mas grandes que la vida. Es probable que para la mayoría de la gente sea una puta mierda, un dramón que no esperaban o un experimento fallido y atrevido de gente gamberra del cine. Yo ya os he dicho como me lo he tomado y como tal la recomiendo. Si me pusiera pedante, diria que es en 90 minutos capaz de hacer lo que Shyamalan no ha sido capaz en 3 peliculas y media docena de giros absurdos de guion, pero eso seria un palo gratuito al timador hindú.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.