The Hunter

The Hunter

Hoy toca comentar una de estas películas que ves por casualidad y sin apenas saber nada, pero que te gustan de una manera que sabes que no vas a poder defender muy bien. Es, para que me entendáis, el mismo caso que con “El Americano”. De hecho, hay terrenos comunes notables entre ambas películas. Para empezar, el protagonista de turbia ocupación, en este caso cazador mercenario, ahora de animales, pero no es difícil imaginar que el y su rifle tienen un pasado peculiar.

Por otro lado, es una película de poco dialogo y mas bien contemplativa, tal y como lo era “El Americano” y al igual que aquella, esta también me ha sabido ganar de lleno y meterme en ella. Otro dato a resaltar es que es una película australiana, y llevan ya un tiempo a un nivel muy alto las películas que, con cuentagotas, nos llegan de allí. Y ademas esta ambientada en Tasmania, lugar inhóspito donde los haya como ya puede comprobar en la también peculiar “Van Diemen’s Land”.

Martin es el cazador de esta historia. Interpretado por Willem Dafoe, es contratado por una empresa de bioingeniería para que cace y obtenga muestras de pelo, piel, sangre y órganos del tigre de Tasmania. Lo peculiar es que el animal lleva extinto medio siglo, pero ante algunas evidencias de algún ejemplar, ciertas compañías se ponen en marcha para conseguir el material genético de dicha especie. No queda claro para que, pero parecen interesadas en la toxina con la que el tigre paraliza a sus presas.

En la zona hay cierta tensión con la industria maderera y los ecologistas, circunstancia que Martin aprovecha para ser tomado por un activista ambiental, o mas bien para no corregir a nadie de su error. Se aloja para ello en la casa de una mujer que vive en el bosque con sus 2 hijos pequeños y cuyo marido si que era un activista que desapareció meses atrás y se presupone que los obreros de la madera lo mataron.

Como figura que se encarga de ayudar a esta familia esta un tal Jack (Sam Neill) que parece que se mueve entre 2 aguas. En aquel paraje inhóspito es en el que Martin hace sus incursiones a la caza de un animal que nadie ha visto en 50 años, y en un entorno duro, frío y hostil tanto en lo ambiental como en lo humano. Aunque Martin encontrará cierto sentido en su fría vida de mercenario.

Poco mas que decir. La historia tiene sus giros y se desarrolla por caminos no del todo inesperados, pero de una manera, con unos diálogos y sobretodo con la falta de otros, sustentados en un conjunto de actores, niños incluidos, que dan una sensación de fría calidez al conjunto con la que uno va entrando en la película sin darse cuenta. Todo el mundo esta soberbio y la he disfrutado, a mi manera.

El punto de referencia para recomendar o no la película, es “El Americano” si aquella te pareció un coñazo y no te dijo nada, entonces no lo intentes con esta. Si no es el caso, entonces yo creo que es una película muy recomendable, con un Dafoe que da el pego y unos chavales que casi sin darte cuenta te meten en la película con 4 apariciones contadas, realmente. Si tuviera que prescindir de alguien, sería quizás de Sam Neill y no porque le reproche nada, pero con cualquier actor desconocido australiano hubiéramos tenido el mismo o mejor efecto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.