Soul Surfer

Soul Surfer

Bueno pues que os voy a contar… estamos sufriendo el julio mas lluvioso desde los años 50 en Euskadi, lleva llovidos como 19 días así tontamente y todavía no he pisado la playa un solo dia en el que no llevara manga larga este año.. así que entre eso y que me gustan las pelis de surf, pues es todo que necesito para justificar el haber visto “Soul Surfer”.

Podemos añadirle además el componente de que es un historia real, de que los tiburones me ponen de los putos nervios gracias a Spielberg y a mi influenciable mente infantil y que Denis Quaid me cae muy simpático  y ya tenemos todo para que un día cualquiera uno se tumbe a la bartola y se vea este drama de superación y tal y cual y pascual.

Soul Surfer” nos cuenta la historia real de Bethany Hamilton, una chavalita hawaiiana que se pasa el dia en el agua con su mejor amiga. Sus padres (Dennis Quaid y Helen Hunt) son surfers, así como el padre de su amiga (Kevin Sorbo aka Hercules) y por tanto las niñas nacen con una tabla debajo del brazo, hasta el punto de que Rip Curl quiere sponsorizarlas siendo apenas unas preadolescentes aun. Todo muy bonito, todo muy soleado, todo muy ideal y también todo con un rollo cristiano un poco extraño y a la hawaiiana, pero vamos, que tanto la niña como sus padres son devotos de una iglesia de su pueblo que se dedica a ir en plan de ONG.

Pero lo bonito se vuelve tragedia cuando un día de 2003 el padre de su amiga se las lleva a surfear un spot mas alejado de lo habitual y en que el tienen que rodear un arrecife a nado para llegar a donde rompen las olas, y estando por allí, un tiburón le arranca de cuajo a Bethanny media tabla y de paso su brazo izquierdo a la altura del hombro. Y eso a una buena distancia de la playa. Aun asi y a pesar del trauma, y de perder un 60% de la sangre de su cuerpo, sobrevivió gracias a la pericia del padre de su amiga, a un torniquete hecho con el invento y la capacidad para mantener cierto grado de calma.

La película nos muestra a una Bethany muy serena con lo ocurrido y muy determinada a volver al agua lo antes posible, y tanto es asi que en 10 semanas ya estaba tratando de hacer surf de nuevo y con tanta convicción que con unas pequeñas modificaciones en la tabla no solo surfeó de nuevo sino que compitió hasta casi ganar el campeonato de ese año y ganarlo definitivamente al año siguiente y seguir en activo, tanto ella como su amiga, hoy en dia.

La película tiene mucho de lado sentimentaloide y mucho de rollo cristiano. Lo primero, pues bueno.. porque es normal supongo y pues la chavala le echó un par de ovarios a la vida pero bien echados y pues uno se pone en la piel de los padres y el papelon es para vivirlo, la verdad. En este caso tenemos a Dennis Quaid y a Helen Hunt (que viejuna y demacrada está) que son los padres perfectos e ideales de la muerte, que viven al lado del mar, con sus 3 hijos, su perrito, su surf y que les pasa lo que les pasa.

El rollo cristiano.. pues bueno, si es el de la chavala y hacen una película sobre su vida, pues tendrán que reflejarlo. A mi esas cosas no me van, ni me gustan un pelo, pero todo hay que decirlo, la chavala se fue con un solo brazo a echar una mano (nunca mejor dicho) a las zonas devastadas por el tsunami de marras. Es lo que tienen los biopics, que tendrán que reflejar la realidad mas o menos. Además en las escenas que salen durante los créditos finales se ve a la tal Bethany haciendo las cosas que hemos visto interpretar a la chica del brazo croma en la película.

En resumen, se deja ver… es emotiva y es la típica historia de superación y tal, pero con el componente de ser la historia real de una mujer que a día de hoy anda pillando olas como si tal cosa, con un solo brazo. Como curiosidad y por si alguien se lo pregunta, la Bethany (Anna Sophia Robb) de la película consigue la amputación mas que creíble de su brazo, envolviéndoselo en verde y a base de croma y la verdad es que el resultado es impresionante y apenas canta.

La autentica Bethany Hamilton

Deja un comentario