Somewhere

Somewhere


Le tenia unas ganas moderadas a la ultima película de Sofia Coppola. Moderadas porque tiene un ramalazo que unas veces me entra bien y otras me entra torcido y esta vez es de la segunda clase. Ya escama un poco que llegue aquí mas de un año después de haber ganado el león de oro en el festival de Venecia, pero visto lo visto en cuanto a la distribución habitual, tampoco es tan sorprendente. Aviso que es probable que cuente la película entera porque realmente no tiene mas que 3 cosas. Si vas a verla mejor pasa al ultimo párrafo y sáltate lo que sigue y ya lo leerás cuando te pases a dar tu opinión (o no)

El personaje torturado en esta ocasión es Johnny Marco (Stephen Dorff). Un actor taquillero que ha terminado hace poco su ultima película y que tiene que ir haciendo alguna que otra cosa en relación a la promoción de la misma. Le vemos (y soportamos) durante los primeros 45 minutos no haciendo gran cosa mas que intentar dejarnos ver que es un personaje semi-anestesiado que simplemente se deja llevar por la vida sin grandes preguntas.

Alguna fiesta por aquí, algún polvete por allá, ir de un lado a otro con el Ferrari y una incipiente paranoia, pero sin hacer realmente nada útil, ni de valor aparte de beber como un cosaco y mostrándonos una soledad de la que el puede no ser consciente del todo ya que simplemente es como si fuera en piloto automático por la vida. Esto cambia cuando aparece su hija Cleo de 11 años (Elle Fanning) en escena. La tiene de vez en cuando, pero la madre de la niña da la espantada y se marcha sin fecha de regreso, quedando Cleo a cargo de su padre.

Johnny que tiene que viajar a Milan para promocional la película, se lleva a Cleo con el y parece encontrar su particular sentido de la vida en ejercer de padre, mejor o peor, eso ya no es tema de la película. El caso es que nos tiramos hora y media para que una hija le haga sentir vivo a un tipo mas bien mierdoso. Cuando Cleo tiene que irse de campamento veraniego y es cuando Johnny descubre el hueco en su alma, su falta de sentido en la vida y su incapacidad como persona.

Y eso es toda la película. Poco mas de hora y media para ver a un personaje que pasa de ser un sombra pero sin preocuparse por ello, a recibir el impacto de otra en su vida y torturarse entonces con el “quien soy? A donde voy?”, etc… y las consecuencias de dichas preguntas. El problema es que Johnny Marco nos importa una mierda, sus problemas ni nos van ni nos vienen, y yo no he sentido ningún vinculo empático con el, ni con la historia, ni con los planos “SofiaCoppolianos” que hacen que la supuesta pretenciosidad de Malick, parezca rancia como un publireportaje de leche Pascual.

Stephen Dorff no es Bill Murray, y hay una diferencia entre ser un personaje anestesiado y no tener ninguna capacidad de transmitir la mas mínima simpatía. Bob Harris tenia mas expresividad en su arrastrarse por la vida que Dorff haciendo de vampiro. Elle Fanning bien, como siempre (si es que «siempre» se puede reducir a 2 películas), pero me parece muy desaprovechada. La única parte que me hubiera interesado es profundizar mucho mas en la relación padre e hija, y es la parte que me parece que deja menos pulida la película. No hay nada que predestine a Johnny Marco a ser un desgraciado. Este “los ricos también lloran” no me ha llegado en ningún momento. Yo también quiero darme una vuelta en el ferrari cuando me entra la depre, pero me jodo, recuerdo que tengo que reservar mi gasoil para ir y venir al trabajo y me veo una peli de la Coppola en casa bebiendo agua del grifo en vez de esperando al servicio de habitaciones con un whiskey en la mano. Decepción total.

7 Replies to “Somewhere”

    1. Gracias y bienvenida.
      Mala, mala lo que se dice mala no es.. es solo que pretende decir mucho y ser un pieza a admirar y es mas bien una peli a olvidar según se ve y que no conecta por ninguna parte.

    1. Pues si, y la reiteración en el tema se esta convirtiendo ya en una losa (y pesada) mas que una marca de la casa.

      No parece que la Coppola sea la alegría de la huerta para ir a tomar unas cañas.

  1. Jajaja, me ha gustado sobre todo el párrafo del final. Ahora tendré que verla por mí misma para ver si es tan «así», que últimamente estoy muy en la onda del drama y me trago todo lo susceptible de amargarme la vida. xD

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: