Restless

Restless

.ahora veo que morir es fácil, es el amor lo que cuesta.

Esa es una de las frases con las que acaba la película y que corresponden a la carta que escribió a su amada, pero nunca envió, el piloto Kamikaze japones de la segunda guerra mundial Hiroshi Takahasi (Ryo Kase). Hiroshi es un fantasma y es el mejor amigo de Enoch (Henry Brae), un chico que no lleva muy bien el haber sobrevivido al accidente de trafico que costó la vida a sus padres y que a el solo le tuvo muerto unos 3 minutos, seguidos de 3 meses en coma.

Con este personaje torturado por la culpa del superviviente es como comienza esta película del normalmente solvente Gus Van Sant, que ahora mismo esta dando una lección en televisión haciendo la serie Boss. Con la premisa del director, la bizarrada del asunto del fantasma kamikaze y sumándole una Mia Wasikowska de la que soy fan absoluto y total, la película apuntaba para ser una buena ración de cine, un poco gafapostosa, todo sea dicho a priori, pero merecía la pena el riesgo calculado.

Annabel (Mia Wasikowska) es otra persona extraña y conoce a Enoch, cuando muy al estilo de El Club de la Lucha, coincide con el en un par de funerales. Enoch esta obsesionado con el tema de la mortalidad y la supervivencia, ha pasado lo mas duro de su supervivencia y sus deseos de morir y pensamientos suicidas, pero se cuela en funerales ajenos. Annabel, va a los funerales porque conoce a la gente que muere por ser compañeros del hospital donde ella es tratada de un tumor cerebral mortal y en fase terminal.

Dicho lo cual, dramón al canto así sobre el papel, y bueno, es un drama no hay duda, pero visto a través de los ojos de dos personas inadaptadas y extrañas que en los fondos de sus vidas se encuentran y consiguen evolucionar mutuamente. Todo ello un poco forzado al principio en la manera de conocerse y en la manera de ella abordarle a el, pero bueno, podría haber sido perdonable.

El problema es que el conjunto no queda excesivamente bien apuntalado y para ser un dramón existencial, con amor al limite de la vida de por medio, uno se queda frío al terminar la película. Queda demasiado gafapastoso, pero sin llegar a tener la profundidad necesaria como para sobreponerse a si misma y acabar dejando una sensación trascendental al finalizar, o sin exigir trascendencia, no consigue no quedar en una película olvidable totalmente, a pesar de la sonrisa de la Wasikowska.

Como primera película de una sesión doble de cine en un día de fiesta, como ha sido el caso, pues no esta mal, pero no deja de ser un pobre aperitivo para un directo como Gus Van Sant del que se le exige mucho mas y que aquí no esta a la altura y ni siquiera se esfuerza en darnos una firma a la hora de la realización técnica al nivel que nos regala en “Boss

One Reply to “Restless”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.