Ready Player One

Ready Player One

Ya en su día, tontamente han pasado mas de 5 años, hice la reseña de la novela (la tenéis en el viejo blog) y pensaba que, aunque Cline ya había vendido los derechos de la novela prácticamente antes de publicarla, no podría hacer sin gastar 300 o 400 millones de sestercios. Bueno, pues al final la han hecho por mas o menos la mitad de ese dinero y con el riesgo sumo de dar un montón de material nostálgico ochentero a Spielberg, que cuando quiere es un moñas de mucho cuidado. Dicho esto y con las reservas debidas, una vez vista el resultado es, ademas de epiléptico, satisfactorio al menos en parte.

Y digo en parte porque es una película fallida en eso que a veces se comenta de que una película debe funcionar sin presuponer al espectador, ni pedirle que ponga de su parte, ya sean intenciones, conocimientos previos o como en este caso, pertenencia a un espectro gamer de la sociedad. A mí me funciona, leí la novela en su día, he jugado juego en proto-ordenadores varios antes de que tuviera mi primer PC y lo sigo haciendo hoy en día, conozco mucho de lo que se ve en la película en cuanto a referencias, tanto viejunas como modernas y sí, a mi me hace ilusión ver a la Serenity en pantalla y a Tracer, tanto como las viejunadas. Pero tanto Cline como Spielberg, presuponen que voy a tener ese “background” y en cierta medida, eso lo hace peor película de lo que debería. Yo la he visto con una persona “no-gamer” y aparte de sobredosis de colorinchos, entiendo que le haya costado horrores no aburrirse.

Para mí no ha habido aburrimiento casi en ningún momento, pero ya me he dado cuenta desde el principio que me iban a vender la moto tan solo ya por el lado de la música. Y porque mira que a me da urticaria todo el rollo nostalgia ochentera, pero sí aun así me gustó la novela, difícil era que no me fuera gustar la película. Me ha gustado y he disfrutado dejando suelto y sin frenos mi “sense of wonder”. Me han gustado los chavales, me han gustado las frikadas y me ha gustado la batalla final que no veía posible al leerla en su día que pudiera llevarse al cine. En cuanto a esto, mi mayor temor era que se cayera en la animación grimosa rollo Zemekis, que me da precisamente eso, mucha grima. En cambio está suficientemente bien hechos los personajes digitales, que tan solo de ver el avatar del malo maloso, me ha hecho pensar en que este es precisamente el estilo visual digital que podría hacer viable una adaptación de las novelas de la saga Reckoners de Sanderson, por poner un ejemplo.

En definitiva, una buena película para el puro disfrute sí eres un gamer de cualquier edad, pero quizás no tanto y un poco como “oír llover” para el resto de personas mas “normales” y por eso entiendo que al igual que Boyero, se aburran en mayor o menor medida. Hay que reconocer las cosas como son y sí haces una película con target tan especifico y soportando tanto las lagunas y saltos de fé argumentales, como las limitaciones de toda adaptación literaria a guion de cine, en los pilares referenciales, la música y el venirse arriba del espectador objetivo, es lógico que quien no encaja en ese perfil, vea poco mas que colorinchos, epilepsia, personajes nulamente trabajados, trasfondo mas pobremente explicado aun y una historia que ni le va ni le viene, porque no se ha molestado nadie en darle un tratamiento mas generalista. No es una queja, ni una critica realmente, solo que sin entrar en fanatismos, es comprensible que a quien se la resbale el tema, no entre en la película. Igual de comprensible que a mi se me caigan los gayumbos al suelo viendo a la Serenity o MechaGodzilla.

One Reply to “Ready Player One”

  1. Peliculón porque dejando de lado que sepas o no de videojuegos y frikadas, el guión es firme como un hierro y si, todo lo que deambula por el escenario es relleno que da igual que lo conozcas o no porque no influye absolutamente nada en la columna de la película y su estructura. Ejemplo magnífico la parte del Resplandor, no hace falta decir que el 80% de los chavales que juegan a videojuegos desde hace 10, 15 años y encuentren referencias en la película, no tienen ni repajolera idea de que es el Resplandor y así lo plasma Spielberg en la película sobre el personaje de H, un ejemplo de que no hace falta haber visto el resplandor para sufrir con los acontecimientos, ¿Qué sabes quienes son las niñas? Ok, ¿Qué sabes que representa el ascensor? Perfecto, eso te dará un background, pero no creas que por eso vas por delante de otros espectadores o vas a disfrutar más o menos de la película, lo harás de manera diferente ya que se basa en una película que toma como referencia una época y una cultura, que no es lo mismo que hacer un Harry Potter y por no llegar o no saber contarlo des por hecho lo que está en los libros para que algunos entiendan bien lo que pasa, son cosas diferentes. Decir que una persona que no sabe quién es el personaje que sale dos filas más atrás en una escena o uno que está bailando a la derecha de los protagonistas, solo ve colorinches y sufre epilepsia… es cuánto menos, cogido con pinzas para argumentar una tesis que se cae por su propio peso, ya que estarías aceptando que como espectador de cine y arte, con que te pongas unas cuantas referencias en un bodriete ya te vale… Lo dicho, peliculón y una clase maestra de Spielberg de cómo crear una gran película.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.