Pyongyang

Pyongyang

 

EDITO y EDITORIALIZO:

Escribí la entrada ayer por la tarde y la programé para esta mañana dentro de una cobertura especialmente amplia del mundo del cómic que quiero hacer esta semana coincidiendo con el Salón del cómic de Getxo. Pero me desayuno hoy con la noticia de los misiles que el régimen absurdo y Orweliano de Pyongyang ha lanzado contra una isla de Corea Del Sur. Aunque nunca se ha firmado la paz entre ambos estados, esto es un Casus Belli suficiente cuando se tienen ganas y me veo planteándome si cambiar la entrada o dejarla. Evidentemente la he dejado, pero porque quiero que sirva para que la poca gente que se pasa por aquí tenga en cuenta y si quiere lea dicho cómic, que la población de Corea Del Norte no se merece sufrir una guerra que no seria de facto mas que un nuevo genocidio provocado por su líder. A veces se ve todo muy claro desde la distancia y comodidad del otro lado del mundo, pero para quienes supongo que desde todos los medios un poco…. llamemosles “intereconomistas”, llamen hoy a la represalia armada, que no pierdan de vista que hablamos de personas. Que los ejércitos de ambas coreas están compuestos por ciudadanos normales obligados por ley a prestar su vida y su tiempo a sus ejercitos y a quienes hoy les pille  de servicio militar obligatorio tanto en el norte como en el sur, pueden morir por la megalomania de una casta de hijosdeputa y por la sed de sangre y de desengrasar maquinarias militares de aquello que es el mundo occidental y en el que estamos metidos.

No soy político, no soy militar, no se cual es la solución, pero pago un muy buen dinero de mi nomina en impuestos todos los meses para, en parte pagar a esos políticos que si deberían saber como salir de estas situaciones. Solo pido que no se les ponga el camino fácil pidiendo, desde medios y desde una ciudadanía física y emocionalmente alejada, la salida fácil de la mano dura y de la respuesta militar, aunque fuera legitima en términos de legalidad internacional. Me paso por el forro la legalidad internacional y el absurdo concepto de las guerras legitimas.

No tengo soluciones, solo quiero trasmitir que aquella gente en Pyongyang y en toda Corea del Norte esta jodida y bien jodida por su mal gobierno y están tan bien orwelizados que no veo la manera de que se libren por si mismos de su régimen. Pero si no hemos hecho nada por ellos cuando solo les jodía su gobierno a ellos, yo no me siento con autoridad moral para autorizar joderles ahora militarmente.

Se que solo divago y no propongo nada realmente, pero solo quiero transmitir, que tras los misiles no hay un ente abstracto, hay una población que ha sufrido hambrunas, una dictadura terrible y que no tienen ninguna clase de contacto con como es el mundo exterior. No merecen morir a decenas de miles por ello ni por culpa de su gobierno. Solo eso, que se piense 2 veces antes de reclamar venganza. Y ahora… la reseña que escribí ayer.

Pyongyang es un cómic que leí hace ya un tiempo, pero que me ha apetecido revisar ahora. Tengo intención de pasarme por la mediateka esta tarde a por alguno de los otros cómics de Guy Delisle como “Shenzhen” o “Burma Chronicles”. No es que trague con todo lo que escribe, pero me apetece ponerme un poco al día de sus cómics.

Y digo que no trago con todo, porque me parece muy bien que denuncie todo lo que ve de absurdo extremo en Corea del Norte, pero tampoco pierdo de vista que va a allí a trabajar y a usar a aquellos neo esclavos, que nadie dice que los tenga que liberar y tal, pero hay que poner las cosas en su contexto y últimamente estoy un poco cansadito de que se denuncie a China, y a la vez todo nuestro muy nacional empresariado se lleve allí las producciones. El gobierno Chino será todo lo malo que tenga que ser, pero nuestros empresarios que se llevan allí el trabajo en aras de la competitividad, deberían quitarles el pasaporte y mandarles a tomar por culo allí, y no cobrar ayudas a la innovación por despedir a sus operarios de aquí a cambio de usar mano de obra semi esclava en china.

A lo que iba, Guy Delisle es un quebequés que cuenta en primera persona en forma de comic su experiencia vital en la capital de Corea Del Norte, durante los meses en que tiene que supervisar un trabajo de animación. Parece que ser que muchos de los trabajos de animación que vemos se hacen en Core del norte, por lo que yo se no solo animes, sino incluso los Simpsons han subcontratado el trabajo de estos esclavos del comunismo hereditario norcoreano.  Tal y como funciona este tema, los artistas “oficiales” solo dibujan los fotogramas clave de una secuencia y todo el ingente trabajo de animación de los fotogramas intermedios se subcontrata a granel a mano de obra precaria y sin vida. Si cada segundo tiene 24 fotogramas, la mayoría se subcontratan a mano de obra barata. Lo digo para poner en cuarentena luego a las gentes, gobiernos y demás que se rasgan las vestiduras de cara al publico, pero que luego sacan un rendimiento económico personal e inmoral a cuenta de que existan regimenes como el de Kim Jong Il.

El cómic en si es muy rápido de leer porque no puedes dar crédito a lo que te esta contando y la cara de asombro te lleva de pagina en pagina sin casi darte cuenta y atraviesas todo ese despropósito de nación, de viñeta en viñeta en prácticamente una sentada. El dibujo en blanco y negro y la forma de contar el asombro personal y el desasosiego de lo visto, son de una agilidad excelente y es difícil parar de leer y no acabarlo de una sola lectura.

Se nos cuentan situaciones tan dantescas que cuesta creer que sean reales y que te llevan a querer informarte un poco de lo que alli ocurre y confirmar un poco lo que lees. Y así vemos en efecto que es un país al que no se puede viajar, sino que te tienen que invitar, al que no puedes llevar nada tecnológico, ni la población tiene permiso para hablar contigo ni con ningún extranjero porque ello conlleva que queden “culturalmente contaminados” y allá que reeducarles. Que nada mas llegar al país y al salir del aeropuerto tengas que ir a llevar flores a la estatua de “El Lider” a través de un autopista enorme y sin coches que solo conduce a dicho monumento.

Toda esa clase de cosas son las que nos cuenta el cómic, así como al experiencia mas personal de tener que convivir en un hotel con otros extranjeros y compartir las ruindades de aquel país, hasta el punto que los chinos parecen el colmo de la libertad e incluso del libertinaje. Un país y un sistema demencial, conducido por genocidas y que han creado una “1984landia” que parece de no creer. Es una lectura recomendable para poner caras a las naciones y ver que conducir las cosas a una guerra contra aquel país, es ir contra una población totalmente manipulada hasta el punto de ser autómatas y que no merecen morir en una estupida guerra por culpa de su gobierno y de intereses militaristas. Cómic de calidad, y que te deja el cuerpo “pa’llá”.

 

4 Replies to “Pyongyang”

  1. Tremendo… la verdad es que me declaro ignorante de muchas cosas que pasan en el mundo, y aunque evidentemente, todo el mundo sabe que allí son comunistas, uno no se imagina qeu todo pueda ser tan “así”, que en el mundo puedan convivir realidades tan diferentes, la nuestra, la suya, la musulmana. No soy muy de cómics, pero me gustaría encontrar un rato para leer algunos de los que recomiendas.
    Y tienes toda la razón, algunos tienen demasiado en la punta de la lengua la palabra “guerra”. Y es justo lo que explicas, hay personas que morirían con esos misiles y ese “contraataque”, y los realmente culpables de la situación, seguramente saldrían ilesos. Qué mierda de todo.

  2. Siguiendo esa lógica…¿hacerle la guerra a la Alemania nazi es reprochable porque los alemanes (seres humanos como todos), no lo merecían?.

    El error es suponer que SIEMPRE va a haber una solución negociada.

    Hay criaturas (me niego a considerarles personas) que quieren algo tuyo (tu dinero, tu libertad, tu vida) y PUNTO. Carecen de empatía o les importa un mierda, así que a lógica, la razón o un inspirado discurso no les van a hacer desistir. A lo máximo que podemos aspirar con semejantes monstruos es a obligarles a “disimular”, al menos hasta que estén lo bastante seguros de si mismo como para pisotearnos sin que les importe lo que piensen los demás.

    A los hechos me remito: ¿qué ocurrió con las naciones que observaban el ascenso de los nazis en los años previos al inicio de la conflagración?. ¿Qué ocurre, hoy en día, con la patética e inoperante ONU?. Se limitan a decir: “Se bueeeeno, no genocides, hombre.” y firmar tratados y acuerdos vacíos, con los que los dictadores se limpian el…

    La fuerza, “per se”, no es algo malo. Al menos mientras haya mal, alguien deberá oponerse, aunque sea con la fuerza de las armas. Quizá no hay blanco y negro, pero si tonos más claros de gris. Parafraseando a W.Churchill: “la democracia es el peor sistema de gobierno posible… a excepción de todos los demás”.

    Por supuesto, la guerra es algo horrible, pero si me dan a elegir entre vivir en “1984” e ir a la guerra, tengo clara mi elección.

    La libertad es tan importante como para luchar por ella, creo yo. Y, en el caso de Corea del Norte, no es solo la libertad de los “ciudadanos esclavos” lo que está en juego. Es su vida, y la vida y libertad de sus hijos.

    Lo dicho: la guerra es terrible. Pero hay cosas más terribles que la guerra.

    1. No veo como matar a un millón de norcoreanos (por poner una crifra que conlleve la aniquilación de lo que pueden movilizar en 24 horas) les va a a hacer mas libres.

      Entiendo tu punto de vista, pero una guerra solo les confirmaría lo que en su ilusión escuchan día tras día, que todos somos el enemigo. Y si nos vamos a poner pragmáticos, yo que no soy un santo precisamente, abogo mas por acciones personales directas contra el líder y su casta. Y eso se hace continuamente. Ayer mismo en Iran hubo 2 atentados con bomba contra 2 responsables del programa nuclear nacional. Otra cosa es que apenas se sepan estas cosas, pero se hacen continuamente y no es solo Putin quien lleva a la practica esas tácticas.

      Apruebo antes acciones tácticas de ese tipo que una guerra propiamente dicha que no me la compro ni me la creo como una acción liberadora. Es mas, antes apruebo una intervención de China sobre Corea del norte. Al estilo de la intervención de Rusia sobre checoslovaquia, pero en sentido contrario. Si en aquella ocasión se intervino por la laxitud del gobierno socialista checo, aquí China podría intervenir por el caso contrario. La desastibilizacion de la zona no beneficia a nadie, y es igualmente molesto para pekin, que ha de recibir ademas un flujo importante de refugiados y de gente que consigue huir del régimen de Kim Jong Il.

      Pero vamos que son puntos de vista, solo te queria transmitir que no hablo desde un punto de vista ingenuo/buenrollista. Simplemente creo que dentro de las malas soluciones, hay mejores que la guerra al estilo abierto contra regímenes dementes.

  3. Bueno, si China estuviese dispuesta a poner un poco de sentido común en la zona, yo también lo encontraría preferible. No parece que sea su estilo, en cualquier caso, si nos atenemos a su historia, aunque hay que reconocer que, en los últimos tiempos se han dado una capa de barniz “aperturista” que no se hasta que punto no es puro camuflaje.

    Ahora tienen una oportunidad de demostrarlo. Si no lo hacen, se confirmarán como dignos herederos de Fu-Manchú:). Una cara sonriente y una garra de uñas puntiagudas.

    Me gusta, y al mismo tiempo me sorprende que hayas sacado a colación el intervencionismo de Rusia (URSS en aquel momento). Siempre me ha llamado la atención como determinado tipo de pensamiento se desgarra la vestiduras con todo aquello en lo que se meten los pérfidos yanquis y, al mismo tiempo, ignoran por completo o justifican hechos objetivamente más reprochables.

    Y no es necesario remontarse a un pasado remoto (si es que unas pocas décadas pueden calificarse de “remoto”). Chechenia, en dos ocasiones en los últimos quince años, Georgia hace apenas dos… conflictos en los que no voy a entrar en quien tenía razón ni quien los provocó, porque parece que eso no tiene importancia para ti, pero que se resolvieron “a la antigua usanza”. Sin ruido, sin publicidad ni repercusiones (salvo los cientos o miles de muertos).

    China, si bien más sibilina, tiene también unos cuantos esqueletos en el armario. Aunque, como buen país “comunista” el grueso de la “bajas” se las autoinflinge a a sus propios ciudadanos. Pero no podemos olvidar su implicación en los conflictos de Corea, Vietnam, Camboya… Y que es el único motivo por el que tarado de Kim Yong sigue brutalizando a su pueblo.

    Mi punto: si solo una parte está dispuesta a usar la violencia o solo a una parte se le “consiente” que la use. Y, además, es a la parte menos aficionada a la libertad y la democracia, estamos aviados.

    Oops, me tengo que ir, pero me encantará seguir esta interesante discusión más tarde.

    Hasta pronto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: