Purgatorio

Purgatorio

No voy a tirarme el rollo. No tenia ni idea de quien era este autor de cómic Francés de renombre hasta hace unos días. Gracias a los paseos que me pego por las estanterías de la sección de cómics de la mediateka de la Alhóndiga voy descubriendo cosillas y este autor es una de ellas. Tienen allí dos tomos, uno que es el os comento hoy y que me llevé por ser el mas “denso” en apariencia y una obra previa que veo muy aplaudida también, titulada “Encender una hoguera” que adapta una historia corta de Jack London y que leeré seguramente sentado en la misma mediateka por ser de menos extensión.

En este caso el autor nos pone a través de 3 tomos (recopilados aquí en uno solo) en la piel de Benjamin. Un joven que quiere ganarse la vida como freelance y que por azares del destino y en un ejercicio de mala suerte épica, sufre el incendio de su casa, perdiéndolo todo en el proceso, casa, datos de trabajo, papeles, etc… a lo que se suman las malas artes de la compañía de seguros dirigida por el villano de la historia, que retrasa todo el papeleo y lo desestima con el fin de ahorrarse la indemnización, convertir a Benjamin en una piltrafa humana, que acaba tirado en la calle, siendo un invisible mas, sin solución aparente.

Y como lo pone en la contraportada, pues no lo considero spoiler…. Y entonces Benjamin muere (por x motivo) y es ahí donde comienzan sus verdaderos problemas al despertar en el purgatorio y tener que lidiar con otra serie de burocracias aun mas ferreas que las de las compañías de seguros. Se produce entonces una mezcla de géneros entre la critica social y el drama de ultratumba que nos lleva por unos derroteros totalmente inciertos, entre negrura de lápices y desasosiego de paginas. Vemos como los malos suelen salirse con la suya y como el desanimo es el verdadero asesino silencioso para la mayoría.

Vemos maldad común, políticos corruptos, burocracia absurda, religión comprada, gente que se conforma con lo que escucha aunque sepa que es mentira, desesperanza, desamor, errores del pasado que nos persiguen, las consecuencias de los actos, el daño de la crueldad y todo ello de manera que acabamos cerrando el cómic no con ganas de saltar por el balcón, sino con una sonrisa, por increíble que parezca. Todo ello narrado, guionizador y dibujado de una manera que se lee de una sentada, con mas silencios que diálogos, mas contemplación que interacción y que nos lleva donde quiere a través de los demonios de cada cual, sin que seamos (o yo al menos) capaces de anticipar como van a acabar las cosas. 202 paginas en cartoné, y 20€ tienen la culpa y sino, en vuestra biblioteca mas cercana.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.