Polar

Polar

Título original: Polar
Dirección: Jonas Akerlund
País: USA
Año de producción: 2019
Géneros: Comiquero

Tras unas ajetreadas semanas que apenas me han dejado tiempo para nada, vuelvo a la carga con la bandera de reivindicar y señalar injusticias. Por casualidades de la vida, repito con el director de “Lords of Chaos“, en esta adaptación de las viñetas de Victor Santos. Veo que tiene unas notas bajísimas entre la critica y unas puntaciones desastrosas. Luego pregunto a cualquier persona cuyo criterio respete y me comenta lo mismo que yo he experimentado, gozo comiquero absoluto. Algo falla en este abismo entre la puta mierda y pasarlo de puta madre. En algún sitio ha de estar la verdad del asunto. O no, porque sobre gustos no hay nada escrito, aunque sospecho que aquí hay mas marejada de fondo y que recibe un extra de maldad por ser una película de Netflix.

Hay una campaña en contra del cine que crea Netflix en particular y las plataformas online en general. Han escocido mucho los oscars a Cuarón y vacas sagradas como Spielberg, encabezan la ultima carga de la brigada ligera, sospecho que con idéntico resultado final. Yo no voy a chistarle a Spielberg a estas alturas de la vida, pero discrepo en que sean las películas de estas plataformas las que estén matando el cine. Para mi es mil veces mas disruptivo tener que soportar en todo el mundo, el absurdo y caduco sistema de clasificaciones americano y resulta muy refrescante que las opciones online no se plieguen a el, porque no depende la taquilla y la publicidad de sus películas, sino de las cuotas de sus abonados.

Polar sería una película R en los cines americanos y eso la lastraría invariablemente, porque asi es como está montando el chiringuito moral americano. Afortunadamente eso se la suda a estas plataformas que cobran una suscripción, ya sea en películas como esta o en series como lleva haciendo HBO décadas, donde la moral la pone el que paga. Pero es mi humilde opinión como espectador, me molesta mas la mojigateria que ver una película en mi casa.

Dicho todo esto, la adaptación de Polar me ha parecido absolutamente disfrutable, fresca y apetecible. He disfrutado como un gorrino en un lodazal de sus excesos comiqueros y de su total falta de vergüenza, de sus villanos y de sus protagonistas principales. Quien critica que es una copia de John Wick, no merece compartir el mismo aire que yo, ni que pierda tiempo explicándole porqué su opinión es una errónea y supina estupidez. Mi mas sincera recomendación es que veáis Polar. Si el prologo con Johnny Knoxville os parece zafio y/o violento y os ofende, la podéis quitar y volver a las reposiciones de La casa de la pradera, de Autopista hacia el cielo o sintonizar a un telepredicador Brasileño. Polar no engaña y desde el principio te muestra el tono y el nivel.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.