New York, I love you

New York, I love you

“New York, I love you” es la película o compendio de cortos que continua lo comenzado con “Paris, Je t‘aime”. No se si seguirán haciendo esta clase de películas con ciudades, pero la verdad es que la ciudad no es más que una mera excusa para hacer algo diferente. En “Paris, Je t‘aime” se trataba de cortos bien diferenciados y separados, como platos en un menú degustación y esa división tan clara desaparece en esta “New, York I love you”.

Aquí las historias no es que estén entrelazadas pero si que hay personajes que se cruzan, una historia puede empezar en el minuto 10, por ejemplo, y durar 30 segundos y continuar media hora después. Las hay mas largas y mas cortas, más intensas y más prescindibles. Entiendo que esa forma diferente de cortometrajes, no tan separados y con cierta interrelación de personajes, o cruces de personajes aunque no interactúen, ni se conozcan, es una forma más de querer transmitirnos la sensación que para los directores tiene esa ciudad. No es la primera vez que vemos y que nos dan a entender que en una ciudad donde vive una enormidad de millones de personas como es aquella, los encuentros casuales son frecuentes.

Esta critica también es poco usual porque no hay nada de historia que yo quiera contar, porque son muchas. Solo voy a destacar algunas que me han gustado más que las demás, aunque casi todas son una maravilla. Casi, porque la de los judíos de Natalie Portman me parece absurda y prescindible a más no poder. Entiendo que se quiera reflejar algo de los ortodoxos judíos de NY, pero entonces no entiendo porque no hay ni una sola historia de negros, ni del Bronx, Harlem, Queens, etc.. Mas que “NY, I love you” es mas “Manhattan & Brooklyn, I love you” y aun así, el resto de minorías no aparecen mas que superficialmente como conductores de taxi.

Trabajar trabajan montones de actores, desde la ya mencionada Natalie Portman, Ethan Hawk, Andy Garcia, James Caan, Robin Wright, etc… Y todos lo hacen estupendamente, aunque unos salen más que otros. Como historias yo destaco la de el chico y la chica que van camino de su segunda cita juntos, después de que sin saber como se liaran la noche anterior al conocerse en un bar. En esta historia ambos, que pasan ampliamente los 30 y seguramente ella los 40, no hablan, solo oímos sus pensamientos camino del punto de encuentro. Ambos racionalizando e imponiendo dicha razón y el porque no deberían ir sobre las sensaciones y el dejarse de llevar de la noche anterior. Me encantó esa historia, y así muchas.

La pequeña historia de Robin Wright, los momentos que ocurren en esa fría ciudad cuando la gente sale de los bares y restaurantes a fumar. Otra sobresaliente seria la de la chica china y el pintor. La extraña de Julie Christie como cantante de opera, todas en las que sale Ethan Hawk. En definitiva casi todo es aprovechable y aunque hay zonas muy limitadas de la ciudad donde ocurren las historias, la verdad es que casi da igual. Son historias personales, intimas, de relaciones y de sentimientos y ya sabéis que a mi todas estas cosas me tiene ganado.

Como paranoia ya personal diré que viéndola, me acordé del último relato de Jordim y me parece que seria un corto genial en esta película. Con la voz en off de los pensamientos del protagonista en esa cafetería mientras ve al amigo diluido en el conformismo del que él mismo huye. Callejón con humo de respiradero y la chica rubia caminando hacia el con la cámara a la altura de las rodillas y ligeramente inclinada, lo visualicé totalmente al ver la película, si que es un cliché con patas mi imaginación, pero coño… solo soy un observador y soy esclavo de mis limitaciones y deudor de las imágenes que otros han puesto en mi subconsciente.

Disfruté mucho viendo la película, no quería que terminara, y le voy a dar un 9 en categoría absoluta, y no le pongo el 10 porque hubiera sido perfecta si hubiera durado 3 horas y hubiera metido más barrios y mas razas y etnias. Pero sin duda es digna de ver y en mi humilde opinión y para mi gusto, muy superior a “Paris, Je t’aime”. Para cuando un “Tokio, daisuki”? Con alguna historia corta de los encuentros que suele hacer Murakami como la de la cafetería de madrugada de los 2 adolescentes de “After Dark”, seria algo totalmente tremendo para mí. Sacándonos un poco esa idea que tenemos de Japón siempre vista con ojos de extranjero y mostrándonos mas esa forma que tienen y depende de la edad, de relacionarse entre ellos cuando nadie les observa.

One Reply to “New York, I love you”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.