Need for Speed The Run

Need for Speed The Run

Acabo de terminarme el Need for Speed The Run, y mirando el tiempo empleado, en carrera es un total de poco mas de 2 horas. Ponle que sean el doble de horas de juego porque no todo es carrera y hay mas modos de juego una vez que terminas una fase, pero en definitiva a mi ritmo de juego me ha supuesto un par de semanas de carreras de desestresantes que echarme de vez en cuando y mira que me cuesta terminar un juego, pero con este he disfrutado como hacia tiempo que no lo hacia con ningún otro Need for Speed.

A los mas hardcore de la muerte mortal les parecerá corto y demás, y tendrán razón, pero yo hablo desde la óptica del que juega un par de carreras de vez en cuando y a mi me ha encantado por la tensión que consigue crear. No deja de ser un arcade de carreras sin mas, con nula personalización esta vez, aparte de escoger coche, color y en todo caso unos kits prefabricados.

Se nos presenta una historia muy cinematográfica en la que nos vemos envueltos y que nos lleva a aceptar participar en una carrera por todo Estados Unidos desde San Francisco hasta Nueva York. Estamos metidos en un lío y el juego empieza con nosotros con las manos atadas a un volante y el coche metido en una prensa de un desguace, a punto de morir. Deberemos librarnos a base de QTE (Quick Time Events) para acto seguido escapar de nuestros verdugos.

Esto es una dinámica del juego, cada cierto tiempo, escenas cinematográficas a golpe de QTE para enlazar partes de la historia y nuestras andanzas escapando de la policía, de la mafia o de ambos a la vez, cada vez de una manera mas espectacular. Iremos cambiando de coche según avancemos le juego entrando en gasolineras, pero para empezar tenemos 3 coches que representan las dificultades de su tipo de conducción. Un BMW M3 GTS como fácil, un Nissan 240Z de 1971 como dificultad normal y un magnifico Mustang GT500 como muy difícil, que fue mi elección.

Como punto negativo pondré que me hubiera gustado mucho poder ver las repeticiones de las carreras completas para repasar esos momentos epicos en que te libras del ostion de manera casi milagrosa pasando entre el trafico, derrapando y demás. Y por otra parte hubiera estado muy bien también que cuando no te libras y en efecto te pegas el rijostio padre, hubiera una repetición a lo Burnout.

En lo positivo, la velocidad, el framerate permanente a 30 fps (versión de PC que es la que he jugado yo), la variedad de escenarios con cosas increíbles como las carreras por las rocosas entre aludes o el tener que esquivar trenes por las vías del metro de Nueva York. Escenarios preciosos y variados y una muy buena sensación de velocidad y de inevitabilidad muchas veces cuando vas a mas de 300 km por hora y la policía te monta un bloqueo en la carretera.

En definitiva un Need for Speed un poco diferente a los habituales, un buen divertimento sencillo y que viene muy bien para descargar tensión cuando uno llega del curro, pero al que no se le pueden pedir grandes cosas aparte de eso. Por un precio normal de juego de 70€ no creo que merezca la pena, pero de segunda mano o de oferta mas adelante, me parece una buena opción.

One Reply to “Need for Speed The Run”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.