Magneto: Testamento

Magneto: Testamento

Estoy recobrando la (absurdamente cara) costumbre de leer comics, tras la saturación que me produjeron hace un par de años los macroeventos de Dinastia de M, Civil War y La iniciativa en Marvel, y la paranoia constante de los multiversos de DC. No nos vamos a engañar, ni mucho menos compro todo lo que leo, compro lo que quiero leer, pero también leo mucho que si no fuera en .cbr, tampoco lo leería ni en broma. La comicfagia es incluso peor que la cinefagia, porque los universos son para perderse.

Y estaba yo echando un repaso a lo que los blogs señalaban como lo mejor del año pasado y muchos coincidían en este Magento: Testament. Asi que hoy lo he leído, porque coño… las cosas como son, los héroes son unos sosos, y los megavillanos molan. Pero claro… es que es de cuando Magneto es un crio judío y alemán en una Alemania que ve alzarse el nazismo. Decían que era una vuelta de tuerca y que podíamos simpatizar con el personaje.  Bueno, yo ya simpatizaba, es un buen malo.

Se nos cuenta la historia de la infancia de magneto durante la WWII y su paso de Alemania a Polonia y a los campos de exterminio. Un poco lo que tan bien quedaba al principio de la primera película de X-Men, pero extendido. Empieza con la contextualización de su familia, en la que al igual que la excelente película “Good” el abuelo es un veterano judío de la gran guerra y que ve como se pasa de ser un héroe y un buen alemán a un judío que no tiene derecho ni a llamarse alemán. De ahí  pasamos a la noche de los cristales rotos, se nos explica la secuencia de eventos que lleva del asesinato en Paris a la demonización de todo judío y al plan de campos de trabajo. De ahí la huida a Polonia, se nos presenta el ghetto de Varsovia y los campos de exterminio donde el joven magneto trabaja quemando cadáveres y trapicheando con dientes de oro de los muertos.

Nada que no hayamos visto ya 100 veces y mejor contado en el “Good”, “The reader”, “El pianista” y “El niño con el  pijama de rayas” y un montón de películas mas. No me ha parecido nada innovador, ni nada que explique porque magneto es mas malo que la quina. Las críticas dicen que podemos entender porque magneto es como es… y  mira por ahí no me da la gana de pasar. Que soy muy mal pensado y justificar al Supervillano por lo que tuvo que pasar de crio, me suena mal mal mal, tan mal como justificar subrepticiamente al estado de Israel y su actitud criminal por lo que los judíos pasaron en la guerra. No trago, no justifica nada.

Simple y lleno de tópicos. Y el mundo de la WWII y los comics es mucho mas rico y profundo como para venir ahora con simpleces. Por ejemplo un excelente comic seria “El as enemigo” de Garth Ennis, que trata sobre un As de la Lutwaffe  que es derribado durante el asedio de Leningrado y cae en paracaídas en la ciudad y ve lo que sus acciones y sus ejercito están haciendo a la población civil, al mas puro estilo del asedio medieval conduciendo a la población al canibalismo y a degradar la condición humana hasta los más elementales instintos de supervivencia. Por no hablar de las “War Stories” también de Garth Ennis.

Nada yo le pongo un 2 y si alguien le parece la repolla del compromiso ideologico este comic, que se deje un poco de tanto mamoneo de superhéroes y lea un poco mas del resto de comics, que hay cosas increíbles justo al lado en la misma tienda. Que no me ha gustado ni un pelo, vamos.

3 Replies to “Magneto: Testamento”

  1. Creo que tu post no va a ayudar a que termine los de Magneto XD

    Y me da, que voy a tirarme mejor a buscar esos dos que recomiendas, aunque sea para matar el tiempo mientras llega Pacífico, Lost y 24 😀

Deja un comentario