Machine Gun Preacher

Machine Gun Preacher

Tenia curiosidad por esta historia. Normalmente hubiera huido de ella como de la peste porque tiene el tufo a película de rollo cristiano, todo el mundo es bueno y todo el mundo puede redimirse y patatin y patatan, pero hay que reconocer que el Butler con un AK en el póster vende la moto con suficiencia, a pesar de que lo laureles de festival tiren un poco para atrás. Ademas se pone a las ordenes de Marc Foster, que ya me convenció aunque me dejara un poco tocado también con, «Cometas en el Cielo» y que tiene en su haber cosas interesantes como «Descubriendo Nunca Jamas» y anda entre manos dirigiendo «Guerra Mundial Z»

El caso es que esta película cuenta la historia real, o al menos una versión de ella, de un tal Sam Childers y no parece que ande muy desencaminada la película porque el propio Childers usa, una versión recortada y reeditada eso si, para mostrar su labor en Sudan y recaudar fondos. A Sam Childers lo encarna Gerard Butler y hace un muy buen trabajo para quitarnos los tufos y miedos al comienzo de la película.

El tal Sam era un pieza de mucho cuidado y es quedarse corto. Le conocemos cuando sale de la carcel por alguno de sus desmanes y se encuentra con que su mujer interpretada por Michelle Monaghan ha encontrado a jesucristo, dejado la pista de striptease y trata de llevar un vida un poco mas ordenada. El tal Childers flipa entro mucho y una “jartá” y se va juerga con su colega de correrías.

Ambos dos heroinomanos, malos como la quina, dando el palo a camellos, poniéndose hasta las cejas hasta que una mañana Sam se da cuenta de que igual va siendo hora de soltar un poco el pie del acelerador, mas que nada porque esa noche se ha liao cuchilladas con un random tío que se cruzó por su camino en mal momento y con malas maneras.

La mujer le come la oreja con asunto de dios y lo lleva a la iglesia que no dicen o yo no me entero de que palo va, pero es alguna de esas extrañas cosas cristianas americanas que suelen tener. Entonces un día una especie de misionero les da una charla sobre la labor que hacen en Sudan y en general en el cuerno de África, que si los niños soldados, que si la jodienda en general de que el mundo es una mierda.

Al tal Sam, que cuando no se picaba la vena, se dedicaba a la construccion, se anima a pasar por África unas semanas y echar una mano construyendo algo para los chavales, y alli ya flipa con el asunto del mundo que encuentra. Tanto que se obsesiona, y vuelve mas veces a la zona, con algo menos de planos y algo mas de intenciones de liarse a tiros.

Y esa es la historia del este curilla de palo, vengador a lo Frank Castle que AK en mano y con algunos coleguitas de la zona, hace frente a los fundamentalistas cristianos del LRA de Joseph Kony y sus desmanes y asalvajamiento en general, haciéndose un nombre en la zona, mas que nada por su habilidad para seguir vivo y ser una fuerza violenta mas en juego.

La pelicula no esta mal y sus 130 minutos no se hacen largos, pero hay que tener el dia para ver niños muertos a trozos por ahí tiraos. No es una película agradable, ni pretende serlo. El tipo no es un angelito de la guarda, ni siquiera llega a la categoría de angel vengador y puede que sea un yonki de la violencia tanto como antes lo era de la heroína. Por suerte la película evita caer en el rollo religioso mas de la cuenta. Se deja ver y es disfrutable a su manera, la manera de las películas que son incomodas de ver.

2 Replies to “Machine Gun Preacher”

  1. Uff! Ya solo por ser de Butler me hubiera animado a verla, pero lo de los niños despedazados no se yo… Últimamente no tengo estómago para dramas sociales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: