La nuit a dévoré le monde

La nuit a dévoré le monde

Hoy tocaría hablar de “La Monja” pero no me apetece especialmente y voy a ir en cambio con otra de las películas del fin de semana, una un poco raruna de zombies franceses. Ya cansa bastante el tema zombie, pero de vez en cuando alguna toca. En este caso tenemos a un pringadete que va a casa de su ex a recoger cosas, pero la muy perra le ha mandado ir el día que esta dando un fiestorro en casa, en vez de hacer las cosas civilizadamente. El cahaval con la caja de sus cosas se queda frito en una habitación mientras espera y cuando se despierta ya es de día.

Mientras sopaba como un mirlo, el mundo se iba a la mierda, o al menos París. Aunque él no se ha enterado de nada, cuando despierta se encuentra el piso lleno de sangre y signos de violencia, para no tardar mucho en encontrarse como zombies hambrientos, aunque silenciosos, en el descansillo.

Nada excesivamente fuera de lo común en un principio, hasta que te das cuenta de que el asunto de que los zombies no hagan ruido es mas inquietante de lo que parece. No gruñen, no se lamentan lastimeramente, nada solo abren la boca y extienden las manos como zombies mudos. Lo cual también puede hacer de ellos excelentes psicólogos involuntarios.

Si bien la película quiere beber de Matheson con la referencia/reflexión del protagonista sobre como los zombies son lo normal y él es la anomalía, en realidad a mi me ha recordad mucho mas a una película de náufragos que a la novela de Matheson. Al fin y al cabo, “Soy Leyenda” te permitía una horas al día de salir de casa antes de que por la noche le vinieran los ex compañeros de curro a tocar los cojones al bueno de Robert Neville y obligarlo a sumirse en los vapores etílicos y los pensamientos siniestros. Aquí el mozo en cuestión no puede salir de casa en ningún momento, a los Zombies les da igual día que noche, sol o lluvia.

Por eso tenemos un naufrago en un edificio, buscando víveres por los pisos y manteniéndose ocupado como buenamente puede mientras va perdiendo la chaveta como cualquiera naufrago aislado. Incluso tiene sus propio “Wilson” encarnado por Denis Lavant en otro de sus papeles rarunos como zombie de ascensor. La película no tiene mas, simplemente los estragos del aislamiento en un París lleno de zombies silentes. Como en todo heredero de Romero, el subtexto está ahí para quien lo quiera.

One Reply to “La nuit a dévoré le monde”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: