La Deuda

La Deuda

La Deuda” es uno de los estrenos que mejores comentarios se esta llevando este mes y como tal, me estaba picando no verla. Todavía tengo pendientes los marcianos vaqueros y a Antonio banderas de cirujano tipo Rapture, pero es que últimamente las cosas monetarias están jodidas por decirlo suavemente y tengo que pensar muy mucho cuando ir al cine.

La película es un remake de una película israelí de 2007 y nos narra en 2 líneas temporales la historia de un trío de agentes del Mossad. Estos tipos esta muy considerados por una misión que llevaron a cabo en los años 60 en Berlín Oriental y que resultó en el asesinato de un antiguo criminal de guerra Nazi. Dicha operación no supone que tuviera ese desenlace, sino que el operativo estaba montado para que “El cirujano de Birkenau” fuera secuestrado y conducido a Israel para ser juzgado y ejecutado.

Las cosas se tuercen durante el secuestro y cuando este intenta huir, es disparado por Rachel (Jessica Chastain/Helen Mirren). Asi es como Rachel y sus 2 compañeros Stephan (Marton Csokas/Tom Wilkinson) y David (Sam Wothington/Ciarán Hinds) se convierten en heroes para Israel e inspiración para sus tropas. Tal es el caso que comenzamos la con la presentación por parte de la hija de Rachel y Stephan , de un libro en el que cuenta la historia de la misión de sus padres.

Esto lleva a una revisión de los hechos y a revivir aquella experiencia y de paso aquel triangulo amoroso en condiciones de presión como las vividas. Y nosotros con ellos viviremos aquel secuestro y los hechos que salen a la luz en el presente y saltaremos entre ambas líneas temporales desentrañando la historia. Historia que por otra parte se ve venir en parte desde el primer minuto, pero no es el objetivo de la película crear un misterio cuya resolución justifique la película, sino mas bien reflejar lo que es vivir con esos sucesos cargados en la conciencia.

La película tampoco es la repera en verso como uno lee por ahí estos días. Esta bien, es correcta, pero quizás un poco larga y se debate en mi caso, ante la antipatía por la doble moral judía y su vara de medir tan flexible para según qué y la parte mas interesante, al menos para mi, que es la parte de ver como se desarrolla ese triangulo amoroso en dichas condiciones. El nazi esta estupendamente interpretado por un inquietante Jesper Christensen, pero es que cuando suelta un speech sobre el porque merece morir el pueblo judío, solo hacen falta cambiar unas palabras para encajar perfectamente la política actual de Israel.

Por ese lado, diría que esta película entra dentro de esa línea de auto-progaganda que se dan muchas veces, y que no pueden evitar en una película en la que realmente no hay tanto que contar. Yo dentro del cine israelí me sigo quedando con lo que cuenta otra gente, mucho mas consciente del papel actual de Israel en el mundo de mierda en el que vivimos, por poner un ejemplo mas que ilustrativo del cine israelí del que hablo, recomiendo siempre “Vals con Bashir”. Película de la cual me acordé mucho también al ver “Incendies” y reconocer en ella cosas relatadas muy crudamente en “Vals con Bashir

En resumen, película para mi, normalita pero que se deja ver. Olvidable al de poco de salir del cine. Eso si, al contrario de lo que ocurre en “Como matar a tu jefe” aquí el hecho de tener 2 juegos de protagonistas esta mucho mejor casado y no desentonan tanto los jóvenes espías con respecto a los viejos. Yo que debo de ser raro, me quedo con la interpretación de la joven Rachel antes que con la de Helen Mirren a la que me habían puesto por las nubes, pero parece que no es el sentir general.

One Reply to “La Deuda”

Deja un comentario