Kill List

Kill List

Anoche tocó ver una película a la que hace tiempo que tenía ganas. Kill List se proyectó en el último Sitges y las opiniones sobre ella aunque algo desconcertantes la dejaban en buena posición. Y bueno ahora entiendo lo de desconcertantes porque la película me ha dejado con el culo torcido, como poco. Y eso que me ha gustado mucho, pero es que me ha llevado por donde ha querido sin saber ni por asomo a donde era.

La película empieza con un costumbrismo inglés más cercano a Ken Loach que a una peli de género. Jay (Neil Maskell) lleva sin trabajar 8 meses y hay tensión con su mujer Shel (MyAnna Buring). Jay se queja de dolor en la espalda, pero parece que es una cosa más psicológica que otra cosa. Las discusiones se suceden y el dinero se les esta acabando. Cuando viene a cenar Gal (Michael Smiley), el mejor amigo de Jay,  con su nueva novia, le recomienda hacer un nuevo trabajo juntos.

Lo que yo no sabia hasta ese momento es que el negocio de estos dos es el de ser hitmans y que algo fue mal en un trabajo en Kiev hace 8 meses, o lo suficientemente mal para dejar tocado a Jay. Ahora tienen un nuevo contrato para asesinar a 3 tipos, un cura, un pervertido y un rico. Hasta llegar a ese punto puede pasar tranquilamente mas de media hora de película para que vayamos simpatizando con los protagonistas.

No voy a contar nada mas, solo breve mención a la hiperviolencia muy al estilo de Drive. Hay poca, pero la que hay es absoluta y brutal. Especialmente con martillo. A partir de aquí la película deriva de formas extrañas y pasa entre géneros dejándote a cuadros y no me parece correcto contar nada de cómo, porque yo no sabía nada y mi cara de desconcierto debía de ser mayúscula, empezando por la reacción de los objetivos ante Jay y siguiendo por un final totalmente whathefuckesco.

Todavía estoy impactado por la película y por sus formas. Se pasea peligrosamente por la frontera entre la tomadura de pelo absurda y peli que te deja patidififuso pero satisfecho con tu desconcierto. Yo he disfrutado dejándome llevar de la mano, pero no tenia ni idea de donde iba, ni por asomo. Tiene tantas cosas extrañas y/o sin sentido que creo que sera difícil quedarse indiferente. Por poner un ejemplo, ya no solo el tema de “las gracias”, sino el tema de los regalitos del gato, la risa de la mujer, por no hablar de su pasado de voluntaria en Suecia y su comentario al respecto. Yo la recomiendo, pero no me hago responsable de las consecuencias.

5 Replies to “Kill List”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: