Ghost Rider: Reguero de Lágrimas

Ghost Rider: Reguero de Lágrimas

Estoy temático esta semana y ando leyendo cosillas del motorista fantasma, que es un personaje al que nunca le he hecho mucho caso y es algo a lo que quiero poner remedio porque toca temas que me suelen gustar bastante, como todas las bizarradas mitológicas cielo-infierno y por supuesto, violenta venganza.

Y si se usan las palabras, violento y bizarro, el nombre que sale casi de inmediato es el de Garth Ennis, y así es en efecto como tenemos esta historia donde Ennis está incluso mas comedido que de costumbre, o quizás mas enmascarado por el arte de Clayton Craig que es tan oscuro que no deja demasiado sitio para el rojo de la sangre, entre tanta alma negra.

Esta historia se aleja de los motoristas fantasmas que conocemos y es por el contrario un western sobrenatural. De nuevo tenemos a un montón de gente sin futuro claro tras verse en el bando perdedor de la guerra de secesión. Travis Parham no tiene tanta suerte y es herido en el campo de batalla cuando el ejercito yankee masacra a su división confederada, quedando tirado entre los cadáveres, con las tripas fuera y siendo abandonado a una larga muerte por su compañero que no tiene arrestos suficientes para dispararle y ahorrarle la agonía.

Pero por suerte para el, un negro llamado Caleb que compró su libertad hace años y que busca cosas de valor entre los muertos tras la batalla, le encuentra, le acoge en su casa, le cura y le da un hogar mientras dura una guerra de la que Travis no se siente parte. Alli Travis conoce la paz, conoce las ideas de Caleb y los viejos dioses que vinieron de África en los barcos esclavistas. Nos alejamos de angeles y demonios, de cielos e infiernos en términos judeocristianos. La venganza es más antigua que las religiones de los hombres.

Una vez acabada la guerra Travis se marcha a hacer fortuna al salvaje oeste, como tantos otros confederados arruinados y sin futuro y cuando vuelve años después descubre que a Caleb y a su familia, el destino les ha deparado un futuro mucho menos agradable. Así es como Travis comienza una labor de investigación y venganza sobre los perpetradores de las atrocidades contra la familia que le trató y cuidó como a uno de los suyos. Solo que pronto se da cuenta de que no es el único que esta tomando venganza contra los mismos tipos.

Un cómic que me ha gustado mucho en sus 6 números y que es mucho decir cuando a mi me cuesta dios y ayuda el genero western en cualquiera de sus vertientes. Pero Garth Ennis no es un cualquiera y el dibujo (y la composición de viñetas) es tan bueno, tan oscuro, tan negro y a veces tan similar al de Lee Bermejo, que es imposible no deleitarse pagina a pagina. Lo he disfrutado y ya tengo ganas de echar el guante a la otra colaboración entre ambos artistas sobre el motorista fantasma titulada “Autopista al Infierno”.

“Si la venganza es tan mala…

¿por qué es tan dulce pensar en ella?”

One Reply to “Ghost Rider: Reguero de Lágrimas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.