Frank Miller’s Holy Terror

Frank Miller’s Holy Terror

Dicen que a Frank Miller se le fue el pan el famoso 11 de septiembre de 2001. Aquel tipo que nos dio el “Born Again”, “Regreso del Señor de la Noche”, “Ronin” o “300”, ya no existe. Fue perdiéndose por una pendiente de pensamiento fascistoide y de darse así mismo la razón en todo y agravado con un caso claro de automasaje de huevos permanente. Con la misma vagancia y autocomplacencia que se ha tirado 10 años para hacer este bodrio, se permite llamar perroflautas y recomendar que se metan al ejército, a los indignados americanos. Bueno es cosa suya lo que piense y como lo diga, siempre que luego cumpla y haga un cómic como dios manda, por mucho que uno no comulgue con la ideología que desprenda. Pero no es el caso.

Tocado como quedó con el tema del terrorismo islámico, propuso a DC hacer un comic de Batman en el que este se enfrentara a Al-Qaeda y matara a Bin Laden. En DC le dieron la pastillita de las 3 y le dijeron que ni de blas, como es lógico. Asi que el amigo Miller se ha creado su propio Batman, al que llama “The Fixer”, pero que es Batman sin ninguna intencion de ocultarlo, con una Catwoman con otro nombre, un Gotham a la que llama Empire City e incluso una especie de comisario Gordon.

Pero no es comic de Batman camuflado, no. Es una puta mierda. Páginas y páginas sin nada mas que saltos por los tejados de el tal Fixer y la Gata… persiguiéndose hasta que se lo montan en un tejado siendo interrumpidos por una serie de explosiones que sacuden Empire City, a cargo de terroristas suicidas islámicos. 40 paginas iniciales que te duran un minuto escaso. Relleno y mas relleno de viñetas sin sentido, saltos y tontada… empezamos mal.

De ahí hasta completar las 122 páginas, vamos cuesta abajo y sin frenos. Cual Santiago Matamoros, The Fixer va matando sin control, torturando, justificando la tortura e incluso el golpe de estado. Todo ello con un dibujo ramplon y cansino en el que intercala viñetas de todos esos rojos que le son tan molestos, desde Obama, a Hillary, pasando por Michael Moore y todos ellos entremezclados con Gadafi, Bin-Laden, Ayatolás y terroristas y brocha gorda por el estilo, pagina tras pagina. Solo él, y sus compinches judíos que son tan duros que incluso los han expulsado del mossad, a pesar de llevar la estrella de David tatuada en la cara, tienen la formula para solucionar el problema, que por supuesto pasa por hacer estallar mezquitas en Empire City.

 

En resumen, una gran mierda de brocha tan gorda y tan absurda que no da ni risa, ni vergüenza ajena, ni nada. Solo te queda pena por ver en lo que se ha convertido este pobre hombre que una vez fue un grande. Siempre nos quedará releer Born Again cada cierto tiempo, pero lo que es Frank Miller… a este lo hemos perdido del todo. Que gran tertuliano esta dejando pasar Intereconomía.

3 Replies to “Frank Miller’s Holy Terror”

    1. Pues si, es que el tipo esta que se luce últimamente y para que te tenga que llamar la atención el propio Alan Moore que ya es la de dios de raro ese también, mal tienes que tener la pelota.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: