Four Lions

Four Lions

Me veo con la tarea de escribir sobre “Four Lions” y la verdad es que no tengo muy claro que decir. Voy a tener que empezar con lo básico, como que es una comedia británica de 2010 que se estrena esta semana, pues porque en fin, ya sabéis como andamos por aquí con esto de las decisiones. Lo mas sorprendente a priori, para mi es saber que su director Chris Morris, es el tremendo Jefazo y dueño de Reynholm Industries en IT Crowd. Sabiendo esto y que el tema sobre el que hace comedia es el terrorismo islamico, cualquier cosa se puede esperar.

Y yo no se lo que esperaba, pero me he encontrado algo totalmente atípico y que yo no me atrevería a llamar comedia así tan en términos absolutos porque en el fondo y final es bastante triste, dramática y descorazonadora al mismo tiempo que deja bien claro el mensaje de la absoluta imbecilidad suprema del fanatismo religioso. Es una comedia negra, eso si, pero que muestra un nivel de patetismo en sus protagonistas que dan mas pena que otra cosa. No es la rision descojonante que vende el cartel, porque el fondo tiene mas seriedad de la que la incapacidad de estos 4 leones muestra.

Y es que la premisa es extraña en comedia. 4 Británicos musulmanes (aunque no todos de origen árabe), liderados por Omar y hartos del trato global que se da de los musulmanes, deciden crear una célula terrorista, entrenarse en campos de Al-Qaeda en Pakistan e inmolarse en un atentado en Inglaterra. El problema es que son todos de lo malo, lo peor de su casa. Omar es el único un poco mas apañado, y aun así la lía parda en Pakistan cuando tiene la brillante idea de intentar derribar un dron espía americano con un misil.

El ser tan sumamente tontos y pateticos como para ser expulsados de los campos de entrenamiento de Pakistan, no hace que cejen en su empeño de elaborar y ejecutar un plan que culmine en una masacre y en ellos como Martires. Discuten sobre objetivos, que van desde explotar una mezquita para provocar un contraataque de sus hermanos musulmanes, hasta la decisión de inmolarse en una maratón. El problema es que cada uno es mas tonto y mas patán que el anterior y por muy encabezonados que estén y a pesar de ser profundamente imbéciles, saben darse cuenta de que lo que están haciendo es una suprema gilipollez. Lo cual como a buenos patanes no les va a frenar.

En fin, la película va desde lo mas absurdo como las escenas en Pakistan, a lo mas patético como el tema de los cuervos, o el affair de Faisal y la oveja. Momento muy WTF y que aunque lo ves venir causa un efecto muy similar al que consiguen los Coen en cierto momento de “Quemar Después de Leer”. Y es que aun siendo el absurdo y la exageración llevada al extremo del humor patético, el fondo es el que es y las cosas son como son. Y la verdad es que me he quedado con mal cuerpo al terminar la película y me parece que es ademas justa y exactamente lo que pretende Chris Morris.

Es una comedia negra, es hacer mofa con un tema que no tiene gracia, pero también es mas que claro el mensaje contundente, por no decir explosivo…. hay que ser muy imbécil para matar y morir por motivos religiosos y aunque pueda hacer gracia ver las contradicciones y los fanatismos absurdos de alguien, en el fondo es algo no solo profundamente estúpido, sino altamente peligroso.

Película recomendable, pero creo que hay que tener el día. Yo reír me he reído poco, porque tampoco creo que busque la risa fácil, pero las manos a la cabeza metafóricamente si que me he llevado unas cuantas veces. Es desde luego un estilo de humor que no es muy común y es de agradecer. Eso si, impensable que alguien haga algo parecido aquí con temas similares. Y no son solo los fanáticos religiosos los que quedan como el culo, la policia británica no es que quede precisamente bien, aunque el momento de los snipers debatiendo si le han pegado un tiro a un tipo disfrazado de oso a un disfrazado de chewbacca, tiene su gracia, es risa, pero con cadáver humeante…. que no es fácil.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.