EVA

EVA

¿Qué ves cuando cierras los ojos?

Mucho tiempo ha pasado desde que se empezó a saber algo de EVA y tras su presentación en Sitges 2011, ha legado por fin la hora de su estreno comercial y de que yo la vea. Tenía esperanza moderadas en ella. No quería tampoco saber más de la cuenta para que no me la estropearan en exceso. Tras verla, creo que esa moderación era más que necesaria porque la película se mueve en unos terrenos y con unas pretensiones en todos ellos en los que es fácil acabar decepcionando.

En un futuro moderadamente cercano, la robótica esta desarrollada hasta niveles en los que se ha convertido en parte de la vida ordinaria. No es que estemos rodeados de androides por todas partes, sino mas bien que se ven toda clase de robots “de servicio” ayudando en la vida cotidiana, aunque si que hay robots casi humanos en lo aparente, de líneas avanzadas e investigación. Como siempre que se anda creando inteligencia artificial, esta permanece sujeta a las leyes de la robótica, que sin ser nombradas como tal, están presentes y limitan legalmente la capacidad operativa de los robots.

En este futuro, se desarrolla la historia y el triangulo entre Alex (Daniel Brühl), Lana (Marta Etura) y David (Alberto Ammann), teniendo este triangulo amoroso el elemento distorsionador de Eva (Claudia Vega), hija de David y Lana y que tiene 10 años. Años que son los que han pasado desde que Alex, se marchara del pueblo nevado sin nombre donde los 3 vivían y donde realizaban un proyecto para la universidad. Alex, se marchó abandonando el proyecto, a Lana y a David que es su hermano. Tras esos 10 años Alex vuelve para hacerse cargo de un proyecto de dicha universidad de robótica y que tiene como fin la creación de un robot humanoide libre.

La película se mueve en 2 campos, por un lado el de la ciencia ficción y por otro el de las relaciones personales, el reencontrarse con el pasado y que si Gardel cantaba que 20 años no es nada, 10 menos aun. El futuro, cercano y la robótica son el contexto en el que los viejos problemas se repiten, es igual que sean en un futuro utópico, que en el la Roma del siglo I. Aun así, y corriendo el riesgo de no apuntalar ninguno de los dos pilares sobre los que se edifica toda la película, Kike Maillo consigue una opera prima por encima de la media y que da un paso en direcciones muy prometedoras.

Por momentos y mas que pensar en las evidentes referencias o en los traspiés con ciertos personajes, en si la trama es mas o menos previsible y en si realmente importa, lo que me recordaba era a Duncan Jones, por el estilo sobrio, serio y valiente con el abordar una película en un contexto de ciencia ficción futurista, pero que trata sobre problemas tan viejos como la moralidad humana  (o sus niveles de ausencia). La diferencia es que a Maillo le queda una película un poco fría, y un poco distante y es casi un pecado mortal cuando tratamos temas como el que trata donde se ponen sobre la mesa temas de altura que están ahí desde la propia Blade Runner.

Por lo demás, muy buena película, muy valiente, con detalles que me gustan mucho como los niveles “emo” ajustables que son un espejo del nuestro propio nivel de necesidad emocional. Me ha gustado que no se tutele, ni se alecciones y que cada cual saque sus propias conclusiones y delimite sus propias barreras morales y las sujete a sus necesidades emcionales. Me ha encantado que en el año 2041 podamos conducir un Volvo o un Saab de los 80, por muy modernizado que sea sus sistema de propulsión y navegación. Es un detalle que me ha encantado. Y el entorno, sin nombre, sin país, sin referencias actuales, solo un entorno nevado, un pueblo académico y un instituto de robótica que trabaja con la mente abierta, dentro de lo que cabe.

En cuanto a las interpretaciones, una muy notable Claudia Vega como Eva, aunque en la primera aparición no me convence, pero que enseguida consigue que se pierda esa sensación. El resto del reparto bien, sobrio y correcto, con la excepción del personaje que mas me choca a mi que es el de Lluis Homar como el androide Max, que a mi me sobraría si no fuera por el detalle, yo creo que muy importante, de apuntalar el tema de los niveles emocionales y su reflejo en nuestro propio nivel de necesidad emotiva. En mi opinión, una buena película, un salto cualitativo en cuanto al cine nacional, pero algo fría. Aun así, merece la pena, tiene detalles tanto de historia como de ambientación que me han parecido brillantes y bien merece la pena verse en pantalla grande.

4 Replies to “EVA”

  1. Gran Gran película. Llena de sensibilidad, emoción, buena factura, riqueza y e legancia.
    Me encantó. Mi pareja y yo volveremos esta semana a verla.
    Felicidades al director y todo su equipo por el excelente trabajo.

  2. Sorprende desde el primer minuto, y le molará tanto a los fans de la ciencia ficción como a los que no lo son. Claudia Vega está genial!

  3. Me ha encantado!
    Es diferente a lo que se hace normalmente.
    Sorprende por el tratamiento que hace del genero.
    Gran peli, felicidades!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: