En Rojo y Negro

En Rojo y Negro

EN ROJO Y NEGRO

-¿Cuál es tu color favorito?
-Tengo dos,ya lo sabes
-Bueno cariño, pues ¿cuáles son tus colores favoritos?
-El rojo y el negro mamá, ya te lo he dicho mil veces.

…y siempre así, desde niño, siempre así, desde que tengo consciencia del mundo, desde que puedo articular sonidos conexos, desde que puedo diferenciar colores, siempre he tenido claro que el rojo y el negro marcarían mi vida… siempre así.

Recuerdo cuando mi abuela me hacía la estúpida pregunta que suelen hacer todas las abuelas: “¿a quién quires más ,a mamá o a papá?; pues clarísimamente quería más a mi madre, pero nunca lo decía, “a los dos igual abuela”… pero cuando me preguntaban por los colores que me gustaban, la respuesta era alta y clara “rojo y negro, rojo y negro, rojo y negro, rojo y negro”. Los dos colores simpre estaban juntos en mi mente, era incapaz de disociarlos, todo giraba alrededor de estas tonalidadades; el negro era malo y atrayente, el rojo bueno y bello. ROJO Y NEGRO

Mamá era guapa, era como una muñeca siempre a punto de romperse, siempre arreglada y maquillada, olía tan bien… tenía el pelo tan largo y tan negro… había pensado mil veces en arrancarle un buen mechón y metérselo en la boca cuando se la pintaba con carmín rojo… ROJOY NEGRO

Hasta los 17 años (mi edad actual), fui un chico normal, tenía amigos y últimamante no me faltaban chicas con las que follar, pero desde luego me faltaba algo en mi vida. El rojo estaba dejando paso al negro clarísimamente, ¡vaya mierda!. NEGRO Y NEGRO

La primerta vez que probé el rojo me sorprendió bastante, sentí algo que hasta entonces no había sentido jamás (el rojo era diferente a lo que había pensado hasta entonces,era incluso mejor). El rojo era caliente.
Mamá acababa de llegar de la compra,entró en la cocina y le arreé un martillazo en la cabeza semiescondido en el quicio de la puerta. Se quedó aturdida.
-¿qui..qui..quién es…?
-Pues la jodida Alicia al otro lado del espejo, ¿quién voya a ser mamá? ¡Soy yo!
y otro martillazo… éste último debió romperle el cráneo porque se oyó un sonido seco y comenzó a caer sangre por su cara, por su pecho, por lo brazos, por el pelo… ¡Oh..era tan hermoso!, ese pelo negro con el que tantas veces había fantaseado cubierto de rojo…

La di un beso en la frente, la quería agradecer ese momento de belleza incomparable, mamá siempre me daba lo que yo quería, admito que siempre fui un niño consentido y malcriado. Cuando la besé, probé el rojo, como dije, el rojo era caliente, algo viscoso y tenía un cierto sabor amaderado con el paso de los segundos. Me metí un poco de su pelo mojado en sangre en la boca, quería probar el rojo y el negro juntos, pero me dió un poco de asco tragármelo (eso era porque aquello no debía ser negro originalmente…seguro que mamá se teñía).

Mamá convulsionaba en mis brazos, realmente yo no quería hacerla daño, solo pretendía hacer tangible algo tan intangible como los colores,quería tocar, saborear, oler y sentir el rojo y el negro.
Mamá aguantó tiempo pataleando y luego dejó de moverse. No sé si estaba muerta o no, sólo sé que se quedó quieta. ROJO Y NEGRO

Llevábamos una media hora en el suelo de la cocina, la tenía en mis brazos y admiraba la profunda belleza del rojo fundido con el negro. LLegó mi padre y tras el shock inicial de encontranos a los dos en el suelo, buscó con la mirada de perro sabueso algo que le devolviera a la realidad y lo encontró en el martillo que tenía a mi lado, fue entonces cuando me dio un puñetazo que me rompió la nariz salvajemente, supongo que siempre creyó que algo así terminaría ocurriendo…NEGRO Y NEGRO
Mi sangre era roja y me caía a borbotones por la boca y la barbilla, el dolor era insufrible, pero disfruté tragándome tanta cantidad de rojo como pude, rojo por dentro, rojo por fuera… ROJO YROJO

En mi extasis se me pasó por la cabeza probar a quemar la carne hasta que se quedara negra, podía quemar a mi padre, o al vecino, o al primero que me cruzara por la calle, así se vería el negro claramente y si escarbaba un poco con la uña en la carne quemada saldría el rojo inmaculado ¡sublime!. Pero no fue posible, mi padre me sacó a rastras de la casa, casi me mata por el portal… la rabia de sus ojos era asombrosa, insoportable. Gritaba y me preguntaba sin parar preguntas que yo no entendía, yo no oía nada, estaba aturdido, los colores me cegaban, sus sabores me envenenaban, su tacto me escocía, sus olores me mareaban, pero ya eran parte de mi. ROJO YNEGRO

En la calle, mi padre seguía dándome puñetazos, en ese momento me di cuenta de que cuando no tienes miedo al dolor, los demás no tienen miedo a hacerte daño.
Un hombre nos separó, enseguida vino la policía, me subieron otra vez arriba, me volvieron a bajar, no dije ni una palabra, me llevaron al calabozo, y de ahí no salí más.

No se portan mal, me dejan papel y pinturas, las rojas y las negras están ya gastadas (ojalá papá me trajera más), las demás las tengo apartadas, escondidas debajo del catre.
No me importa estar aquí, a veces cuando como, me clavo el tenedor hasta que el rojo vuelve a salir. Mi celda es bastante oscura y de noche es negra, pero a veces me pongo bastante triste y decepcionado con la vida, yo solo quiero tener dos colores en mi vida, disfrutar de ellos, a mamá siempre la quise mucho, pero ella mejor que nadie sabía que ella era rojo y yo negro, en realidad estar los dos jusntos era lo que más amaba en este mundo. ROJO Y NEGRO

Mañana me voy a mi nueva habitación, los señores que me visitan a menudo me han dicho que es muy bonita (como si yo fuera retrasado…), pero los otros chicos de aquí me han dicho la verdad, es una puta habitación blanca, con un pijama blanco y unos calcetines blancos. El blanco es como volverse loco y yo no estoy loco. En esa habitación se que moriré, mientras tanto, voy a por el tenedor que he cogido del comedor, a ver si esta vez llego al pulmón, me han dicho que si fumas lo suficiente se pone negro y yo aquí estoy fumando más que nunca. ROJO Y NEGRO.

Por Alicia Domínguez/Missterror

Segundo relato que os traigo de Missterror (El primero es “El amor duele”), publicado como el anterior en almasoscuras. A mi me encantan estos bocados breves de sorpresa que no se donde me van a llevar. Es entrar en una casa ajena y no saber que va a haber detrás de la tercera puerta de la izquierda. Me gusta que me sorprendan asi. Es refrescante y violento.

3 Replies to “En Rojo y Negro”

  1. Gracias Sospe,me ha encantado el simil de la tercera puerta a la izquierda.Una puerta,por cierto,en la que te puedes encontrar de todo…

    saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: