El Castor (The Beaver)

El Castor (The Beaver)

Con esta película se ha dado un caso de esos extraños. Me han vendido una película en el trailer, y yo quería haber ido a verla en su dia, pero sin grandes esperanzas, solo porque me atrae el concepto y bueno tenia ganas de congraciarme con Mel Gibson. El caso es que no estuvo mucho en cartelera y por esto y aquello no ha coincidido que verla hasta ahora. Y el caso es que me han vendido una pelicula y me han dado otra diferente, lo cual no es extraño, pero si que lo es que el resultado me haya gustado mucho mas que lo que se presuponía que era la película originariamente. Vendían comedia y ofrecen drama o un “como la vida misma” o directamente un “shit happens”.

El asunto es que Walter Black (Mel Gibson), como bien nos cuenta la voz en off (seré un simple, pero me gustan las voces en off introduciendo una película), es un hombre en un profunda depresión. Es padre de 2 hijos, marido de Meredith (Jodie Foster) y CEO de una compañía de juguetes y su depresion afecta a todas las areas de su vida. La empresa sobrevive a duras penas, su mujer se refugia en el trabajo y le evita. Porter (Anton Yelchin), su hijo mayor, no puede soportarle e intenta por todos los medios no parecerse en nada a su padre, y su hijo pequeño Henry (Riley Thomas Stewart) siente tanto la falta de atención de su padre que se ha vuelto un niño solitario y alejado del resto que solo quiere desaparecer.

La situación es tan insostenible y deteriora tanto la vida de los Black, que Meredith decide que es hora de separarse y echa de casa a Walter, pues ocupa la mayor parte del tiempo en dormir y no parece posible ayudarle de ninguna manera y mas teniendo en cuenta que Walter abandonó la terapia hace ya un año. Walter, de camino al hotel donde pasara su primera noche fuera de casa, al estilo de “Leaving Las Vegas”, para en una licorería, compra una caja de alcoholes varios y tira casi todas las pertenencia que se había llevado de casa a un contenedor… pero de ese contenedor recupera un peluche de un castor y se lo lleva.

Borracho, deprimido, solo y asqueado de todo, Walter intenta ahorcarse con la corbata en la barra de la ducha, con la consecuencia evidente de un soberano ostión. Decide por ello un método mucho mas efectivo, saltar por el balcón de un décimo piso y cuando esta ya dejándose caer para acabar con todo, el castor que lleva enfundado en su mano izquierda sin apenas darse cuenta, le habla. Del susto se cae hacia atrás en vez de hacia fuera del balcón y con la mala suerte de acabar con la televisión caída encima suyo e inconsciente hasta la mañana siguiente.

Y en esa mañana es cuando conocemos realmente al castor, y como lo usa Walter para intentar tomar control sobre su vida. El cambio en Walter es asombroso, pero siempre usa al castor para todo, desde relacionarse de nuevo con su hijo pequeño, a tomar el control de la empresa e incluso reconquistar a su mujer. El problema es que convence a todo el mundo de que es una terapia el psiquiatra y que todo el mundo debe de dirigirse al castor como si fuera el mismo Walter y la gente le sigue la corriente y como dice en algún momento la película, lo extraño se hace cotidiano. Es imposible no recordar en ese punto a “Lars y una chica de verdad”y claro seguir la corriente a alguien que estas perdiendo el juicio y el contacto con la realidad tiene sus riesgos.

Como subtrama tenemos la del hijo mayor, Porter (Yelchin) quien tiene un pequeño negocio en el instituto muy al estilo del de Mike Ross en “Suits” y es que Porter vende sus servicios a la hora de escribir trabajos para sus compañeros. Pero todo cambia cuando una de las chicas mas atractivas del instituto le pide que le escriba su discurso de graduación. Dicha chica es Norah (Jennifer Lawerence) y a pesar de lo rápido que la juzga Porter, es mucho mas que una rubia animadora sin mas y tiene dobleces suficientes como para resultar tremendamente atractiva para el.

De las tramas no voy a contar mas, porque al igual que yo no esperaba, al empezar a ver la película, los derroteros dramáticos que toma, no en vano la venden casi como una comedia, creo que merece la pena ser descubierta y digerida paso a paso y sin conocer mas de los argumentos. Por un lado Jennifer Lawrence tengo que decir que me encanta. Ya es su tercera película para mi, tras “Winter’s Bone” y “X-Men Firts Class” y creo que lo borda siempre que sale en pantalla y esta vez tampoco es una excepción y parece que volvera a comerse la pantalla en la adaptacion de “Los Juegos del Hambre”. Anton Yelchin tampoco parece un chaval al que haya que perder de vista. Jodie Foster esta mas discreta en su papel de esposa y de paso directora de la película. Pero sin duda esta película es la que necesitaba Mel Gibson para que nos reencontráramos con él y le perdonáramos cualquier deuda, al menos en el ámbito cinematográfico. Esta inmenso, por precisamente hacer creíble el estar todo lo contrario. Se le ve perdedor, viejo, hecho un desastre mental, se le ve y se le cree y vamos con el en caída libre sin casi darnos cuenta de que la película se nos esta agazapando para golpearnos como solo pueden hacer las buenas películas que lo pretenden. Mención especial a la voz que pone cuando habla a través del castor, con el acento mucho mas desatado de lo normal en el y con una timbre de voz y gravedad, sencillamente perfectos. Hablo siempre de la película en Versión Original.

Y si, la película consigue que eches la lagrima y es casi una lagrima de liberación porque uno no se da cuenta de la tensión que va guardando durante el metraje y es que no es una película que trate un tema cómodo, al fin y al cabo es una película no sobre un tipo gracioso con un peluche, no. Es una película sobre la depresión y como podemos dejarnos caer por ella y anestesiar todo lo que no sea ese dolor sordo y que puede convertirse en todo lo que uno tiene y en todo en lo que uno puede confiar una vez que pasas demasiado tiempo tras ese telón que distorsiona la realidad, o una vez que levantas el telon y ves la realidad tal cual es, nunca se esta seguro de quien esta mas cuerdo.

A pesar de tratar el tema que trata, no lo hace desde un punto de vista que conlleve una moraleja. No hay un mensaje claro y sencillo que quieran transmitir envuelto en buenrollismo y pétalos de rosa, y seguramente la gente que vive la vida como si fuera la sección de cartas de la cosmopolitan y para quienes la depresión es que no se parezca a sección de cartas de la penthouse, no entraran en la película y les parezca lejana o ajena. Mejor para ellos.

Yo creo que es un peliculón muy por encima de lo esperado, con grandes actuaciones y con un guion que se te va poniendo detrás y que te va haciendo presa para en el momento adecuado crujirte, después de previamente haberte dejado con la cara a cuadros con los derroteros que toma el asunto. No es a pesar de ello y del tema que trata, una película triste o deprimente, pero lo que si que es, es una gran película y una gran pareja Jodie Foster como directora y Mel Gibson como protagonista. Para mi es la mejor película de Jodie Foster como directora sin duda, y puede que la recuperación de un gran Mel Gibson. La recomiendo sin duda, merece la pena verse.

Today I’m here to warn you that you are being lied to.

Our parents, our teachers, our doctors have lied to us.

And it’s the exact same lie. The same six words: «Everything is going to be okay.» 

But what if it isn’t?

What if some of human experience is just something you inherit,

like curly hair or blue eyes? 

What if pain is just in your DNA

and tragedy is your birthright? 

Or what if…

Or what if sometimes… 

…right out of the blue,

when you least expect it, shit just happens? 

«Shit just happens

4 Replies to “El Castor (The Beaver)”

  1. Nosotras la vimos en el cine en su día y si, es totalmente cierto que el trailer la vende como algo que no es… pero me parece un retrato muy fiel de la depresión! A mí me gustó y comparto tus impresiones sobre Jennifer Lawrence, que no es solo guapa, sino buena actriz!

  2. Hola cariño, pues si, a mi me ha encantado, y pues tampoco me esperaba que me sacara todos esos sentimientos. Y vaya que como ya te dije, a mi ese Mel no me simpatiza. En fin, buen película, buena reseña como siempre.

    Te quiero, besos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: