El Árbol de la Vida

El Árbol de la Vida

Agarrémonos que vienen curvas, avisados estáis que se me puede ir la olla tanto en el post como se me fue viendo la película, que luego no quiero lloros. Para empezar me vas a permitir repartir a las preclaras mentes de la distribución, a los gerentes de los cines o a quien sea el responsable de que una vez mas, no se pueda ver en una sola sala de toda Bizkaia esta película. No es la primera vez ya este año que ocurre, que películas de primera fila se quedan sin exhibir en Bizkaia, y vaya que para ser el centro del universo, cada día damos mas pena en cuanto a lo como cuidamos la afición cinéfila. Cada día siento más envidia ,y más en días como estos festivaleros, de lo mucho que cuidan el cine en Donosti, por no ir más lejos, con cines en la ciudad, dos festivales punteros tanto en cine mas en general como de terror, y de cómo apañan la ciudad y se involucra entera para cada evento cultural que tienen.

Mención aparte ya lugares como Barcelona donde las opciones cinéfilas son amplias, desde el terror y sus asociaciones con proyecciones gratuitas, en centros municipales y trayendo a los directores de las películas, como hacen los de “El Buque Maldito”, o los “Los Klowns Asesinos”, pasando por los festivales de cortos o maratones de cine que se montan, y acabando por las sesiones de Phenomena Experiencie con esa sesión doble de este mes de “La Espía que me Amó” y “Superman” con metraje extra y con la presencia de Pierre Spengel, productor de Superman. Por no mencionar los ciclos que se cascan los cines Verdi, pero eso ya lo dejo mas aparte. Pero somos tan guays y tan gafapastas en Bilbao que estas cosas como que son de frikis y no «molan» para ir de moderno. Lo que es inaudito es que ni la ganadora en Cannes se pueda ver en toda Bizkaia, inaudito.

Y tras quedarme un poco mas a gusto iba a repartir a los que dicen que la película en cuestión que trato hoy es una puta mierda, pero lo voy a dejar, porque es una opinión entendible. A mi no me lo parece, pero prefiero que los que tienen opiniones absolutas sobre Malick y se regodean en el extremo contra la película se retraten a si mismos y den sus opiniones. Al fin y al cabo no me encuentro en posición tras verla de dar un veredicto claro sobre ella, solo decir que tengo al misma sensación, pero incluso mejor, que tuve al salir de ver “Valhalla Rising”, Diferente, pero parecido en cuanto a la experiencia de ver una película totalmente fuera de lo ordinario a la hora de contar historias.

Dice la gente que no se puede usar para justificar la película eso de “ya sabíamos como es Malick”, bien pues lo voy a decir… ya sabemos como es Malick y en mi caso para mal, porque yo lo siento, pero nunca he podido con “La Delgada Línea Roja”… tiene un índice de sopor muy serio el tipo en cuestión y supongo que hay que tener el día, el humor, por no decir el año y que la casa de Orión entre en la cuarta luna de virgo… es muy posible… pero mira tu por donde todo ese cúmulo de circunstancias se han dado para que vea “El Árbol de la Vida” y haya sintonizado conmigo y la haya disfrutado como un niño que descubre algo nuevo, brillante y ruidoso.

El argumento, más que argumento lo llamaría justificación para esta película, es retratar la vida de dos generaciones de una familia y su evolución a través de la vida y el dolor causado por la perdida de uno de los hijos. Los O’brien (Brad Pitt y Jessica Chastain) son un matrimonio de los años 50 con 3 hijos, resultando la tragedia de la muerte de uno de ellos, y siendo este hecho el que marque, junto a la severidad de su padre, el futuro de uno de esos hijos que acabara convertido en Sean Penn, que tendrá que encontrar su camino, en su propia crisis personal derivada de su existencia y de los eventos que le han llevado a ser quien es.

Pero seria un error pensar en el argumento expuesto como en el de cualquier otra película. Aquí lo de lo que se trata es de una premisa para que Malick cree en el sentido mas estricto de la palabra. En un momento dado y tras un breve  presentación de los personajes, y de la tragedia, nos lleva a una etapa de la película casi documental en la que nos muestra la historia de esta familia y la de todos y cada uno de nosotros desde el momento de la misma creación del universo hasta la muerte de un individuo como el hijo de los O’brien. Para ello usa unas imágenes tremendamente bellas sin más intervención que la visual aparte de alguna frase suelta en la que vemos crearse el universo, la tierra, los mares, la vida, la evolución de las especies, dinosaurios, vida, muerte, todo como elementos de un mismo evento que llevan al hoy, al nacimiento y a nuestra propia muerte.

Toda esta ida de olla existencialista puede tomarse como vacía y pretenciosa, sin duda. Pero también puede tomarse junto al propio titulo de la película, como una representación, no tutelada, sino mas bien libre para tomarla o dejarla, de la insignificancia de la vida como concepto individual en contraste con la absoluta excepcionalidad del mismo hecho de la existencia y con la belleza implícita en la propia aleatoriedad que resulta en nuestra existencia y nuestros agónicos problemas a nivel personal, pero insignificantes a nivel general, tal y como es insignificante nuestra propia vida.

Haciendo el paralelismo con el lado friki de las cosas, me recordaba segun la veía y pensaba en esto y aquello, a lo que dice el Dr.Manhattan en “Watchmen” cuando esta en Marte y le pregunta su mujer si acaso no le importa que la humanidad se destruya o no, y el responde que vivos o muertos son conceptos vacíos y sin importancia real en el conjunto de la existencia del propio universo. Lo mismo da, ya que seriamos solo polvo en un eco de la existencia global, sin mayor importancia y creo que teniendo en cuenta nuestra propia insignificancia, es cuando podemos empezar a dar la importancia a las cosas que realmente la tienen dentro de este sinsentido existencial.

Habría que deconstruir como personas a nivel de saber que no somos nada, para poder llegar a puntos mas importante como los que al final se sugieren en la película.  Por encima de todo el caos de preguntas que nos atormentan y que están formuladas por el sermón del cura, por encima de todo ello hay cosas que importan mas, como el amor. Se tenga una visión material, natural o espiritual de la vida, lo atolladeros y las agonías son las mismas para todos y tal y como sugiere (o mas bien dice directamente) por encima de ellos si que hay pequeñas cosas absolutas como el amor. Amor como concepto absoluto, no estamos hablando de una vertiente romántica del asunto. Pues puedo estar de acuerdo con esa lectura. No somos nada, no importamos nada, hoy estamos y mañana no, y a nadie ni a nada le va a importar que mañana una supernova estalle y el sistema solar desaparezca. De acuerdo, una vez reconciliados con esa verdad absoluta, podremos fijarnos en lo que dentro de nuestra existencia nos llena y darle la importancia que tiene, que es dentro de la vacuidad del todo, la extrema importancia para nosotros del aquí y el ahora y de que puede no haber un mañana.

En mi opinión esta posible lectura de la película (que es la mía, simplemente eso) se desarrolla a través del conocimiento del sufrimiento y del largo proceso de digestión que en la mayoría de los casos puede llevar toda la vida o nunca resolverse, pero que aquí creo que el personaje de Sean Penn, consigue gracias a la introspección de su infancia, la relación con un padre incapaz de conectar con su hijos y a través de la propia aceptación del dolor de la perdida como parte de lo que lleva a apreciar lo que se tiene. Es mas el hecho de la relación con su padre (Brad Pitt) esta también fuera de la vara de medir y juzgar. Al fin y al cabo Brad Pitt solo representa a un hombre de su tiempo. Un padre de los años 50, severo, duro, pero ni mucho menos malo o cruel. Probablemente su padre fuera mucho peor antes que el, y así sucesivamente, simplemente cada uno vive en el momento en el que le toca vivir, y la infancia severa y recta a la que Brad Pitt somete a sus hijos no esta mostrada como justificación o para ser juzgada, sino como elemento de comprensión de una situación no excepcional.

Claro que todo esto es una opinión, y puede que tengan razón quienes dicen que la película no tiene ningún argumento y que es existencialismo barato y artificio y el resultado es una puta mierda. Pues oye, puede ser, yo ni quito ni pongo. A mi me ha gustado, a mi me ha salido de las narices darle la lectura que me ha parecido, pero cada cual se las componga como quiera. Eso si, no estoy de acuerdo con las criticas que la tachan de soporífera. Yo la he visto con sueño y básicamente para quedarme frito y me he encontrado tragando 2 horas y 20 minutos sin pestañear. 140 minutos de espectáculo visual hasta el punto de que puedo decir que es una de las películas más bonitas que he visto en mi vida. Me hubiera gustado disfrutar de ese deleite de imágenes en el cine, pero no es posible en Bizkaia, aun así, al estar ya disponible en HD a 720p por Internet, no me quejo y la he disfrutado con una calidad propia de documental dela BBC HD.

Entiendo también el enfado de Sean Penn cargado contra Malick y su manipulación del guión, y es que el pobre Sean Penn tiene un papel mínimo, que estoy seguro de que es muy diferente a como estaba orientado en el guión original. Si es que yo diría que salen más los dinosaurios que él. Me parece una película preciosa, tanto en las imágenes de la fase documental, como en la manera de rodar la fase familiar y la forma de cortar la cabeza a los padres cuando vemos el mundo desde la altura y perspectiva de un niño y que es una buena manera de reflejar como estamos siempre limitados a nuestro punto de vista tanto físico como metafórico y como ello nos impide tener una consciencia real de la importancia de las cosas dentro de un contexto mas global y que esta misma imposibilidad se da en todas las etapas de la vida, cambiando nuestra perspectiva pero difícilmente extrapolándonos en un todo. Pero ya digo que puede ser que me hubiera sentado mal la cena simplemente y nada signifique nada… ni en la vida, ni en la película.

Para mi es justa merecedora de ganar en Cannes. Me parece un soberana película como no se hacen, y estoy de acuerdo en que hay que tener el día y que esta muy lejos de ser para todos los públicos, pero tampoco creo que sea “arte y ensayo” hecho solo para que los modernos y los gafapastas se las den de cinéfilos. Creo que es disfrutable tanto si le sacas lecturas en forma de tus propias paranoias, como si crees que es un ejercicio visual vacío… es disfrutable y merecía la pena poder ser vista en cine, cosa que a los vizcaínos se nos ha negado. Nada mas… solo que ahora me ha picado echarle una revisión a “La Delgada Línea Roja” a ver si soy capaz de verla, que la tengo original en mi piso en alguna caja esperando a que me traslade de una santa vez. Nada más.

16 Replies to “El Árbol de la Vida”

  1. Bahh, según leo mis propias tonterías mas me parece todo el post una gilipollez.
    Lo resumiré en pocas palabras… me ha gustado la película, punto.

  2. Uys, pues vaya responsabilidad ahora :p Te advierto que por lo que leo aparte de Ganar la palma de oro en Cannes, por aqui (donde sea que la den) la gente se anda saliendo del cine y algún cine de Madrid esta permitiendo a la gente que se sale ir a ver otra película gratis.
    No te digo mas…

    Pero bueno lo mismo pasaba con «Valhalla Rising», o con «El Americano» y a mi son peliculas que si que me gustaron… mas «El Americano» que «Valhalla Rising», pero son otros ejemplo de peliculas apedreadas, me parece que por el gusto y las ganas de linchamiento.

    Eso y que que Sean Penn diga hoy mismo que no entiende la película, no ayuda mucho, pero vamos que después de verla y presuponer el recorte que de lo inicialmente previsto, al metraje final que realmente tiene, tampoco es es de extrañar que se haya cabreado.

  3. Muy interesante crítica que me ha llevado a escribir por primera vez en este blog, aunque te llevo siguiendo tiempo.

    Respeto que haya gente a la que no le guste, pero lo de no entenderla… eso no tiene perdón. Porque la película no va de entender, sino sobre sentir, empatizar. No responde a nada -salvo con el amor- y pregunta constantemente. A mí, personalmente, me sobraron algo los últimos minutos, pero el cambio de escala del acontecimiento personal al cósmico me parece de una libertad, ambción y belleza acojonante.

    Y respecto a la parte central, la infancia… pocas veces he sentido mediante unos juegos de cámara, unas miradas, la música, miedos y diversiones un acercamiento más individual y -paradójicamente- universal a ese caos de heridas y risas que es la infancia y sus eternas cicatrices en cada uno.

    1. Pues gracias por comentar, Carlos.

      Ayer mismo comentaba lo mismo que me dices sobre no entenderla. Es que si algo tiene de bueno la película es que no tiene una lectura tutelada o una moraleja con la que irnos a casa y olvidar la película a los 5 minutos. Cada uno puede ver y encontrar en al película cosas diferentes porque como bien dices, es una película sobre sentir y en todo caso entendernos nosotros según como nos llega la película.

      A mi también me ha gustado mucho como esta enfocado (nunca mejor dicho) el punto de vista infantil de las cosas, desde el hecho de que las cabezas de los padres estén fuera de plano porque vemos las cosa a la altura a la que la ven los niños hasta toda la forma de rodar en general.

  4. Por primera vez en años, me he quedado medio sopa en el cine…. lo siento, debo ser una estúpida de remate, pero esto lo firma un Antonio en vez de un Malick, y no se la traga ni el tato. Y no es que no se entienda, es que es intragable….
    Solo es mi opinión y la de los seis que estaban en el cine con nosotras…

  5. A pesar de todo me ha gustado.
    A pesar de las tertulianas de mi izquierda, de los bostezos del de detrás, de las cabezadas del de mi derecha, del movil del de dos filas más atrás que hasta respondió!!! De las idas al baño de alguno que otro, de los abandonos de la sala antes de tiempo, de las críticas que ha recibido, etc.
    A pesar de todo me gusto.

    Es Poesía. Poesía visual si queremos. Tal vez es que, no estamos acostumbrados a este tipo de ejercicio.

    1. La gente es cada día mas maleducada. Y ya no solo la pareja imbécil de detrás en «Extraterrestre», es que anoche mismo viendo «La cara oculta» teníamos detrás a 2 mujeres maduras que no pararon de comentar la película entera de principio a fin, en cuchicheos mayormente, pero que cuando el volumen de la película subía, ellas subían la voz sin recatarse lo mas mínimo.

      Sobre la película, pues puedo entender que la gente se aburra, no entre, se la traiga floja y se eche un sueñecito, pero no admito la exaltación de la ignorancia del «no entiendo nada».. pues chico si no entiendes el final aunque sea que es lo mas mascadito, haztelo mirar.
      A mi según pasan los días, me parece mejor película y deja un poso interesante y quizás sea porque esta totalmente en sintonia con mi manera de ver al vida (al menos teórica).
      En fin… que me sigue pareciendo cada día que pasa una soberana experiencia cinematográfica y tiene de Kubrick lo que yo de Michael Jordan.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: