El amor duele

El amor duele

Suelo visitar casi diariamente en blog de Almas oscuras, porque es una fuente de inspiración a la hora de encontrar y estar al tanto de películas de genero, que de otra manera me pasarían inadvertidas. El autor del blog postea aparte de reseñas de cine, relatos que van con el tema general, y me parece una idea estupenda. Y por ello y tras haber leído un relato de hoy, que me ha llamado la atencion especialmente, y habiendo pedido permiso a su autora (Missterror), paso a postearos.

chica_corazonNadie se ha parado a pensar detenidamente en el significado real de las palabras, ¿nadie ha ido más allá al pronunciar ciertas sílabas juntas?, ¿por qué la gente no tiene ni idea de lo importante que es juntar las sílabas correctamente ? Amor, alegría, dolor, vacío…no hay que tomárselo a la ligera.

Sólo tuve que recordar el pensar en el Amor y todo estuvo claro,¡qué necia fui!. Los latigazos del interior de mi cabeza eran un claro síntoma, aquello debía ser amor verdadero, o a lo mejor algo más profundo aún, aquello debía ser vacío, ¡joder! no lo tenía claro…

Comencé arrodillada, estaba completamente tranquila, necesitaba saber cual era la sensación más poderosa, saber qué se adueñaba de mí cuando pronunciaba una palabra.
El cuchillo (que afilé con esmero hacía media hora) se deslizó sin problemas desde el dorso de la mano hasta el hombro. Al principio no profundicé, pero luego me gustó la sensación de la carne blanda rendida ante mí y apreté bien profundo, era curioso ver la cantidad de grasa que hay en un brazo, parecía un cerdo… admito que lo hice por simple curiosidad.
Arrodillada no llegaba bien al estómago, así que me incorporé y rebané la grasa del michelín de la barriga de un solo tajo (¡pues sí que había afilado bien el cuchillo!) y no ví nada, sólo una masa sanguinolenta y viscosa, ¡no era eso lo que buscaba!, yo quería ver su interior (¡creía que le quería tanto!).

Preferí usar las manos desnudas para desgarrar el músculo, estaba duro, pero apretando hacia los lados lo suficiente, todo en aquella cavidad terminó por romperse. Así fue como llegué a los intestinos. Comencé a sacarlos y me parecía mentira cuantos metros de tripa nos caben dentro, era como tener una bufanda caliente e interminable entre mis manos, daban ganas de echársela al cuello y salir arropada con ella en un día de nieve a comprar el pan.
Cuando le vacié por completo, miré dentro del agujero detenidamente, él estaba en la cama tan quieto, tan blanco, tan bello, tan muerto, tan vacío…tan vacío como lo había estado cuando cenábamos, cuando paseábamos, cuando me hacía el amor lentamente y lentamente me miraba con ojos de cansancio.

Allí estaba él, en la cama, y en el suelo todo su amor, todas sus tripas. Yo sólo quería comprobar que, como él decía, el amor era algo visceral, que no era cuestión del corazón, así que yo tengo sus tripas y él tiene su jodido corazón pudriéndose dentro de su cuerpo muerto. Yo tengo sus tripas, aquello que le hacía tan desdichado…¡ya no las tienes amor mio! ¡Ya no te preocupes por tus “viscerales impulsos”! Ya no los tienes, ya eres libre.

¡Dios santo, le quiero tanto… que creo que voy a volverme loca!

Con el brazo abierto en dos y completamente eviscerado (esta palabra la aprendí leyendo recetas de cocina de pescados) no estaba tan atractivo como de costumbre, pero no me importaba.
Cojo el cuchillo de nuevo, por algún motivo lo limpio cuidadosamente en la cocina, lo voy a utilizar conmigo y no quiero coger ninguna infección. Intento realizar el primer tajo a la altura del esternón, pero me tiemblan demasiado las manos. Respiro profundamente y empiezo a cortar a la altura del ombligo, pero duele mucho, bueno, más que doler escuece, aprieto los labios y sigo cortando, pero cuando la sangre comienza a caerme en la ingle, lo dejo, no voy a ser capaz, me odio a mí misma durante un segundo, pero realmente yo no tengo que demostrar nada, ¡yo sí se que le quiero con todo mi alma, era él quien me decía que no podía controlar sus sentimientos, que sus sentimientos eran viscerales y que algún día lo comprobaría! ¡pues lo acabo de comprobar! y en sus tripas no hay más que mierda, asi que por extensión, sus sentimientos no eran más que mierda.

YO sé que el amor es vacío y así quedará él, aunque también sé que el amor es ciego, así que me tumbo a su lado y comienzo a masajearme los ojos…

Por Alicia Domínguez/Missterror

Link a post original

4 Replies to “El amor duele”

  1. The heart of your writing whilst sounding agreeable

    at first, did not really sit well with me personally after some time.
    Somewhere throughout the sentences you managed to make me a believer but
    just for a short

    while. I however have got a problem with your leaps in assumptions
    and

    one might do nicely to fill in those breaks. If you actually can accomplish that,
    I will surely be fascinated.

  2. An impressive share, I just given this onto a colleague
    who was doing a little bit evaluation on this.
    And he in actual fact purchased me breakfast because I

    found it for him.. smile. So let me reword that:
    Thnx for the deal with! But yeah Thnkx for

    spending the time to debate this, I really feel strongly about it and love reading more on this topic.

    If attainable, as you develop into experience, would you mind
    updating your blog with extra

    particulars? It is extremely useful for me. Huge thumb
    up for this

    weblog publish!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: