Death Wish

Death Wish

Vamos a ver si me animo a volver a comentar alguna que otra película de vez en cuando. Aunque lo que me pide el cuerpo es ir a lo destroy con la ultima puta mierda aclamada por la critica que he visto, voy a empezar por algo mas ligero y degustable a la par que agridulce. Vamos a por este remake de Death Wish que me ha dado mas de lo que esperaba y aun así, también me ha producido la misma sensación de falsedad que me preocupaba encontrar.

Uno pinta canas, de hecho en la barba lo difícil es encontrar ya algo que no sean canas y como niño de los 70 uno recuerda haber crecido con la sensación (no tiene porque ser verdadera) transmitida por el cine y la televisión, de que Nueva York durante los 70-80 era probablemente el lugar mas peligroso del sistema solar. Una ciudad sucia, fea y violenta donde se podia perder la vida en cualquier momento por cualquier cosa. En la tele y el cine, veíamos desde pandilleros asesinos hasta policías de las peores calañas. Furilo y sus hombres se jugaban la vida con el donut aun sin digerir en las calles mientras Serpico se las veía con las ganas homicidas de sus compañeros de comisaria por aceptar sobres al mas puro estilo PP. Charles Bronson era la verdadera justicia y el metro de Nueva York, el túnel del terror.

Pues bien, esa imagen probablemente distorsionada por la infancia, es la que hace que en este remake me falle gravemente el contexto. Se nos intenta muy fuertemente vender la moto de que en Chicago hay una grave crisis de asesinatos y esto y lo otro. En dicha oleada de inseguridad propia de un anuncio de Securitas Direct, es donde la familia del buen doctor Kersey es asaltada provocando la ira de un hombre tranquilo.

El resultado es mejor de lo que esperaba visto que la han puesto a parir. Falla en la sordidez y en el contexto, falla en que el cine de ahora es menos libre que el de los 70 a la hora de desnudar las miserias, la violencia y también los cuerpos. En definitiva, lo que falla es que sea un remake. Por lo demás, yo he pasado un buen rato viéndola y me ha dado mas de lo que esperaba de ella. Tiene explosiones de sabor marca Eli Roth, crispaciones de nervios literales, un ritmo aceptable y muy poca credibilidad, lo cual está bien asumiendo que es de un tipo normal que se lía a tiros y no muere el primer día. No es memorable, pero tampoco es que las originales fueran la quintaesencia del cine precisamente, eran lo que era y punto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.