Crazy, Stupid, Love

Crazy, Stupid, Love

Llevaba tiempo queriendo ver esta película y no acaban de cuadrarse las cosas para poder hacerlo hasta ahora. Me gusta mucho Steve Carell, sobretodo cuando se sobrepone a Michael Scott y muestra que ese personaje es solo una parte de su fondo de armario, y no un todo del que exprimir sucedaneos, y mas notable me parece esta diferencia cuando a priori pudiera parecer que su Michel Scott y su Cal Weaver no están tan alejados el uno del otro, al menos sobre el papel.

Para contrarestar tenemos a una Julianne Moore a la que no puedo ni ver, pero como el reparto acaba siendo mas amplio y de agrado para mi, pues puedo pasar por alto a la odiable Moore. A ello ayudan un Ryan Gosling al que miro de una forma muy diferente desde “Drive” y una Emma Stone que tiene unos ojos hacen que me cueste creer que sea una mujer real.

El matrimonio de Cal y Emily Weaver (Steve Carell y Julianne Moore) se rompe a pedazos. Ella quiere el divorcio porque esta en una crisis de los 40 terrible en la que se ha acostado con un compañero de trabajo (Kevin Bacon). Cal se lo toma mal, muy mal pero no quiere saber nada del tema y simplemente coge sus cosas y se marcha de casa, dejando a los 2 hijos menores de ambos con su madre.

Dando pena en un bar Cal, conoce a Jacob (Gosling), un ligon con un éxito tremendo en su propósito, que se apiada de el y le tutela para que Cal encuentre su hombria perdida a base de buena ropa, cambio de look, confianza en si mismo y unas lecciones de ligoteo que bien podrian rivalizar con las de Barney Stinson. A partir de aquí todo se lia y complica en situaciones que involucran a matrimonios, hijos, niñera, profesora de hijos, ligon de bar, hijas, hijos, amantes, maridos, etc…

Todo ello para dar como resultado casi 2 horas de película que he disfrutado mucho. No nos vamos a engañar, es una comedia dramática romántica, que se salta las definiciones y se mueve en un termino medio entre los dos primeros para resultar una película romántica, de corte tirando a clásico, moral, con buen fondo, malicia la justa y puede que aleccionadora a la par que ingenua y que peca de almagemelismo.

Aun asi, aun con el toque ingenuo, de amor verdadero, de almas gemelas y de amor para siempre, de superar las adversidades, de el que la sigue la consigue y de todas esas patrañas, aun sabiendo que estas viendo una moto que no compras, aun con todo ello, se disfruta. Yo al menos la he disfrutado y la recomiendo. Puede que todo sean patrañas y que las cosas nunca salgan bien en la vida real… pero bueno, también disfruto viendo a Godzilla destruir Tokio y también se que no es mas que una patraña irreal… y la analogía entre Godzilla y el amor, me parece suficientemente valida. Y para cerrar diré que Steve Carell es un dios, y estoy harto de que se le ningunee en los emmys.

2 Replies to “Crazy, Stupid, Love”

  1. Me causó mucha risa tu analogía con Godzilla, pero vaya, que la vida real tmb tiene sus «monstruos» aunque no en esas proporciones. Yo la vi ya hace tiempo y definitivamente la recomiendo, me ha quedado, después de verla, como un sentimiento extraño, y creo que eso es lo que busco al final de cuentas, en un drama, o en las películas en general… (amo a Steve tmb :p)

    Y, si, te mando un beso a ti.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: