Confessions (告白, Kokuhaku)

Confessions (告白, Kokuhaku)

Al hablar sobre “Confessions” hay que empezar diciendo que fue el año pasado la película elegida por Japón para competir en la carrera al oscar a la mejor película extranjera en este 2011. No consiguió entrar entre las nominadas finalmente por la academia norteamericana, lo cual me parece un poco injusto, pero es que cuando Japón va a por el Oscar, va con todo, como ya os comenté en su día con la increíblemente cojonuda “Departures”. En este caso nos vamos a un cine mas extremo que en “Departures” pero también muy original, no en cuanto al genero de las venganzas, pero si en cuanto a la forma de contarlas y al montaje de la película.

El problema a la hora de hablar de “Confessions” es qué el que decir y el qué callar. Yo voy a decantarme por contar lo mismo que cuenta una de las protagonistas en la apertura de la película y dejarlo ahí. Todo lo demás no es que sean spoilers, es que es hace de menos a la experiencia completa de esta película, así que lo dejare tal y como lo hace la profesora Moriguchi (Takako Matsu) en la primera media hora de película y que sirve de presentación de la historia.

Durante esa primera media hora vemos como la profesora Moriguchi da su última clase en el colegio. Es su último día porque ha sufrido el drama de la muerte de su pequeña hija quien ha aparecido ahogada en la piscina. La clase de chicos de 13 años es tan ostiable y enviable a una isla como las de Battle Royale. Una clase de niñatos japoneses que no hacen ningún caso a su profesora y que se portan como imbéciles mientras la profesora va soltando su speech de despedida.

Al menos hasta el momento en que les dice que sabe que la muerte de su hija no ha sido un accidente. Que ha sido asesinada, que sabe por quien y que los 2 asesinos de su hija se sientan en ese momento en esa clase. Una vez obtenida la atención de los chavales, les comunica que como la ley del menor ampara a esos 2 asesinos por ser menores de 14 años y por tanto saldrán indemnes del asesinato de su hija, ella se ha visto en la necesidad de impartir su propia justicia en forma de venganza. Y dicha venganza se puso en marcha a la vez que comenzaba la clase por lo tanto una vez que lo comunica, ya no hay marcha atrás y por la naturaleza de la venganza quedan expuestos los 2 alumnos que mataron a su hija y que se denominan en ese momento inicial como A y B.

Y hasta aquí es donde me parece prudente hablar del argumento… ese es el planteamiento y a partir de ahí deberéis descubrir vosotros el resto. Y se descubre en forma de los 4 puntos de vista de los acontecimientos por parte de los 4 protagonistas de esta historia, que son los ya comentados, mas una chica que también tiene su parte en el porque unas cosas llevaron a las otras. Y todo ello montado de una manera efectiva, pero que a mi se me ha hecho un poco cuesta arriba en alguna ocasión y uno de los personajes en concreto, a mi se me ha atragantado mortalmente.

Dicho lo cual es una muy buena película. Con un ritmo a veces quizás algo mas pausado de lo que estamos acostumbrados y que puede ser quizás la única pega para una parte del publico (en la que me incluyo). Pero es una película que va desarrollándose de una manera que merece la pena ser descubierta y la venganza no es tan “simple” como lo que se describe al principio por parte de Moriguchi, sino que ese speech inicial es mas bien un dejar caer la primera ficha de un laberinto edificado con piezas de domino desde la fría venganza de una madre cuya hija ha sido asesinada.. y aun asi, ni siquiera os estoy mostrando realmente el fin de la película…

Y es que además es una película con moraleja para el que la quiera coger. Podemos quedarnos con la película de venganzas y contravenganzas. Podemos quedarnos con el punto de vista del genero y alabar el montaje, la fotografía y la perfecta utilización de música, piano y cámaras, que es todo ello suficientemente meritorio como para haber optado seriamente al oscar. Pero también podemos quedarnos con la lectura que subyace a todo el argumento. La dura critica a el porque de esta generación de niños subnormales que se comportan como auténticos déspotas, que no hacen caso a nadie y que desobedecen de una manera en clase, que a nosotros en nuestras épocas (toma ahí.. dándomelas de abuelo cebolleta) nos hubiera supuesta unos golpes con la regla de madera en las manos, de esos que se te quitan las ganas de ir de evidente.

No es un problema exclusivo de Japón y lo vemos todos los días con nuestros ni-nis, kies, chonis, jonans y en general mucha de la fauna actual de los colegios entre 12 y 18 años. Evidentemente no todo el mundo es así y no todo deriva en psicópatas… pero es desde el extremo es desde donde esta película apunta y señala directamente a la falta de atención o al desentendimiento de los padres como causa de las taras psicológicas de algunos de los chavales menos preparados para afrontar esa falta de las figuras paterna y materna que nosotros si tuvimos.  Yo ni quito ni pongo y si nos ponemos a hablar quizás me sorprenda siendo bastante mas conservador y clásico en el tema de lo que es aceptado hoy en día y quizás por ello tampoco he tenido nunca hijos aunque tenga una edad que podría considerarse como que se me esta “pasando el arroz” y es que para que los críen las abuelas en el mejor de los casos y extraños en el común, y para que cuando yo les vea les consienta y se me caiga la baba viendo como son unos monstruitos que merecen la ejecución inminente, pues como que no me llama.

Pero bueno que también es cosa mía que quiero quedarme con ese mensaje de la película, que a mi me parece mas que evidente y mas aun con la frase que cierra la película y que deja bien a las claras las ultimas intenciones de Moriguchi que es madre de una niña asesinada, pero también profesora y la venganza tiene mas fines aparte de los obvios. Una excelente película, con sus lecturas y sus dobleces mas allá del cine de genero y muy disfrutable y paladeable en forma y fondo. Planos exquisitos, música con piano y con Radiohead que ayudan a crear una atmosfera casi lisérgica en ocasiones y una comunión entere película y espectador extraña y atractiva, aunque en mi opinión a veces pierde un poco esa conexión, al menos conmigo, por lo poco que soporto a uno de los personajes.

14 Replies to “Confessions (告白, Kokuhaku)”

  1. La verdad que el argumento parece muy interesante, pero las películas niponas tienen un no sé qué en su realización que no termina de engancharme; tal vez sea por su ritmo, quién sabe.

    Aún así, me has conseguido despertar la curiosidad…

    1. Si el tema del ritmo es a veces difícil, sobretodo si necesitan 4 horas para contar algo. Al menos esta vez esta pro debajo de las 2 horas, porque alargarlo hubiera sido un error fatal creo yo.

  2. A mí me parece un peliculón como la copa de un pino.Ni siquiera aprecié esos momentos pausados que tú comentas por que estaba fascinada por el tono, el ritmo y la historia de la peli…. aunque yo también me quedé con la misma moraleja que tú sobre la juventud. La primera media hora, desde luego, es brillante 😉

  3. A mí me pareció un peazo de película, me encantó y me sorprendió. El ritmo y la forma en que está hecha la película también me gustaron. Y las interpretaciones… incluso la volvería a ver y todo, no te digo más.

  4. Yo es que a estas alturas del año y hasta que coja las vacaciones ando tan zombie que el ritmo y yo tenemos serios problemas.. me cuesta ver una peli sin dormirme y leer un libro parece tarea casi imposible hasta septiembre.

    1. Bueno… cada uno en su genero… que en un momento dado un tokio gore police y similares tambien caen bien.. :p aunque cada vez me cansan mas o tengo menos paciencia y tiempo para ellas.

  5. Ayer vi la película. La verdad que me encantó. Que el ritmo sea lento es muy necesario para comprender la historia, la música sensacional y os efectos también. Mucha cámara lenta pero eso la hace especial, y por supuesto el mensaje y las actuaciones me atraparon.

  6. Hoy por fin vi esta película que enganchada me tenía hace varios meses. A mí me gusto mucho, la película como producto es bastante buena, llegando a emocionarme con solo ver la fotografía y montaje que se le ha dado; pero esto solo es poco comparado a las actuaciones, la trama y todo el resto de componentes que forman parte de esta. Por ratos, es cierto pudo parecer un poco lenta, pero creo le sirvió al caso, ahora afortunadamente no le mandaron más de dos horas que ya allí sí creo no llegaba. Como tú mencionaste en tu crítica, yo también me quedé con ese mensaje de la película, y añadir que los treinta primeros minutos son brillantes.

    Llegué además a hastiarme también de uno de los personajes, pero, eso no le quita nada de mérito. Comparando con una amiga con quien veía la película, una parte del discurso de Shiya me hizo recordar mucho a Light o Kira, personaje del anime Death Note. Cosas mías seguro.

  7. acabo de verla, y me ha encantado pero no como otras 😉
    las pelis japonesas tienen algo mm no se como explicarlo, pero son muy especiales, salen de lo común y eso me gusta, no son como las gringas que todo es bastante corriete y blahblahblah, una lastima que no estuviera nominada para los oscar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: