Colombiana

Colombiana

Esta semana tenemos el estreno de “Colombiana” y viene con esa etiqueta siempre sospechosa que reza “de los productores de….” en este caso de “Venganza” (Taken) que fue un éxito del boca a boca en Europa y fue por ello que llegó a estrenarse en los USA. Bien si ya es sospechoso el tener que vender algo con lo de “de los productores de…..” lo acaban de arreglar con el subtitulo de “La venganza es bella”. Entre lo anterior y que esté Luc Besson por el medio con su manía de estirar formulas hasta la nausea y con el director de “Trasnsporter 3” (Olivier Megaton) a sus ordenes, ya nos podemos temer lo peor.

Y efectivamente nos lo encontramos en forma de repetir formula de venganzas, pero sin absolutamente nada de lo que hizo que “Venganza” fuera un peliculón. Alli no esperábamos nada y la sordidez y brutalidad de lo que encontrábamos, junto a siempre magnifico Liam Neeson, te dejaba clavado al asiento. Aquí la intención solamente es vender una peli y meterte en el cine a toda costa, con el mínimo esfuerzo y coste y haciendo que los actores repitan incluso papeles, en lo que hace que parezca que el trabajo de casting haya sido un gasto a recortar y sin ningún cuidado por el resultado.

Jordi Mollà repite papel de chungo colombiano tipo “Bad Boys 2”, Lennie James repite el papel de “Jericó” de permanente ulcera, Michael Vartan repite el papel de nefasto en elegir novias de “Alias”. Por otro lado tenemos a Cliff Curtis como el tio de la asesina y que da igual que sea Neozelandés para colarlo como Colombiano y a Zoe Saldana que es la que tiene que cargar el peso de la película.

Película en la que interpreta a Cataleya, la hija de la mano derecha de un capo Colombiano que ordena la ejecución de toda su familia. Marco (Jordi Mollá) es el jefe de seguridad del capo y el encargado de supervisar la operación, pero en un error de juicio sin justificar deja viva a Cataleya con sus apenas 10 años (creo yo) y esta le clava un cuchillo, le promete venganza y escapa de allí como si fuera el nuevo James Bond en la primera película.

Como la chiquilla escapa con documentación importante, la entrega en la embajada americana siguiendo las instrucciones de su padre antes de morir, y con ello consigue viajar a estados unidos, donde huye otra vez de toda custodia para ir a Chicago a vivir con su tío Emilio (Cliff Curtis). Sin despeinarse le comunica a su tío que va a dedicarse al oficio de ser una asesina y su tio la ayuda a serlo convirtiendose por el camino en la Zoe Saldana que conocemos con la cara de estreñida y de no haber comida nunca un buen plato de alubias. Suena muy absurdo todo y metido con calzador del tipo “es mi guion y me lo follo como quiero” y en efecto así es.

Tiene tal cantidad de absurdeces y trampas argumentales y de guion que parece una película del mismísimo Shyamalan, incluso peor, porque donde el director hindú consigue crear indignación, Luc Besson consigue que te rías de lo absurdo, cutre y chabacano de lo que estas viendo. No voy a contar mas de la película porque es tan previsible como puede parecer y va de tópico en tópico sin molestarse en crear algo minimamente original. Es mas no se molestan ni en hacer una cuantas muertes dignas de recordar. Solo voy a salvar 2 y son idénticas, cambiando solo los tiburones por los perros, todo lo demás es olvidable.

Os lo voy a poner clarito y sin posibilidad de error, es una puta mierda, mala, cutre y que eleva a “Salt” a la categoría de obra maestra. No merece la pena ni media entrada de cine, si acaso vista a media tarde en la tele en mitad de la siesta. Y que se estrene la misma semana que un peliculón de la talla y calibre de “Los Amos de Brooklyn” que ha tardado tantísimo tiempo en ser estrenada aquí, no tiene nombre. Es un insulto que ver ambas películas cueste el mismo dinero. Ya me estáis yendo a ver “Los Amos de Brooklyn” pero sin perder un segundo y haceros un favor y pasad de este bodrio de “Colombiana“.

One Reply to “Colombiana”

Deja un comentario