Captive State (Nación cautiva)

Captive State (Nación cautiva)

Título original: Captive State
Dirección: Rupert Wyatt
País: USA
Año de producción: 2019
Géneros: Invasión alienígena

A veces que nos cuenten historias es mas necesario que de costumbre. Que saquemos de ellas lo que consideremos oportuno ya es nuestro trabajo. Y digo esto porque veo criticas atroces hacia esta película. Y me parece bien, cada cual es libre de indignarse con lo que quiera y si uno esperaba encontrar una película a lo Will Smith pegando puñetazos a invasores alienígenas, pues evidentemente se le va a caer el alma a los pies (aunque algo hay). Tampoco es que nos pongamos conceptuales 100% y no se vea un alienígena, no es el caso, se ven, se sienten, se les escucha, se les teme y se les obedece.

Nos encontramos que nos han invadido unos marcianos a lo V, pero sin tonterías. Mas bien, no hemos podido defender el planeta y nos han invadido por fuerza abrumadora. No quieren exterminarnos, ni pijadas maquiavélicas… quieren robarnos hasta la pasta de dientes. Esquilmar el planeta y dejarlo como poco mas que una roca inerte en el espacio. Esta raza de emprendedores galácticos, conocida como «Los Legisladores», han conseguido el colaboración de las ratas políticas mas miserables de planeta, a cambio de la promesa de llevárselos con ellos cuando el planeta sea un vertedero.

Ahora bien, la película de lo que va es de una célula de resistencia en Chicago, 10 años después de la invasión, tratando de encender una llama que sirva para prender una guerra. Un policía (John Goodman) y un chaval al que tiene como de confidente obligatorio, navegan por una complicada relación para acabar con esta célula terrorista. En el mix metemos un enigmático personaje encarnado por Vera Farmiga y ya tenéis todo lo que necesitáis saber, que son los primeros 5 minutos de película. Es una película de ritmo medio, sin grandes escenas de acción y en la que los alienígenas los podemos cambiar por Nazis en Francía, por Americanos en Iraq, por Israel en Gaza o por el símil que mas os apetezca.

En la ciencia ficción somos nosotros los responsables del subtexto, la película es la cerilla, nosotros el bidón de gasolina. Quien espere una americanada de tiros, se va a ir defraudado. A pesar de que es una americanada no todo lo indie que simula ser, estando como está la productora de Spielberg por medio. Quien espere equidistancia, tampoco la va a encontrar, el mensaje es el que es y la trama en la que se envuelve para dicho mensaje está suficientemente bien hilada a pesar de lo trillado, como para resultar en un viaje agradable y dejar, a quien no esperara otras cosas, mas a gusto que un arbusto. El cast es variopinto y aunque tenga pilares gigantescos en los que apoyarse, son los desconocidos los que llevan al función en un símil final de la propia película. Desconocidos relativos, porque a mi me ha hecho ilusión reencontrar al cura inglés de la serie de El Exorcista, tan pasado de vueltas como siempre, hostiando a un legislador. Para mi es un visionado agradable, entretenido y disfrutable. No entiendo el ensañamiento.

2 Replies to “Captive State (Nación cautiva)”

  1. Una crítica a mi parecer muy acertada. Coincido en la buena manufactura de la película que con cuatro cosas ya te ha montado una historia distópica sin caer en excesos y blockbusteradas varias.

    Me gusta mucho lo bien que resiste la historia hasta el final prácticamente, donde se resuelven los hilos de una forma eficaz y solvente casi en los últimos cinco minutos cerrando el guión magistralmente

    El detalle del cuadro de Caballo de Troya en la pared y la conjura intergeneracional me parecen de los detalles que harán que me acuerde de esta película con el tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: