Border

Border

Título original: Gräns
Dirección: Ali Abbasi
País: Suecia
Año de producción: 2018
Géneros: Fantástico/turbio

Al señor Lindqvist le voy a poner la etiqueta de escritor turbio y como tal cuando no lea sus novelas, al menos me voy a lanzar a las adaptaciones no americanas de las mismas. «Déjame entrar» era por encima de una historia de vampiros, una historia turbia de cojones y en esta otra adaptación no se queda atrás ni medio milímetro. A mi me habían vendido que esto era una fabulesca historia de amor tocando temas como la integración social y familiar y esto y aquello. Menuda vendida de moto al que esperara encontrar tan solo eso.

Y como me alegro de haber encontrado infinitamente mas que una fabula moderna. Hubiera estado bien igualmente, pero cuando uno tiene una mente turbia y enferma a la hora de contar historias, ha de asumirlo, abrazarlo y lanzarse en pelotas cuesta abajo por las pendientes mas resbaladizas del bizarrismo. No quiero contar prácticamente nada, tan solo la premisa inicial, pero de donde empieza, hasta donde llega hay toda una espiral de descontrol de lo mas insana y disfrutable.

Efectivamente Tina trabaja en la aduana de un ferry sueco y aparte de unas particularidades físicas que achaca a una malformación cromosómica, tiene un sentido del olfato que le permite percibir las emociones de los demás. Trabajando en la aduana, ya sabe a distancia quien se esta trayendo contrabando de alcohol o de lo que sea, con un ratio de acierto del 100%. Al menos hasta que aparece por la aduana un tipo raro que se parece en rasgos a Tina y con el que no funciona adecuadamente su sentido del olfato.

Hasta aquí todo bien. Te imaginas que van a marear la perdiz con que son los protagonistas en realidad y esto y lo otro, unas carreritas en pelotas por el bosque y ya. Pues nada de eso, es como si la historia o el director, asumiera tus suposiciones y disfrutara tirándolas a la basura. Todo es raro, turbio y extraño. Y cuando digo todo, es todo, desde el sexo, los géneros, la forma de vivir de Tina y con quien, la relación con la naturaleza o con la familia. Y eso es la parte normal. A la hora de película ya sabes que pasa identitariamente, y desde ahí entonces ya la turbieza se desparrama a temas flipantes mezclando mitos con lo mas bajo de la condición humana, lo absoluto mas bajo imaginable. Pufff, vaya percal de película y vaya mezcla. Olvídate de lo que te hayan vendido, porque aquí hay tomate para dar y tomar, que todo el rato te pilla por sorpresa y que no ves venir ni por asomo. Encantado me he quedado, asqueado y perturbado, pero encantado a la vez. No se definirlo mejor.

2 Replies to “Border”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: