Bellflower

Bellflower

Anoche tocó una de esas experiencias que te dejan para todos los lados y sin saber muy bien si has visto una puta mierda o si te ha encantado. Me recordaba por momento a lo que sentía el año pasado viendo “Rubber” y creo que puede llegar el momento en que algo sea una puta mierda, pero la disfrutes. Pero bueno, tampoco creo que sea el caso… puede ser varias cosas esta “Bellflower”, pero tampoco es una puta mierda.

Tiene la carta blanca de que como ha costado 17.000$ tampoco puedes exigirle grandes cosas, pero esa misma carta blanca de “soy mas Indie que donde los hacen«, tiene el doble filo de que al menos tienes que apuntalar un poco la historia, y no solo las formas “instagrameras” para no tener la sensación de que se esta atragantando la película por larga.

El director y protagonista, Evan Glodell, nos presenta una historia que no tengo yo nada claro cual es su encaje en un festival de cine fantástico, pero si aceptamos barco como animal acuático, entonces hay que decir que tiene mas cabida que la de Zhang Yimou versionando a los Coen del año pasado. Se vende como una historia de amor pre apocalíptica… bueno, eso es poniéndole muchas ganas. Dejémoslo en historia de amor, amistad y paranoias.

El caso es que Aiden y Woodrow son dos cahavales que viven en California sin mas oficio ni beneficio que el de proponerse se los mas duros (o los mas molones) del lugar en caso de que el mundo se fuera a mamar. Para ello se proponen construir un lanzallamas y tunear un coche a lo Mad Max. Esta es la excusa argumental.

Lo que en realidad tenemos es una historia de amor entre Woodrow y Milly. Este par se conoce en un bar, en una competición de comer grillos y comienzan una relación con sus altos y sus muy bajos. A su vez Aiden tontea con Courtney, una de las amigas de Milly y es el que no ceja en su empeño de fabricar el lanzallamas y hacer un coche molón que escupa fuego.

Y poco más que contar realmente. Todo lo que vemos es la evolución de la relación entre Woodrow, Milly, Aideen y Courtney, pero centrados en el personaje de Woodrow y como se le va la olla con sus propias inseguridades, las que le crean los demás, su perdida de norte y la influencia que Aiden ejerce en su vida a pesar de que en principio le conocemos como un colgao tirando a capullo.

Película extraña, barata, con cámaras y filtros a los instagram, y tilshitfs ocasiones, manchas, desenfoques, colores amarillos y demás parafernalia, pero que a pesar de ello, no deja de estar mal del todo, aunque a mi me interesen mas los personajes que los estilos. Se me hizo algo larga, pero no me desagradó. Es raruna, pero me entró moderadamente bien. Vamos ni si, ni no, sino todo lo contrario… mejor la veis y juzgáis no fiándoos mucho de mi.

2 Replies to “Bellflower”

  1. Lo único que puedo decir de esa película es que me tocó.. Que creo que era lo que quería dejar a uno helado y descorazonado. La película más antiromántica que he visto :p

    Pero bueno, se disfrutó de igual manera.. Besos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: