Balada triste de trompeta

Balada triste de trompeta

Dicho sea de paso, que al salir de ver la película, me dieron un golpe con el coche y lo tengo aún en el taller y vete a saber hasta cuando. Téngase en cuenta en caso de la opinión que vierta sobre “Balada triste de trompeta” pueda parecer diferente a las habituales. Pero es que tenia una curiosidad interesante por la película, tanta como para ir un día entresemana solo después de currar a sesión de las 6 de la tarde y habiendo dormido la noche anterior apenas 3 horas y media.

Y tenia curiosidad porque las criticas son feroces, aunque alguna cosa buena había oído y vaya que me daba rabia no ir a ver algo con lo que pudiera despacharme a gusto en un momento dado. Y bueno.. Pues no ha sido lo que esperaba. La verdad es que no me ha disgustado en exceso. Vaya que ni me ha gustado, ni me ha disgustado sino todo lo contrario.

Veamos si me explico. Es una señora película en lo visual, en lo brutal, en lo atrevida, en los conceptos, en la forma de rodar, en cuanto a autorreferente, irreverente y personal… peeeero tiene fallos importantes, tan importantes como que la historia flaquea en puntos clave y que no parece que hubiera sido tan difícil hacer algo más redondo. Hay ciertos cambios en los personajes, ciertos giros de guión que no es que me chirríen, es que no me gustan un pelo y la verdad es que desmerecen un conjunto que podría haber sido potentísimo.

Empieza genial, con un Santiago Segura y un Fernando Guillen Cuervo en el Madrid de 1937, que parece mentira que estén tan soberbios, rematados por un Sancho Gracia a Caballo que son de quitarse el sombrero seguido por escenas de acción y masacre a machetazos y tiros que te ponen en un punto muy alto, que te lo mantienen con los fusilamientos y la crudeza de la situación, pero que se desinfla a medida que la película va tomando forma. Y no se desinfla por pasar la acción a los 70, se desinfla para mi en el momento en el que se le va la olla al personaje de Javier y escapa del hospital. A partir de ahí, osea media película la cosa va flojeando, con puntos interesantes como la cacería con Franco o el petardazo a Carrero Blanco y cosas absurdas como el final.

Y el argumento? Pues dentro de una comedia negra negrísima y dramática como ella sola, conocemos a Javier durante la guerra civil como el niño sin infancia, hijo de un payaso que es reclutado por el bando republicano en plena actuación y cuyas consecuencias marcarán para siempre la personalidad de Javier. Con su padre preso, siendo uno de los esclavos usados por el régimen para construir el valle de los caídos, Javier va creciendo hasta llegar a los primeros 70, y su ingreso en un circo como payaso triste a las órdenes de un déspota y violento payaso tonto llamado Sergio. A partir de aquí triangulo amoroso con la novia de Sergio, la acrobata de las telas, Natalia. Espiral de negrura, violencia y locura hasta el fin.

Tiene muchas virtudes la película, muchos momentos memorables, infinitos detalles para ver y repasar. Referencias mil, momentos históricos, histéricos e histriónicos. Una negrura y dramatismo que yo agradezco mucho. Si hay humor que sea brutal y violento y no las 4 chorradas de costumbre. Me parece una pequeña joyita por muchas razones, pero con graves fallos en lo que debiera de ser lo más importante, que es la historia central. No creo que sean totalmente justas las críticas a la película y aunque no sea una película al uso, modos y maneras habituales, me parece muy recomendable, y me da la sensación de que la veré más veces.

9 Replies to “Balada triste de trompeta”

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo. Ojala el director se hubiese tomado un ratito más para darle un par de vueltas al guión. Probablemente hubiese eliminado secuencias que no aportan nada y se hubiese dado cuenta de que sus personajes no tienen personalidad.

    Personalmente, me ha pasado con otras de Alex de la Iglesia: premisa fantástica, impacto visual, historia que promete… para un mediometraje. Al final estás deseando que acabe de una vez, que se caigan de la cruz, que lo maten o que lo estrellen, pero que se termine…

    ¡Un abrazo y feliz año!

    1. Ey.. bienvenida Estefanía.. feliz año.

      Pues si que es una pena que el final sea tan….. no se ni como definirlo, estrambotico, bizarro, sin sentido y largo. Creo que el final es de lo que menos me gusta junto con el asalvajamiento por el bosque.

  2. Totalmente de acuerdo. Yo también dije hace unos dias que tenía unos fallos de guión, pocos, pero grandes, como lagunas o situaciones mal resueltas, pero por todo lo demás, a mi me encantó, y cuando salga me la pillo seguro… 😉

  3. A mi me pasó un poco como a tí, me gustaba muchísimo hasta cuando el prota se le va la pinza, ahi creo que pierde algo de fuelle por que no le pega de golpe volverse tan majareta… pero a pesar de eso, me sigue gustando mucho la peli!!!

    1. Es uqe se va muy al surrealismo en tema de ir pelotas por el bosque y roza ya el ridículo cuando le persigue el jabalí. Toda esa parte es la que para mi estropea el conjunto, esa y el final. y que pena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: