An education

An education

“An education” es una de esas candidatas al Oscar a mejor película de este año que tantísima pereza me estaba dando ver. Me va a costar ver la lista completa y realmente no me apetece nada de nada ver “Precious” por poner un ejemplo. Así que le ha tocado el turno a esta por varios motivos, algunos mejores que otros, pero así soy yo al fin y al cabo, un conjunto de incongruencias y contradicciones. El motivo mas tonto seria que es una película británica, y desde luego puedo soportar y disfrutar los diferentes acentos de las islas, pero me toca las narices el “acento negrata” de lo poco que he podido ver de “Precious”. En aspectos menos subjetivos dire que el guionista lo es a su vez de una de mis películas favoritas de todos los tiempos, como es “Alta Fidelidad”.

Así que ya tenemos la justificación mental para darle al “play” en una película u otra. Ahora bien… y de que va? Pues es, sin ir más lejos y con muchas pretensiones, una película retro costumbrista sesentera sobre el mundo de la mujer en la vieja Inglaterra que aun no se había sacudido de encima la congoja y la miseria de la guerra. Es el año 1961 y la película lo que pretende es que nos sintamos identificados con los problemas femeninos de aquella época y en esa Inglaterra donde la pretensión social mayormente aceptada sigue siendo que, el mejor futuro para una joven es encontrar un marido que la mantenga y quedarse en casa siendo una “good wife”.

La protagonista (Jenny) es una joven y brillante estudiante de 16 años, que contra la opinión familiar cree que su mejor oportunidad y futuro es seguir sobresaliendo en los estudios para poder ir a estudiar una carrera (literatura inglesa, sino me equivoco) a Oxford. El problema viene cuando conocer a David, un hombre joven pero suficientemente mayor que ella, que la enseña un mundo totalmente desconocido. La enseña la vida que se puede comprar con solvencia económica, las fiestas, las compañías refinadas, comparte el amor por el arte y esta chica (Jenny) que tiene mucho de lista (de los huevos) al estilo Juno, se ve como suele ocurrir, incapaz de ver lo que sucede con la perspectiva necesaria. Menos excusa tienen sus padres que también se dejan seducir por este hombre.

Poco mas decir del argumento, porque sino ya lo cuento todo y tampoco es la intención. Ni me ha gustado, ni me ha dejado de gustar. Se deja ver, pero yo esperaba mucho más de una candidata a mejor película. Si algo hay que destacar es a la protagonista que interpreta a Jenny, Carey Mulligan, aunque en ciertos momentos pretenda recordar a Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes”, pero solo estéticamente porque la verdad es que ambos personajes son la noche y el día y todo lo que aquella loca neoyorquina (de adopción al menos) tenia de aparentes pocas luces, pero sí de manipuladora y feliz e inconsciente, esta Jenny lo tiene de todo lo contrario, muy lista sobre el papel y traduciendo latín o hablando francés, pero totalmente incapaz de darse cuenta cuando la manipulan. También  los mundos son opuestos y en eso si que sirve esta película de contraste, ambas tienen lugar en 1961, pero parecen distintos universos.

En definitiva, que ni fu ni fa… que tiene una muy buena actuación de la protagonista, pero la película es un drama costumbrista sin más. Y ese el problema de las situaciones costumbristas, que primero tienes que entrar en ellas y sentirte identificado con algo y segundo que como drama se quedan cortas… Un drama es un drama, ya sabemos que la vida cotidiana es un drama, pero para mi no es suficiente en este caso para justificar una nominación a “mejor película”. Yo le voy a dar un 6,5 porque no está mal y no es una mala película, es solo que si no estuviera en la lista de nominadas nunca la hubiera visto y no me hubiera perdido nada.

2 Replies to “An education”

  1. Bueno, casi nunca veo pelis románticas, pero esta, no sé por qué, la descargué el otro día y supongo que la veré (aunque tu crítica no me deja muchas ganas de hacerlo xD). La verdad es que he leído tanto comentarios buenos como malos, pero los malos, no sé por qué, me convencen más. Ya te diré cuando la vea, pero me parece que seguramente llevas razón en tu valoración. ^^

    1. Se deja ver y el lado romántico es mínimo, no es el asunto de la pelicula la historia de amor entre la chavalita y el treintañero, sino mas bien las consecuencias.

      Si no tienes otra cosa mejor que ver, pues se deja ver, pero si tienes otras en cola de visionado tampoco te vas a perder nada por dejarla e lado.

Deja un comentario