Ad Astra

Ad Astra

Título original: Ad Astra
Dirección: James Gray
País: USA
Año de producción: 2019
Géneros: Introspectivo

No iba a decir nada de esta película, porque no suelo hacerlo de las que me dejan mas bien frío, pero claro, desde el viernes hasta hoy, se ha desatado la ola de «flipaos» y han decidido que no puede haber un termino medio. O te postras de rodillas o es que no tienes ni puta idea y eres un cínico. Bueno, pues igual que con el cine de terror este de autor de puta mierda que ni es terror ni es nada, aquí tenemos ciencia ficción que tampoco lo es, porque la ciencia se interpondría en contar lo que este hombre quiere contar.

Vale, yo acepto barco como animal acuático y como ya me ha repetido 700 veces en dos días que no es una película de ciencia ficción, vamos a pasar por alto las tontuneces que en pleno 2019 comete la película. A mi, en estos tiempos, me saca de la película que haya 2 gravedades en la Luna según interese o no para la trama, pero bueno, había que meter un poco de Mad Max lunar y ahí si que se vuelven a acordar de la gravedad lunar a pesar de que no lo hacen cuando creen que una estación lunar es el metro de Picadilly.

Entonces apartando el tema de la ciencia ficción, nos tenemos que fijar en la trama, el mensaje y lo que a cada uno le remueva por dentro. Pero no voy a pasar por alto el tema de la religión. El padre del protagonista, hablando de dios en su misión, se mea en todo lo que Carl Sagan nos enseñó, pero podría pasarlo por alto si no fuera por que me cascan una oración a San Cristobal antes de un despegue. Mira, yo tengo mis prejuicios y juntar religión con pretendida ciencia ficción es lo opuesto a todas mis filias.

Entonces que nos queda, las interpretaciones, el mensaje y los sentimientos. Pues mira, es que yo soy un tipo fácil y todas las cosas que me repelen del mensaje y las incongruencias, las puedo olvidar al instante a cambio de una brizna de emoción, de un paso en falso en el ritmo cardíaco producido por cualquier cosa y no ocurre nada de eso. La película no me produce la mas mínima emoción. Ayer mismo ya no me acordaba ni de cual era la escena final. El único poso que me queda 48 horas después de verla es, bonita de ver y ni siquiera el apartado visual y sonoro creo que se me quede grabado para la posteridad, porque no lleva el pegamento de la emoción. Y no digo que me haya disgustado la película.

No me aburrió y es visualmente y sonoramente atractiva aunque sea con escenas totalmente ridículas fuera del apartado estético. Sencillamente no me dice nada, no me importa nadie en la película, ni siquiera me caen bien y lo único que se es que no quiero vivir en ese futuro militarizado y religioso, donde caemos de lleno en el geocentrísmo. Sencillamente, en estos momentos de amar u odiar, donde se ataca sin piedad a las voces discordantes en uno u otro sentido, yo solo quera decir, que a mí no me dice nada la peli y que ya la tengo medio olvidada. Y soy un tipo de lágrima fácil y de mandar toda coherencia por la borda a cambio de una bocanada contenida de emoción.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.