The Neon Demon


neon_demon_ver7_xlg

Hace como  una semana que vengo dejando sin comentar la película y dejando que se me asiente el regusto del visionado. Sudo, pero que mucho ademas, de lo que le pongan a parir a Nicolas Winding Refn (le llamaré Renfield en lo sucesivo) o a esta película en general, de que la abucheen o le masacren las críticas. Renfield está como una puta regadera de ego absoluto y me importa 3 cojones. Lo que me importa es lo que me enseñe y suele gustarme. Ya disfruté a mi manera de la enfermiza “Only God Forgives” y esta vez, también a mi manera, he disfrutado como un gorrino en un lodazal. Pero con matices.

Renfield trata el tema del absurdo estético hasta las ultimas consecuencias, la belleza es lo único que importa y lo único que hay, dicen en la película y tal cual durante un buen rato, a mi me parecía estar viendo algo “bonito de ver” en su histrionismo visual, pero vacío de contenido… exactamente lo mismo que comentan respecto al interior de la gente, que no importa nada, tal cual. El problema es que hay un limite para mi atención cuando no me das nada mas que pinceladas someras de enfermedad en un lienzo enorme de distracción visual y sonora, de la mano de una Elle Fanning dando vida a una rancia de 3 pares de cojones. A mi al menos, me fue perdiendo poco a poco la película.

7360

La parte buena de irte perdiendo, es que cuando te sueltan una hostia en toda la cara con la mano abierta y de revés, te despiertas con los sentidos sobrecargados y prestos para aceptar un nivel de enfermedad y bizarrismo que entra directamente al órgano del puro disfrute enfermo y malsano. Y oiga usted, yo me apunto al carro. No es plan de comentar, pero el ultimo tramo añade la enfermedad y la barbarie al derroche visual y se queda uno tan a gusto que compensa en parte, el haber pasado por fases de desconexión. Solo diré a modo de mini spoiler, que el nivel de enfermedad es tal, que partimos de la base de que una escena de necrofilia lésbica, es de lo mas suave que ocurre. Lo visual y lo enfermo de la mano, como mandan los cánones.

Tengo que mencionar también la tan extraña belleza de Abbey Lee, a quien ya vimos haciendo rarezas en Mad Max y que veremos en la Torre Oscura de nuevo. Tiene un algo en su extrema rareza esta mujer que pega con su comportamiento y espero verla mas a menudo, porque lo mismo me sirve como valquiria, que como vampiresa o como cualquier ser extranatural que le caiga en gracia. Me parece, siendo alejada a lo que en principio son mis gustos, una mujer de un hipnotismo acojonante y a la que le sienta de maravilla hacer rarezas en pantalla.

Que no me lío mas, “The Neon Demon” es una de esas películas que no me gustan y que me encantan a la vez. Lo mismo que me pasó con “Only God Forgives”. La recomiendo, con comillas y advertidos de que tiene sus momentos de pretendida  y buscada vacuidad. Si me atuso el bigote surrealista, me pongo el batín de divagar y meneo el coñac, podría irme de la olla tanto como para decir que puede que todo sea una metáfora y una critica a nosotros, los espectadores y todo de lo que nos tragamos en base a comer la cartelera con los ojos. Pero para ponerme a divagar con chistes malos, tendríais que verla antes.

Anuncios