Bitch Planet


4838209-01

Titulo original: Bitch Planet, Vol 1: Extraordinary Machine (#1-5)
Guión: Kelly Sue DeConnick
Dibujo: Valentine De Landro
Formato: TPB Americano
Editorial: Image Comics
Páginas: 156 pags
Año: 2015
Precio: 9,99 $
Mi Notadidn't like it it was ok it was ok

¿Y si juntamos “Orange is the New Black” con “Perseguido” o “Rollerball” en un mundo futuro dominado por el capitalismo heteropatriarcal? Pues que se nos estará yendo la olla a cuenca, pero puestos a simplificar y exagerar (pero tampoco mucho), es en cierta medida lo que nos propone Kelly Sue DeConnick en este Women in Prison distópico.

Tenemos un futuro mas o menos cercano en el que los hombres mandan y gobiernan el mundo. Estos “padres” tienen un planeta prisión para mujeres, popularmente conocido como Bitch Planet y allí puede acabar cualquier mujer que no se comporte como es debido, es decir como una señorita mona, delgada y obediente que aspire a ser madre y esposa. Juntamo estos con la perdida de punch de un show deportivo violento, que se revitaliza por una muerte durante un partido y al lumbrera de turno se le ocurre, meter en esa liga deportiva masculina a un equipo femenino de reclusas, para enganchar a la audiencia.

de-landro-bitch-planet-tits

Realmente en 5 números no llegamos a ver dicho partido, sino que nos muestran la vida (y muerte) en Bitch Planet. La que vendría a ser la protagonista blanca, inocente, nueva en la carcel y atrapada en una mala situación (rollo Orange is the new black) enseguida queda claro que no lo va a ser por un agudo caso de “degollamiento patriarcal” y otra reclusa es acusada del asesinato.

No voy a decir que me haya decepcionado, pero si que esperaba otra cosa. Tiene mucha mala leche y eso es algo que me gusta, pero el desarrollo es mas lento de lo que esperaba. El dibujo tampoco es de los de lanzar cohetes, pero quizás es una historia a la que otra clase de dibujo, no le hubiera ido tan bien, por decirlo de alguna manera, va con el estilo global. Puede que la pega que le pongo es que tiene un complicado equilibro entre la mala leche y el humor negro de, por ejemplo, los anuncios que cierran cada numero, con el malrollismo general de la historia. Algo hay en el conjunto general que no me acaba de convencer. Aun así, es buena lectura para un rato de mala leche, pero dudo que siga leyéndolo mas allá de este primer arco.

Screen-Shot-2015-04-30-at-10.10.27-AM

Anuncios