¡Guardias! ¡Guardias!


pratchettguards

Titulo Original: Guards! Guards!
Autor: Terry Pratchett
Género: Mundodisco
Publicación: 1989
Paginas: 400

Serie: Mundodisco #8, Saga de la Guardia #1
Mi Notadidn't like it it was ok it was ok it was ok

Puede que los llamen «La Guardia de Palacio», o «La Guardia de la Ciudad» o «La Patrulla». Sea cual sea el nombre, su función en cualquier obra de fantasía heroica es siempre la misma: más o menos a la altura del capítulo Tres (o a los diez minutos de empezar la película) entran a saco en una habitación, van atacando al héroe de uno en uno, y mueren por orden. Nadie les pregunta nunca si es eso lo que quieren hacer.

Este libro lo dedico a esos abnegados hombres. 

Por esto o por aquello, principalmente porque siempre hay muchas cosas que leer y poco tiempo para ello, nunca había encontrado el momento de irme de juerga por Mundodisco, a pesar de que siempre ha estado ahí, cerca en la lista de lecturas pendientes y sabiendo que algún día habría que ponerse con ello, pero sin encontrar el momento justo. En parte por la pereza de meter la cabeza en un mundo tan grande, lleno de sagas, con docenas de libros y que no parece tener un principio o fin determinado. Bueno ahora fin si que ha tenido y aunque solo sea por saldar una deuda postuma con Pratchett, he empezado a adentrarme en su mundo de la mano de la guardia nocturna de Ankh-Morpork.

No soy aun, un habitante de pleno derecho de dicha ciudad, pero algún día puede que lo sea, al fin y al cabo hay una probabilidad de una entre un millón de que me despierte allí algún día. De momento voy a seguir leyendo las particularidades de esta desastrosa guardia nocturna y sus heroicas hazañas luchando contra el crimen desorganizado, desfaciendo entuertos o lidiando con dragones, gremios de ladrones, asesinos y comerciantes o con la autoridad de la ciudad. Por el momento, lo que me ha hecho es reírme a traición y por sorpresa, varias veces y es que es imposible no hacerlo, lo cual es algo molesto y divertido cuando uno va leyendo en el tren rodeado de gente normal. Os dejo unos retazos.

“—Bueno, nada, las posibilidades desesperadas de uno contra un millón siempre funcionan, eso no es problema, pero…, bueno, eso es demasiado concreto, ¿no te parece?
—Explícate.
—¿Y si sólo es una posibilidad de uno contra mil? —preguntó Colon, angustiado.
—¿Qué?
—¿Alguien ha oído hablar de una posibilidad de uno contra mil que haya funcionado?
Zanahoria alzó la vista.
—No digas esas cosas, sargento —protestó—. Nadie ha visto jamás que funcionara una posibilidad de uno contra mil. Las posibilidades en contra son de… —Calculó, moviendo los labios en silencio—, de uno contra millones.
—Eso. Millones —asintió Nobby.
—Así que sólo funcionará si la posibilidad es verdaderamente de uno contra un millón —terminó el sargento.
—Supongo que tienes razón —asintió Nobby”

“¡Ankh-Morpork! ¡La ciudad donde vivían cien mil almas! Repartidas entre un millón de personas, pensó el patricio para sus adentros”

“Ascender en la Vida es una metáfora, que son cosas que estoy aprendiendo, como Mentir pero más decorativas”

Los libros distorsionan el espacio y el tiempo. Uno de los motivos de que los propietarios de esas tiendecitas de segunda mano que mencionamos antes parezcan
un poco de otro mundo, es que muchos de ellos lo son:
llegaron a éste tras perderse en sus librerías, en mundos donde lo más normal es llevar zapatillas de felpa y abrir la tienda sólo cuando te da la gana.

Algunas personas han nacido para mandar. Otras personas llegan a mandar. Y a otras, el mando les cae encima. El sargento se encontraba ahora en esta última categoría, y no le hacia ni la menor gracia.

Era de edad indeterminada. Pero por su cinismo y por su hastío ante el mundo en general, que son algo así como la prueba del carbono para la personalidad, debía de tener unos siete mil años.

“La verdad es que habían apreciado al capitán Vimes, era un hombre con clase. Una clase cínica, agria, pero clase al fin y al cabo, algo de lo que ellos carecían. Sabía leer palabras largas y sumar. Hasta se emborrachaba con clase”

“—¿Alguna sugerencia sobre lo que debemos hacer ahora, sargento? —preguntó Nobby.
Colon no respondió. Ojalá estuviera aquí el capitán Vimes, pensó. Él tampoco habría sabido qué hacer, pero tiene mucho más vocabulario para expresar su desconcierto”

“Porque una de las cosas que se suelen olvidar del espíritu humano es que, aunque en las mejores condiciones puede ser noble, valiente y maravilloso, también es, cuando se examina a fondo el asunto, humano”

“Si había algo que le deprimía más que su propio cinismo, era que a menudo no era ni la mitad de cínico que la vida real”

Anuncios

4 comentarios

  1. No sabía que no te habías metido de lleno con Mundodisco todavía.
    Me alegra ver que has empezado con ello y nada menos que con la saga de la Guardia. Para mi es la mejor del Mundo Disco, con cada libro mejora enormemente así que puedes seguir adelante sin problemas.

    Vimes es el puto amo así en general.

    Me gusta

    • Pues si, era una deuda contraída desde hace muchos años la de entrar en Mundodisco. Lo de empezar por la guardia, ha sido recomendación de varios expertos en el tema, así que a por ello he ido, a pesar de que tenía “El Color de la Magia” desde hace años en cada, en papel.

      Me gusta

  2. Bravo por empezar a leer mundodisco, yo se lo recomiendo a todo el mundo. La guardia es posiblemente de las mejores sagas, yo siempre recomiendo este y nightwatch, que es novela negra pratchetiana. Que los disfrutes 😀

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.