El país de las últimas cosas


Auster

Titulo Original: In The Country of Last Things
Autor: Paul Auster
Género: Distopía epistolar
Publicación: 1987
Paginas: 208

Mi Notadidn't like it it was ok it was ok it was ok

Para quitarme el mal sabor de boca literario del anterior libro, me metí de lleno en otra distopía, pero con ciertas garantías. Aun con las garantías que puede ofrecer Paul Auster, tampoco estamos ante la distopía típica en la que vemos un gobierno que domina la vida de sus ciudadanos, sino que esta vez la vivimos a pie de calle y es la perdida de toda esperanza la que oprime a los ciudadanos de este país de las ultimas cosas.

No sabemos que país es, ni que época y tampoco importa. Solo sabemos lo que Anna Blume nos cuenta en una larga carta. Anna que fue a ese país de las ultimas cosas en busca de su hermano, periodista desaparecido que fue a hacer una crónica de aquel lugar de desesperación donde no nacen niños y donde la muerte ocupa el lugar de la vida. Donde las clínicas de eutanasia están en auge para quienes quieran morir y aun tengan un buen dinero para pasar unos buenos últimos momentos. Donde los menos pudientes recurren a clubes de asesinos, bien para morir sin saber como ni cuando, previo pago, claro está o para intentar, acabando con el asesino que ellos mismos han contratado, ocupar su lugar y su empleo en dichos clubs. Un país donde otra gente entrena para morir corriendo, un entrenamiento centrado en la fortaleza y debilidad física simultanea para un día salir a correr en grupo hasta literalmente caer muertos.

polluted2

Pero siempre hay gente aun mas pobre y estos son la mayoría. Estos solo pueden recurrir a saltar desde azoteas o dejarse morir de cualquier otra manera mas lenta. No hay esperanza, no hay dinero, no hay trabajo ni apenas comida, los edificios están derruidos, el puerto cerrado, los gobiernos se suceden, los muertos son usados como combustible, así como la mierda y deshacerse de ambas cosas es un crimen contra el estado. Allí está Anna, perdida, sola, sobreviviendo mientras pierde la esperanza en todas las cosas y nos cuenta por carta su historia con sus altos y bajos.

Desde luego no es una novela para leer deprimido, porque Auster baja a lo mas bajo y cuando llega allí sigue escarbado y llevándote con el a los infiernos. No hay esperanza para los ciudadanos, pero tampoco la hay para el lector, a pesar de que no todo lo que Anna vive es triste. Buen libro y buena manera de Auster de joderte el día, pero al menos no estas como en “El Circulo” rodeado de personajes totalmente imbéciles.

Anuncios