Rompenieves


Snowpiercer-130909

Título original: Snowpiercer
Género: Distopía Ferroviaria Bioshockera
País: USA/Korea/Francia/Rep. Checa
Año: 2013
Director: Bong Joon-ho
Protagonistas: Chris Evans, Song Kang-ho, Tilda Swinton, Jamie Bell, John Hurt, Ed Harris
Presupuesto: 40.000.000 $
Duración: 126 minutos
Mi nota: 7 / 7,5 (IMDB) 

No me voy a poner aquí a comentar las anteriores películas de Bong Joon-Ho (“The Host”, “Mother”), porque el talibanismo de los fans del cine surcoreano les impide aceptar cualquier mínima critica, así que solo diré que yo no soy fan de este director (ni de ese cine en particular). Dicho lo cual, para una vez que sale de Korea y se pone con otros medios, otros actores, aunque a uno de sus habituales si que ha metido, y con otros mimbres, la cosa le ha quedado bastante resultona.

snowpiercer-le-transperceneige-snowpiercer-30-10-2013-9-g

Y es que aquí tenemos una muy libre adaptación de un cómic franco-belga homónimo de los 80, del que toma la premisa del tren como ultimo reducto de la humanidad en mundo muerto y helado. Ahí termina todo parecido entre cómic y película. Y casi que mejor, porque aquí han decidido irse de la olla y la lisérgia resultante es de un Bioschockismo de lo mas disfrutable.

Tanto dar la brasa con el calentamiento global al final se prueba una solución, que como todas en cualquier historia que se precie, acaba en catástrofe. El mundo se congela y toda vida muere, excepto los pocos afortunados que montaron el Snowpiercer, un tren que recorre el mundo sin parar y para siempre. Un micromundo distópico, rapturesco y orweliano que en 20 vagones (en vez de los 1.000 del cómic), refleja que realmente nadie merece sobrevivir.

Snowpiercer

Nos vamos a algo mas de las 2 horas, que parecen excesivas a priori, pero en la practica resultan en un producto bastante entretenido y salpicado de grandes actores totalmente salidos de madre, especialmente Tilda Swinton, John Hurt y Ed Harris, que le dan ese aire caricaturesco tan fresco al conjunto. Destacar también a los sicarios de traje y a Chris Evans, al menos en su monologo de los primeros meses en los vagones de cola. La pareja de koreanos, pues que la comenten sus fans, porque para mi son personajes totalmente intercambiables.

01-Snowpiercer-Movie-Poster

Entretenimiento distópico, lucha de clases apretujada, granhmermanismo con locura nivel Bioschok y en definitiva una manera muy loca de pasar un par de horas. Lastima de final, que para mi es lo peor con diferencia, en oposición a lo mas loco que es para mi el vagón escuela y que es donde la película se la juega, pero sale airosa. Visto esto, cada vez veo mas cerca y con mejores ojos que vayamos al fondo del mar con Little Sisters, Big Daddies y todo el percal en la adaptación de Bioshock.

Anuncios

7 comentarios

  1. Sólo he visto The Host, con la que me entretuve y poco más. Esta, solo viendo el cartel, ya me entra por los ojos ya que todas estas historias distópicas y apocalípticas consiguen siempre engancharme. Lo que sucede es que más de dos horas me parece mucho… En fin, opinaré cuando la vea.

    Me gusta

  2. No sabía de su existencia, muchas gracias por darmela a conocer, los temas distópicos me chiflan. Llevo una hora de visionado y no se hace larga, es muy amena, a ver como termina 🙂

    Me gusta

  3. Viendo que aparece Tilda Swinton, no me espero nada malo. Del director, solo he visto “The Host”, y he de reconocer que me distrajo bastante.
    Creo que “Rompenieves” puede llegar a ser interesante, porque el argumento me parece algo complicado de escenificar, así que me gustaría ver el resultado.

    Me gusta

    • Tilda Swinton hace uno de esos papeles estrambóticos y excesivos, pero que quedan muy apropiados para el conjunto. La película merece la pena, eso si que hay que decirlo.

      Me gusta

  4. Descubrí esta película por casualidad . Nada más ver las primeras escenas me vino a la cabeza otro largometraje: Delicatessen de Jean-Pierre Jeunet. A mí me ha encantado, tiene un no sé qué raro que no te deja indiferente. Además, tiene de fondo cuestiones filosóficas como, por ejemplo, la dicotomía del determinismo y el libre albedrío. ¿Nos tenemos que conformar con el papel que el destino nos tiene designado?, ¿o somos nosotros los que nos marcamos el destino? Quien viaja en el vagón de cola pertenece al vagón de cola, no se puede cambiar…

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.