Un Amor entre dos Mundos (Upside Down)


upside_down_ver3_xlg

Curiosa película la que ha venido esta semana de la mano del argentino Juan Solanas. Una fabula romántica en dos mundos, alterados por la circunstancia única de ser planetas gemelos, pero inversos. No hay que darle muchas vueltas a la premisa en cuanto a si existieran dichos planetas solo se tocarían por un punto, a menos que fueran planos, que no lo son como se puede ver en la presentación, pero a efectos de la película vamos a suponer que es como si lo fueran.

Esta el mundo de arriba y el de abajo, y cada cual tiene su gravedad que afecta solo a los elementos de dicho mundo, es decir si algo pasa de un mundo a otro, mantiene la gravedad de su mundo original, osea que iría para el techo en el otro mundo… caería hacia arriba. Ademas la materia inversa, al de un tiempo combustiona, por lo que en el empobrecido mundo de abajo, es usada como combustible para estufas, porque son tan pobres que no pueden permitirse prácticamente la electricidad.

upside-down-movie

El mundo de arriba, en cambio es rico y prospero, aunque extrae petroleo del mundo de abajo. Toda otra transferencia entre mundos esta prohibida y solo una compañía que funciona en ambos planetas, la “Transworld”, es la encargada de gestionar los intercambios y los recursos entre ambos mundos.

En este trasfondo tenemos a Eden y Adam, amantes desde niños, pero cada cual de un mundo y con un contacto siempre difícil, uno bocabajo del otro en unas montañas en particular donde se encontraron de niños. Ambos están separados durante 10 años al ser descubiertos por la policía fronteriza y por algo que ocurre, ademas Eden, pierde la memoria y no recuerda a Adam y este ademas la cree muerta. 

upside-down_2012-2-825x312

No hay mas que contar, el como y porque de su relación a partir de entonces, que para eso esta la película. O la fabula como digo porque al final ni es una película de ciencia ficción ni una película romántica al uso, aunque se inclina mas hacia esta ultimo. Es muy bonita de ver, algo inocente, buen rollista y deja de lado cosas que a uno le hubiera gustado ver mas de estas relación entre los dos mundos. Pero se deja ver, esta muy bien hecha, muy bonito todo lo que se ve y muy cuidado el aspecto del mundo de abajo, aunque de la sensación de estar poco poblado. No es una perdida de tiempo, aunque tampoco sea remarcable del todo y puestos a ponerle buenas cosas, el Café “Dos Mundos” es un sitio cojonudo con sus tangos bailados en suelo y techo.

Anuncios