Lupus


A raíz de leer “Píldoras azules” y de que “Malapata” preguntara por este otro cómic posterior escrito también por Frederik Peeters, me puse a leerlo aprovechando que los 4 tomos estaban libres en la biblioteca. Esta vez el contexto, el entorno y el formato es diferente, pero el fondo es el mismo. No en términos de costumbrismo, sino en cuanto a la reflexión sobre la madurez, la vida y como nos convertimos en esos adultos contra los que solíamos vivir, por decirlo así.

Peeters usa un entorno futurista y espacial como bien pudiera haber usado un pueblo de Wisconsin o una historia con hormigas. Poco tiene de ciencia ficción la historia, es solamente un contexto que no define lo que cuenta, como no sea para hacer hincapié en lo universal que es.

Lupus y Tony están de paseo por el espacio con la sana intención de ponerse hasta las trancas que todas las drogas que puedan y de paso pescar de vez en cuando en algún que otro planeta. Son amigos desde niños, aunque ahora tras volver Tony de la mili se ha abierto un espacio entre ambos que no parecen capaces de afrontar.

Todo se complica cuando en un planeta, entra en escena Sanaa, la hija de un rico potentado minero que huye de casa y da de bruces con Tony y Lupus metiéndolos de lleno en un buen problema cuando los sicarios de su padre van en su busca. Pasan ciertas cosas en el primero de los 4 tomos que definen el resto de la historia y el porqué Lupus y Sanaa vana pasar mucho tiempo juntos.

Se lo que me cuenta Peteers y aunque reconozco que no me ha llegado a aburrir, si que me he vuelto a encontrar algo alejado de lo que me cuenta. Mucha vuelta y mucho rodeo para responder a las crisis existenciales de siempre. Es una sensación extraña porque tras leer el primer tomo ya sabía que no me conseguiría atrapar, pero aun así he acabado leyendo los 4 tomos, de unas 100 paginas cada uno. Se leen rápido y fácil, en poco mas de una hora te lees toda la historia y al menos eso es de agradecer, que no se ponga muy pesado y que mantenga cierta agilidad, por muy lisérgica que parezca a veces.

Tampoco puedo negar que me ha decepcionado el final, en todos sus aspectos, pero supongo que es exactamente a donde se dirigía Peeters desde el principio. Ni recomiendo ni dejo de recomendar, pero puedo decir que se deja leer y que aunque no acabo de sintonizar con lo que quiere contar el autor, hay algo en su manera de hacerlo que me impide dejarlo de lado una vez empezado. Vamos que los 4 tomos me los he llevado en 2 veces.

Anuncios

4 comentarios

  1. Bueno, gracias a ti al fin conseguí una opinión sobre Lupus. Me parece que se va a quedar en la lista de pendientes, a no ser que un día yo también me lo encuentre en la biblioteca, claro.

    Saludos

    Me gusta

  2. Finalmente me leí Lupus, y mi opinión es contrapuesta a la tuya. A mí si me ha atrapado, a pesar de ser las crisis de siempre, y me gusta el final que ha elegido Peeters. Está bien contada y el plus está en que logre conectar o no contigo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.