Píldoras Azules


Compré este cómic por recomendación de varias fuentes en una misma semana y como no pude hacerme con nada de lo que fui a buscar a la comiqueria (me gusta la palabra argentina para no decir “tienda de cómics”) habitual, me acabé fiando de las recomendaciones. Es un cómic de 2001 pero que ya ha sido reeditado varias veces, nominado a varios premios y que quien lo lee, recomienda encarecidamente por su sensibilidad y capacidad para generar emociones que atrapan al lector.

El tomo es autobiográfico y cuenta la historia del propio Frederik Peeters y su relación con Cati, una chica con la que va coincidiendo varias veces a lo largo de la juventud hasta que las circunstancias hacen que acaben juntos. El hecho distintivo de esta relación, es que Cati tiene un hijo de su fracasado matrimonio y que tanto ella como su hijo son portadores del VIH.

Nosotros asistimos a el enamoramiento de la pareja, al momento en que Cati le cuenta su enfermedad a Frederik y la forma de este de afrontar la noticia y de ellos como pareja a partir de ese momento para vivir una relación marcada la sombra permanente del SIDA, tanto entre ellos, como la dificultad de criar a un hijo que desarrolla la enfermedad antes que la madre.

A través de casi 200 paginas en blanco y negro vamos, recorriendo el camino de Frederik y su relación con la enfermedad, de la que realmente no sabe gran cosa. Todo ello contado en primera persona, en blanco y negro y de una manera que deja de manifiesto el talento que tiene como autor Frederik Peeters.

Ahora bien, pues emocionar y poner a flor de piel los sentimientos, tampoco me ha hecho. Y no es que yo sea muy frío, sino que por lo que sea, mucho de lo que cuenta y de como descubre la ignorancia que se tiene con respecto a la enfermedad, no me resultaba ajeno. Quizás lo que mas me ha “shockeado”ha sido que la propia Cati quede reflejada como ignorante respecto a la enfermedad. Bien es cierto que puede ser para reflejar el status general de la sociedad, que se asombraría si supiera ciertas cosas con respecto a ella.

En definitiva, es un muy buen cómic, a mi no me ha tocado las fibras sensibles pero no creo que sea necesario para disfrutar enormemente de él. A lo que si que me recordado hablando de cómics autobiográficos y de enfermedades, es a otro muy buen cómic titulado “Es un Pájaro…” en el que el autor, Steven T. Seagle, tenia que enfrentarse al temor a una enfermedad genética en su familia en el momento en que le encargan realizar un cómic sobre Superman. Un magnifico cómic que debería en la misma estantería de autobiografía costumbrista con enfermedad, que “Píldoras Azules”.

Anuncios

10 comentarios

    • Si, esa misma sensación tuve yo. Esperaba un crujido tremendo y que me dejara impactado, pero no. Igual es que las recomendaciones eran muy entusiastas.

      Me gusta

      • Igual está un pelín sobrevalorado, no sé, la historia está bien pero no me llega, no sé si es por el tratamiento, por la poca empatía que tengo con los personajes. Creo que se queda a medias entre la crudeza y la realidad desenfadada, como a Blankest que me esperaba un amor “de la hostia” y se queda en una cosilla un poco destemplada, para mí al menos.

        Me gusta

  1. Yo leí hace un tiempo “Dándole vueltas”, una recopilación de historias cortas de Peeters que me gustó bastante y tenía ganas de leer algo más suyo. Estaba entre este, del que me habían llegado también muy buenas recomendaciones y Lupus (y es que la ciencia-ficción tira mucho), ¿lo habéis leído?

    Me gusta

    • Pues nop. No me suena y a decir verdad tampoco conocía yo al autor. En cómic europeo es en lo que mas verde ando y me cuesta bastante encontrar acomodo en él, así que no me prodigo mucho.

      Me gusta

      • Siempre veo Lupus en la biblioteca y nunca lo he cogido. El argumento me parece bueno pero… hay alguna extraña razón en mi mente o en el tacto de mis manos al cogerlo que evita que se lo lleve al mostrador a la chica para que me lo preste 15 días.

        Me gusta

  2. […] Es un caso particular el de Frederik Peeters y su estilo de hacer cómics. No voy a decir que me parezca sobrevalorado, sino mas bien que, aun dejándome con buen sabor de boca, no me llegan de la misma manera que al gran publico o a la critica. Me pasó con “Lupus“, su otra gran saga con ambientación de ciencia ficción y algo menos con “Píldoras Azules“. […]

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.