Sitges 2010: Somos los que hay


“Somos lo que hay” tiene la particularidad de haber sido mi primera película vista en Sitges. Tras conducir los 600 Km de rigor y habiendo tomado posesión del camping, nos fuimos casi con el tiempo justo hacia el cine para ver este drama mexicano sobre una familia de caníbales. Dicho así parecía prometedor y con algo de cansancio, ganas de festival y una bolsa de gominolas nos metimos a ver esta película.

Empieza extraña… un hombre tirando a indigente y con apariencia extraña tiene un comportamiento errático en un centro comercial. Parece desorientado y enfermo y acaba en el suelo arrastrándose, mientras se agarra el estomago, vomitando y finalmente muriendo en la calle y sin grandes perturbaciones para el resto de la gente. Se lo llevan, pasan la fregona por el suelo y aquí no ha pasado nada.

Para el conjunto del D.F. no ha pasado nada, pero para una familia aparentemente normal, ha ocurrido una desgracia. El fallecido era el cabeza de familia y deja tras de si a una mujer, 2 hijos y una hija que tienen la costumbre de comer gente y el padre era el proveedor. Labor que recae en el hijo mayor a partir de ahora. No se nos explica porque son caníbales, pero desde luego no es por hambre, sino mas bien siguiendo lo que ellos llaman “el rito”.  Es una elección, y no nace de la necesidad sino de que se les va por ahí el tema. A la vez un policía empieza a investigar el asunto porque ya ha habido mas casos de canibalismo y aunque la imagen que se da de las autoridades mexicanas es lamentable por corruptas e ineficaces, a este policía en particular le mueve por una vez mas el interés de mejorar en su puesto que el del dinero rápido.

No voy a contar mucho mas del argumento, y sobre las formas pues diré que están alejadas del terror o del cine fantástico, es realmente un drama sobre una familia antropófaga. Del problema de conseguir comida, es decir de secuestrar y matar con algo de disimulo, sobre todo para quien no lo ha hecho hasta ahora, y de los problemas familiares en general. La madre resentida con el marido muerto, un hermano menor híper violento, una hermana siniestra y decidida y un nuevo cabeza de familia mas reflexivo e inteligente que el resto de la familia.

La película empieza bien, pero luego se eterniza hasta determinado momento que vuelve a arrancar. Los medios son escasos y todo ha de basarse en las interpretaciones, el problema es que quizás no diera para una película completa la historia y por eso se hace lenta y en ocasiones pesada. La segunda mitad de la película ya va con otro ritmo y tiene un buen final que convence y deja con buen sabor de boca. No se si es recomendable o no, porque para ver en el cine no es, además de que dudo de su estreno y para ver en el sofá, como tengas un mínimo cansancio puede convertirse en una película de siesta estupenda. Y no quiero decir con todo esto, que no me haya gustado, es solo que no es material habitual y la lentitud no debería de ser uno de los signos de una película con la que uno se estrena en Sitges, después de malcomer y a las 4 de la tarde.. :p

Anuncios